POLÍTICA
16/01/2019 14:56 CET | Actualizado 16/01/2019 14:58 CET

Sánchez pide a la UE una estrategia para la brecha de género y promete no dar un paso atrás en su feminismo

"Ha prometido que en esta materia España no va a dar "ni un paso atrás" porque "el siglo XXI es el de las mujeres".

Agencia EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reclamado este miércoles a la UE que elabore una estrategia europea de género para combatir la desigualdad de las mujeres en el ámbito laboral, donde cobran de media hasta un 16% menos que los hombres por hora trabajada, según datos de Eurostat.

En su intervención ante el Pleno del Parlamento Europeo, reunido en Estrasburgo, Sánchez ha reafirmado su compromiso con el feminismo y ha prometido que en esta materia España no va a dar "ni un paso atrás" porque "el siglo XXI es el de las mujeres".

Sánchez ha afirmado que el feminismo "ya forma parte del acervo europeo" y ha agradecido el ejemplo que Europa ha representado para España en el camino recorrido hasta la formación del Gobierno con más mujeres de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que conformó el socialista tras llegar a La Moncloa en junio pasado, una mención que ha motivado el aplauso de parte de la Eurocámara.

"Actores importantes" que quieran acabar con la UE

El discurso que ha ofrecido Sánchez ante los eurodiputados ha pivotado en torno a la amenaza que supone para la UE los "actores importantes" que quieren acabar con ella. Por eso, ha instado a todos los europeístas como él a trabajar para "proteger" la Unión. Y esto, a su juicio, pasa por "construir una Europa de derechos" que ampare a los más vulnerables.

Sánchez ha demandado en particular "oportunidades para los jóvenes y los parados de larga duración" que en países como España no son sexagenarios, sino que rondan los 45. Y ha reivindicado políticas encaminadas a fortalecer el tejido empresarial e industrial sin menoscabo de los derechos laborales.

Para Sánchez resulta esencial que una UE "autónoma" sea capaz de actuar como un actor global manteniendo su genuino Estado del Bienestar. "No es momento de vacilar. A los enemigos de Europa les digo que nuestra determinación vencerá al autoritarismo. Por cuestionables que sean sus métodos y sus mentiras, es el momento de mostrar convicción en la defensa de nuestro proyecto común. Hoy la batalla está en el terreno de las ideas. El futuro nunca se conquistó dando pasos hacia atrás", ha expuesto.

Rechaza las "identidades excluyentes"

A los que apuestan por el repliegue de las fronteras interiores, Sánchez les ha advertido de que Europa representa 'la multiplicación' de las identidades, "nunca la división". "No se es menos español por ser europeo", ha asegurado. En un discurso sin apenas alusiones a España, ha apostado por huir de las "identidades excluyentes" y optar por las "identidades que suman, que no se anulan unas a otras".

Según el diagnóstico que hace Sánchez, el "desencanto" de la ciudadanía europea con la globalización, que ha permitido el desarrollo de zonas más pobres del mundo pero aumentado también la desigualdad en sociedades más desarrolladas, está en parte detrás del auge del populismo euroescéptico y de las "retóricas ultra".

Por eso la receta para superar la división que la crisis generó entre los países acreedores y deudores dentro de la UE sólo se cerrará consolidando los cimientos de la unión económica y monetaria y complementándolos con una verdadera unión "política, social y medioambiental", que debe ir acompañada por la creación de un Ejército europeo.

Con la vista puesta en "relegitimar" la UE para recuperar el favor de la ciudadanía, Sánchez ha propuesto una "garantía infantil para atajar la exclusión social más temprana" y ha pedido culminar la reforma de la arquitectura del euro antes de que llegue la próxima crisis para que, esta vez, la política se anticipe a los acontecimientos.

Con el mismo espíritu, ha pedido un presupuesto europeo ambicioso, con una Política Agrícola Común (PAC) y una política de cohesión que demuestre que "la Europa urbana no olvida a la rural", pero que también atienda a la política migratoria y la innovación. Un presupuesto menguante, ha dicho, da la imagen de una "Europa que se retira".

Fin de la unanimidad

Además, para convertir la UE en una potencia en un mundo cambiante -"la UE tiene que demostrar que es un poder blando por elección, no por debilidad"- ha propuesto que el club europeo termine con la regla de la unanimidad en política exterior, pero también en fiscalidad, presupuesto plurianual y mecanismo de verificación del Estado de Derecho.

En vísperas de las elecciones europeas, y con varios Gobiernos europeos sostenidos por partidos populistas, ha hecho un llamamiento a todos los europeístas a mantenerse unidos, en particular sobre dos temas clave: el cambio climático y la inmigración.

"Que ningún europeísta se deje arrastrar por estas fuerzas"

"Pido que ningún europeísta se deje arrastrar por estas fuerzas, que continúen firmes en la defensa de los valores europeos y tengan fortaleza para resistir a los cantos de sirena del autoritarismo, que solo persigue un objetivo, destruir Europa", ha manifestado Sánchez, que ha resumido su discurso en un lema: "proteger Europa para que Europa proteja a los europeos".

Así, ha pedido que no se contemple la inmigración solo desde el punto de vista negativo de la inmigración ilegal, sino de lo que aporta la migración legal al crecimiento económico y al rejuvenecimiento de la población y ha advertido de que la división es la "mayor debilidad" de Europa. "De ella solo se benefician quienes buscan el fracaso y la derrota del modelo europeo", ha advertido. También ha aprovechado para volver a reconocer el papel de Marruecos y para insistir en la necesidad de reformar la política europea y adoptar un enfoque global.

Y sobre el cambio climático, ha afeado a estos partidos su "negacionismo irracional", que ha atribuido a que "ni el autoritarismo ni el nacionalismo excluyente pueden negar la evidencia de que contra este reto nada pueden hacer las fronteras".

A su modo de ver, Europa se enfrenta a una "prueba crucial", a un "mensaje ya conocido que hace décadas sembró el continente de cenizas". "También entonces a muchos les parecieron inofensivos esta retórica y estos gestos", ha opinado, advirtiendo de que "la paz y la democracia nunca pueden darse por sentadas".

En todo caso, ha avisado a los eurófobos de que no podrán combatir el europeísmo de los jóvenes, que son "los que exhiben la bandera europea contra la deriva autoritaria, el machismo o el racismo" y les ha reprochado que vivan de una "nostalgia inventada" de lo que, en realidad, no sucedió. Así, les ha preguntado si "era firme la paz" cuando había fronteras o si había progreso económico cuando había aduanas.

Para Sánchez, frente a los partidos que quieren destruir los ideales europeos, la receta es precisamente defender esos valores con convicción y, a la vez, con el pragmatismo que ha caracterizado a la UE en los últimos 60 años.

APRENDE A USAR TU DINERO