NOTICIAS
22/01/2019 18:35 CET | Actualizado 29/04/2019 14:15 CEST

El deseo de mantener un aspecto joven por más tiempo

UNANCOR

Nos da pena, e incluso nos avergüenza, envejecer en una sociedad que se somete a los cánones estéticos de la juventud, la belleza de la madurez permanece a la espera de lo que llamamos envejecer con dignidad. Es nuestro deseo permanecer atractivos, hermosos y mantener, en la medida de lo posible y cuanto más tiempo mejor, una imagen sana y fresca, relacionada con la juventud.

Solemos culpar a la genética o a una vida más o menos dura, de trabajos y esfuerzos a pleno sol, para justificar un rostro envejecido, pero solo con algunos consejos podremos evitar ese efecto acelerado en nuestra piel. Consejos sencillos que podemos ir implementando con acciones cotidianas y naturales, como por ejemplo mantenerse hidratado para facilitar la expulsión de toxinas del organismo.

La alimentación se declara como fundamental para aportar los nutrientes necesarios a partir de productos sanos, frescos y naturales, incluidos en una dieta equilibrada, que tengan un efecto directo sobre piel, que la beneficien, la regeneren y la protejan de agresiones externas, como puede ser el frío, el viento y sobre todo la exposición a la luz solar que la reseca y arruga. Nuestra piel también se verá beneficiada si realizamos habitualmente algún tipo de ejercicio físico, puesto que la actividad mejora la circulación sanguínea y, por tanto, la nutrición de la piel se oxigenará mejor, algo fundamental para mejorar la calidad y reducir significativamente el envejecimiento cutáneo.

Por último, pero no menos eficaz, contra los signos del envejecimiento existe, como ya sabremos por el constante bombardeo publicitarios, toda una gama, prácticamente imposible de reconocer en su totalidad, de cremas anti edad y antiarrugas.

Si queremos dilucidar cuál es la mejor para nuestra piel con claridad, entonces tendremos que recurrir a webs como Comparativa en Mindfit, una web especializada en salud que nos ofrece una comparativa con los tratamientos antiarrugas más efectivos y una más que completa información para elegir el mejor, teniendo en cuenta nuestras propias características y necesidades.

Cosmética y salud para nuestra piel

La industria de la cosmética, en demanda de una clientela cada vez más exigente, que no tiene suficiente con potenciar su aspecto físico y ocultar lo que consideran defectos con los maquillajes, cremas, etc.... sino que quiere mantenerla sana y fresca durante más tiempo, que prefiere que se hidrate y alimente a que se reseque por exceso de alcoholes y elementos químicos en su composición, compite cada día por ofrecer lo mejores productos para que cumplan las expectativas de sus clientes.

Y es que, aunque la industria dedicada a la investigación, producción y distribución de productos cosméticos es enorme, no todos los productos son aptos o están considerados saludables para nuestra piel. Por eso en la página web Viviendosanos.com han tenido en cuenta este factor para ofrecernos ante todo qué son las arrugas y por qué se producen, así como un listado de las mejores cremas antiarrugas que podemos encontrar en el mercado, teniendo en cuenta la edad que se tenga así como el tipo de piel, a qué son debidas y dónde se encuentran con más incidencia. Al igual que la belleza depende de cada persona, pues es uno de los conceptos más personales e individuales que existen, la elección de una u otra crema antiarrugas va a depender de cómo se adaptan a los factores que estamos nombrando para conseguir el beneficio particular que cada cual desee.

Para acertar con el o los productos cosméticos más apropiados para cada una de nosotras o de nosotros y que, además, cuiden de nuestra piel, debemos no solo prestar atención a la calidad que la marca está acostumbrada a ofrecer, sino que también será sumamente conveniente analizar qué tipo de productos estamos adquiriendo, hacia qué tipo de personas van dirigidos, sus características y la utilidad, si tienen o no la capacidad de solventar nuestras necesidades. Es decir, se elegirán productos de calidad que contengan en su composición los ingredientes que consideremos más seguros, que no perjudiquen nuestra piel, sino que la protejan, la mejoren y además consigan un efecto rápido y eficaz.

Insistimos en que un cosmético de calidad es aquel que consigue mejorar la apariencia de la piel, pero que además tiene un efecto interno. Esto se aprecia cuando, al aplicar el producto, llegamos a experimentar una agradable sensación de suavidad e hidratación. Debemos huir, por tanto, de aquellos otros que nos hacen sentir sequedad en la piel, enrojecimiento en cualquier grado o cuando nos parezca que la piel está siendo maltratada de algún modo.

El organismo es sabio y responde ante amenazas externas, como pueden ser productos que no son aptos para tu piel o simplemente no tienen la calidad necesaria y nuestro cerebro recibe estas percepciones. Solo debemos seguir nuestro instinto y si alguna crema, por el motivo que sea, no te parece que está teniendo un efecto positivo en tu piel, descártala inmediatamente.

NUEVOS TIEMPOS