NOTICIAS
21/12/2018 11:05 CET | Actualizado 21/12/2018 13:55 CET

Trasladan a Bernardo Montoya a los juzgados de Valverde entre gritos de "asesino"

El plazo máximo de detención finaliza hoy a la una de la tarde, por lo que no se esperan más registros o reconstrucciones por el momento.

Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo, ha salido de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva entre los gritos de indignación de decenas de vecinos, y se prevé que sea trasladado a la localidad onubense de Valverde del Camino para ser puesto a disposición judicial.

El plazo máximo de detención de 72 horas establecido en la ley acaba hoy a las 13:00 horas, por lo que no parece que vaya a ser trasladado previamente hasta El Campillo (Huelva) para participar en otro registro o reconstrucción de los hechos.

Montoya ha abandonado la comandancia alrededor de las 9.15 horas custodiado por varios agentes y ha sido introducido en una patrulla de la Guardia Civil, que va acompañado por una segunda de escolta. En ese momento, alrededor de medio centenar de vecinos que se encontraban a las puertas de estas dependencias lo han increpado al grito de "asesino" y se han abalanzado sobre el coche para insultarlo y mostrar rabia e indignación.

El asesino confeso de la profesora de 26 años permanecía en la Comandancia de Huelva desde el pasado miércoles a las 16.00 horas después de que regresara de un traslado hasta su vivienda en El Campillo.

En ella estuvo durante una hora y media junto a agentes de Criminalística de la Guardia Civil, quienes durante todo el día de ayer, ya en ausencia del detenido, también estuvieron trabajando en esa casa, situada a escasos metros de la de Laura, y en la que se han encontrado restos de sangre.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

El HuffPost
Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de la joven zamorana Laura

Su hermano gemelo: "Si ha sido él, que lo pague"

Luciano Montoya, el hermano gemelo de Bernardo, justo fue abordado este jueves por los medios de comunicación a su regreso a prisión, tras un permiso, y les ha dicho: "Si ha sido él, que lo pague". Además, una vez que le han recordado que su padre pidió perdón a la familia de la maestra, el hermano, huyendo de las cámaras, ha dicho: "Yo también pido perdón".

Este hombre salió el lunes de prisión para un permiso de tres días. Cumple condena por un asesinato de una mujer de 35 años en el año 2000, a la que acuchilló porque iba a denunciarle por un robo previo. Le quedan todavía ocho años por cumplir.

De hecho, Luciano fue el primer sospechoso en quien se pensó cuando desaparición de Laura Luelmo. Sin embargo, no podía tratarse de él porque estaba interno en la prisión el 12 de diciembre, cuando se le perdió el rastro.

Salió el lunes por un plazo de 72 horas, durante las cuales ha estado con la familia, pero no habría visto a Bernardo, según le ha reconocido a El Mundo. Los gemelos no se han visto desde que hace año y medio Luciano pidiera un cambio de prisión y dejara Huelva por Ocaña.

Días atrás, fue Manuel, padre de Bernardo y Luciano, quien quiso trasladar su pésame a la familia de la joven, a la que ha pedido perdón. "Si mi hijo lo ha hecho que lo pague", ha asegurado en declaraciones al programa Andalucía Directo. El padre ha apuntado que la última vez que vio a su hijo fue el miércoles, día en el que desaparece la joven, "entre las 16:30 horas o 17,00 horas", y ha tenido conocimiento de todo después por los medios de comunicación. "Si lo ha hecho, que lo pague, porque eso no se puede hacer", reiteró el hombre, después de informar de que la casa donde vivió de alquiler Laura Luelmo en El Campillo era de su propiedad, pero hace años que la vendió.

QUERRÁS VER ESTO

Bernardo Montoya y "El Chicle": coincidencias de dos asesinos.

ESPACIO ECO