INTERNACIONAL
17/01/2019 08:39 CET | Actualizado 17/01/2019 08:46 CET

Las claves del juicio con el que Pablo Ibar se juega la vida

Dieciocho años después de ser condenado a muerte y tras un largo y tortuoso proceso de alegaciones, Pablo Ibar contiene este jueves, una vez más, la respiración. Esto es así porque este 17 de enero el cuarto juicio contra él por un triple asesinato cometido en Miramar (Florida) en 1994 entra en su fase de deliberaciones, en la que un jurado deberá decidir si lo declara culpable o no culpable.

El jurado de doce miembros (ocho mujeres y cuatro hombres) comenzará este jueves a partir de las 15 horas (peninsulares), las deliberaciones.

El reo, nacido en Estados Unidos de padre español y madre cubana, volvió a sentarse en el banquillo el pasado mes de noviembre tras pasar 16 años en el corredor de la muerte y lograr, en 2016, que el Tribunal Supremo de Florida ordenase repetir su juicio. Comenzó así una nueva oportunidad para lograr lo que tan ansía tras repetir, una y otra vez, que es inocente: la libertad.

¿Cómo comenzó todo?

Pablo Ibar en una imagen de 2009.

Ibar fue condenado en el 2000 por los asesinatos en junio de 1994 de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno, y dos de sus bailarinas, Sharon Anderson y Marie Rodgers. Los cadáveres fueron encontrados en la vivienda de Sucharski, en la localidad de Mirarmar (Florida), y en agosto de ese año fueron acusados de los crímenes Ibar y Seth Peñalver. A ambos se les impuso la pena capital.

El primer juicio contra Ibar, celebrado en enero de 1998, fue declarado nulo, al no haber unanimidad en el jurado. En el segundo juicio, en 1999, su abogado de oficio, Kayo Morgan (fallecido en 2014), fue arrestado por golpear a una mujer embarazada, y fue suspendido. Y en el tercer juicio, en el año 2000, en el que Ibar no contó con un testigo capital (su madre, María Casas) fue condenado a la pena capital por la recomendación del jurado de 9 votos a favor y 3 en contra.

Ni las huellas dactilares recogidas en el lugar del triple homicidio, ni las muestras de pelo ni las de ADN coinciden con las de Ibar, quien siempre ha mantenido su inocencia.

¿Por qué se le condenó?

El fiscal Chuck Morton presenta documentos y pruebas durante el juicio.

Básicamente por dos pruebas que la Fiscalía consideró "claves". Por un lado la grabación de una cámara de videovigilancia que registró el momento del asalto en la vivienda y de la que se extrajo la imagen de uno de los asaltantes y, por otro, el testimonio de Gary Foy, un vecino de una de las víctimas, que identificó a Ibar como uno de los ocupantes del coche en el que huyeron los criminales. La defensa del preso pone en duda ambas pruebas: la primera por la mala calidad de la grabación y la segunda, entre otros aspectos, por lo dudoso de la identificación.

De hecho, en el juicio que comenzó en 2016, un experto en imágenes de video ha reconocido que, ante la falta de detalle de la grabación de la cámara de seguridad del lugar donde se produjo un triple asesinato en 1994 del que se acusa a Pablo Ibar, no se puede afirmar que el hispano-estadounidense sea la persona que se ve en los fotogramas. En la última jornada de presentación de testigos por parte de la Fiscalía, el perito del FBI en procesos comparativos de imágenes de video George Scaluba ha dicho que a las imágenes que estudió les "falta detalle".

Por eso, ha asegurado que, tras estudiar en su laboratorio numerosos fotogramas de este video en blanco y negro y con baja resolución y compararlas con fotografías de Ibar, la comparativa no puede "ni identificar ni eliminar" al acusado.

¿Qué dice la defensa de Ibar?

La defensa de Pablo Ibar.

Ibar ha acudido a este nuevo juicio con un destacado equipo letrado, formado por cuatro abogados, y "multitud de pruebas periciales". Además de evidenciar la ausencia de pruebas contra el reo, la defensa ha ahondado en cómo se llevó a cabo la investigación que acabó colocando en el corredor de la muerte al reo.

Además de las dudas que plantea el vídeo antes explicado, otro de los elementos vitales en este proceso en los que se ha centrado la defensa fue el proceso de custodia de las pruebas, pues varias cintas de video desaparecieron temporalmente para después reaparecer pero borradas parcialmente.

Por ello, la Fiscalía ha llamado a declarar durante el juicio a Charles Hall, uno de los responsables del registro de pruebas en la oficina de la corte, que aseguró que había seguido los procedimientos de custodia. Sin embargo, durante el contrainterrogatorio, Joe Nascimento, uno de los abogados de la defensa, aseguró que las pruebas podían estar contaminadas y que "no es totalmente cierto" que se había mantenido la cadena de custodia, a lo que Hall se mantuvo en silencio.

Las dudas razonables permean cada pieza de este casoBenjamin Waxman, abogado de la defensa

Durante el testimonio, se visualizaron imágenes de video de la custodia de las pruebas en las cajas en las que se vio al fiscal Chuck Morton tocando en la década de 1990 las pruebas sin guantes y cómo se abrían las bolsas de las pruebas, que no estaban selladas. En opinión de Nascimiento, tocar las pruebas "cambia la naturaleza" de las mismas.

"Las dudas razonables permean cada pieza de este caso", ha aseverado Benjamin Waxman, jefe de los abogados de la defensa, durante su exposición final. El experto legal también ha recordado cómo un rastro en la camiseta en el que con la aplicación de una nueva tecnología se descubrió una coincidencia parcial con el ADN de Ibar tampoco es determinante, ya que puede estar "contaminada" después de todos estos años. Así, ha manifestado que de las 145 huellas dactilares recogidas ninguna coincide con la de Ibar y por tanto le excluyen, al igual que las pruebas de ADN.

¿Qué dicen los cercanos a Ibar?

Cándido Ibar, padre del hispano-estadounidense Pablo Ibar.

El padre de Ibar, Cándido Ibar, hermano del fallecido boxeador José Manuel Ibar "Urtaín", explicó a la agencia Efe al comienzo del cuarto juicio que su hijo estaba "nervioso y ansioso" como lo está toda la familia, que espera que esta nueva fase del juicio sea corta y termine en diez días de forma "favorable para Pablo".

"La Fiscalía no ha demostrado tener un caso sólido", sentenció entonces.

Además, recuerdan otro hecho: EL hispano-estadounidense fue detenido y acusado de los crímenes junto a un antiguo amigo suyo, Seth Peñalver, cuya condena a muerte fue también anulada por la Corte Suprema de Florida y luego fue absuelto en un nuevo juicio.

¿Cuándo se conocerá la sentencia?

Puede ser cuestión de días... O de horas. El jurado popular, compuesto por ocho mujeres y cuatro hombres, permanecen ya aislados en un hotel con ropa para tres días y el futuro de Ibar en sus manos.

SOMOS LO QUE HACEMOS