ECONOMÍA
21/01/2019 14:34 CET | Actualizado 27/03/2019 15:05 CET

"Esto no va a acabar ni hoy ni mañana"

Miles de taxistas paralizan Barcelona en la cuarta jornada consecutiva de protestas.

Taxistas se manifiestan en Barcelona.

BARCELONA.– "Estaremos el tiempo que haga falta. Esto no va a acabar ni hoy ni mañana". Así resumía esta mañana el sentir de los taxistas Manuel García, un conductor de 63 años que lleva una década en el sector.

Miles de taxistas de Barcelona y de otros municipios catalanes han colapsado la ciudad por cuarto día consecutivo, en una protesta que amenaza con enquistarse ante el descontento del sector con las soluciones que plantea la Generalitat. La protesta de este lunes ha congregado a 2.000 conductores, según la Guardia Urbana y ha habido seis heridos leves, entre ellos un Guardia Civil y tres Mossos d'Esquadra.

Cataluña es la primera comunidad que prepara una normativa para regular los vehículos con licencia VTC, que usan servicios como Uber y Cabify. La propuesta, que ha enfadado mucho a los taxistas, pretende que se requiera de una antelación de 15 minutos para solicitar un vehículo VTC. Los taxistas exigen que este servicio deba pedirse con al menos 12 horas de antelación, entre otras reclamaciones. "15 minutos es nada, muchos servicios que hago tienen este margen de tiempo", explicaba Blai Encinas, un taxista de 37 años. El intento de regular este servicio no agrada a ninguno de los dos lados y tanto taxistas como conductores de Cabify se han movilizado en Barcelona. Los primeros, por distintos puntos de la ciudad. Los conductores de Cabify y demás plataformas VTC, por su parte, han cortado algunos carriles de la Diagonal en protesta por los ataques a sus vehículos.

15 minutos es nada, muchos servicios que hago tienen este margen de tiempo

Los taxistas han dejado sus coches en su emplazamiento del fin de semana -entre Paseo de Gracia y Gran Via, en el centro de la ciudad- y han marchado a pie por distintos puntos de la capital catalana cortando calles y carreteras. Sobre las 10 de la mañana se han dirigido al Parlament, donde un cordón policial les ha impedido el acceso y ha habido algunos forcejeos y porrazos de los Mossos d'Esquadra. A partir de ese momento los taxistas han ido improvisando varios cortes de vías, siendo el más destacado el de la Ronda Litoral sobre las 11.40 h con miles de taxistas bloqueando el paso y caminando por la calzada.

Vamos día a día, pero la lucha va a ser larga

Con gritos de "sí se puede" y "somos taxistas, no terroristas", los manifestantes han pinchado las ruedas de algunos vehículos VTC y dejaban pasar a los camiones. "Vamos día a día, pero la lucha va a ser larga", explicaba Encinas, que se compró su licencia el pasado verano. "Compré la licencia para trabajar, no para especular", añadía este padre de dos hijos. Encinas recordaba todos los requisitos que se les exigen a los taxistas en detrimento de los chóferes que conducen un vehículo VTC. "Nos piden dos años mínimo de carnet, revisión metropolitana y del taxímetro cada año y a ellos no", comentaba entre el ruido de petardos de los manifestantes. "No se trata de eliminar los VTC, pero no queremos que hagan nuestro trabajo".

Tras cortar durante más de una hora la Ronda Litoral, los taxistas se han dirigido hacia el puerto. Ahí se han encontrado con un cordón de la Guardia Civil, que han sorteado sin apenas problemas tras algún forcejeo con los agentes. Ahí se han vivido algunas escenas de tensión con la Guardia Civil, que ha aislado al primer grupo de taxistas que había cruzado el cordón. Tras media hora de incertidumbre los taxistas han reculado y sobre las 13.30 horas seguían marchando por la ciudad de manera improvisada, decidiendo los pasos en asambleas espontáneas reunidas en medio de la calle.

Cundía entre los taxistas una mezcla de sensaciones. Por un lado, el hastío de una protesta que dura ya días y afecta a su bolsillo. Por otro, la voluntad de seguir presionando a la Generalitat para que ponga más exigencias al servicio VTC. Muchos de los conductores consultados sostenían que tal vez abandonarían la protesta unos días, pero que el sector volverá a plantar cara al Govern a finales de febrero, cuando en Barcelona se celebre el congreso mundial de telefonía. "Ahí vamos a tener una nueva oportunidad", contaba Pili (prefiere no dar su apellido), taxista desde hace más de 20 años. "No tenemos ninguna intención de rendirnos".

Los conductores VTC: "Tenemos miedo"

En el otro extremo de la ciudad estaban los conductores de vehículos VTC, acrónimo de Vehículos de Turismo con Conductor. Muchos de ellos manifestaban tener miedo ante los ataques que han recibido por parte de taxistas desde el pasado verano. "Te tiran piedras, te pinchan las ruedas... Y encima con clientes dentro. Vamos todo el día con miedo", resumía Armand Baquero, 59 años, conductor de uno de estos vehículos.

Prácticamente la totalidad de estos chóferes son asalariados que trabajan para las empresas que tienen las licencias. Su sueldo base es de 1.140 euros limpios por 40 horas semanales, a lo que hay que añadir algunos complementos. "Muchos de nosotros somos gente de más de 50 años que ya nos habían echado del mercado laboral", añadía Baquero, circunstancia que confirmaba la media docena de conductores entrevistados. "Yo llevaba siete años parado antes de empezar a trabajar de conductor".

A la mayoría de chóferes de vehículos VTC tampoco parecen contentarles las medidas que prepara la Generalitat, pero otros señalaban que el plazo de 15 minutos tampoco era excesivo. Con todo, hoy sus jefes les han mandado a manifestarse y a cortar varios carriles de la Diagonal. "Nos han dicho que estaremos aquí hasta que los taxistas acaben su protesta", contaba uno de los conductores. Todos los chóferes reconocían que estaban ahí cobrando su sueldo y varios de ellos explicaban que a la que cumplieran con su jornada de ocho horas se irían a su casa y les reemplazaría otro conductor en la protesta.

Photo gallery Huelga de taxis en Barcelona y Madrid See Gallery