NOTICIAS
26/12/2018 11:48 CET | Actualizado 26/12/2018 14:37 CET

Liberado un menor de 16 años explotado sexualmente por su familia

El denunciante es un hombre que ya había pagado previamente por mantener relaciones con el menor.

SOPA Images via Getty Images
Un dispositivo de la Policía Nacional, en una imagen de archivo.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a un menor de 16 años que estaba siendo explotado sexualmente por sus familiares en Santander, entre otras ciudades. La detención se ha producido tras una denuncia presentada en la Comisaría de Zamora por un hombre (detenido por corrupción de menores) que ya había tenido relaciones sexuales con la víctima y que estaba siendo extorsionado por los proxenetas de origen rumano para que pagara por los servicios recibidos, según informaron fuentes policiales.

Finalmente han sido detenidos el padre, la madre y el hermano de la víctima por un delito de trata de seres humanos y falsedad documental ya que, además, habían falsificado la carta de identidad del menor para presentarlo como mayor de edad.

En su denuncia, el hombre, de nacionalidad española, relató de manera pormenorizada que había conocido a un grupo de ciudadanos rumanos en abril de 2018, ya que había sido contratado por ellos para realizar unas obras en una vivienda de su propiedad, y además se daba la circunstancia de que ya conocía al patriarca por haber trabajado con él en el campo previamente.

Tras la realización de dos pagos, y al ver que el chantaje continuaba, manifestó a las autoridades lo sucedido y relató que el chico habría sido llevado por un familiar a Madrid, Santander, Lucena y Albacete para prostituirlo.

Identidad falsa

Para evitarle desplazamientos desde la casa donde iba a realizar las obras hasta su propio domicilio, el padre de familia le ofreció pernoctar con ellos, en concreto en la habitación de su hijo al que le presentó con otro nombre y como mayor de edad.

Ambos mantuvieron varios encuentros sexuales hasta que, al finalizar la obra, empezó a recibir amenazas para que pagara ciertas cantidades de dinero, pues de no ser así sería denunciado por los familiares por mantener relaciones sexuales con un menor.

Tras realizar dos pagos de 432 y 700 euros, el primero de ellos a la madre mediante transferencia y el segundo al hermano mayor en efectivo un mes más tarde, siguió recibiendo amenazas (incluso de muerte) por lo que decidió denunciar lo sucedido.

Tras su relato, los investigadores comprobaron la veracidad de los hechos y llevaron a cabo un dispositivo para la detención de los familiares por un delito de trata de personas con fines sexuales, amenazas, grupo organizado y falsedad documental. Asimismo, el denunciante ha sido detenido por un delito de corrupción de menores.

Entre los efectos intervenidos destaca una carta de identidad falsificada con la fotografía del menor, fotocopias de otras cartas de identidad a nombre de un ciudadano mayor de edad con la fotografía del menor, numerosos contratos a nombre de la persona que suplantaban y varios justificantes de envío de dinero a nombre de diferentes personas donde aparecían como beneficiarios los investigados. El menor liberado ha ingresado finalmente en un centro de acogida.

QUERRÁS VER ESTO

Qué hacer ante casos abusos sexuales a menores.

SOMOS LO QUE HACEMOS