VIRALES
22/01/2019 14:10 CET | Actualizado 22/01/2019 14:10 CET

Las lágrimas de impotencia de este futbolista que están dando la vuelta a España

Se trata del jugador del Huesca, Álex Gallar, que está viviendo un duro momento.

Movistar +
Álex Gallar, llora de impotencia por la situación del equipo.

No es una situación fácil para los jugadores del Huesca. El equipo aragonés volvió a perder el pasado sábado contra el Atlético de Madrid y está diciendo ya prácticamente adiós a la primera aventura en su historia en la élite del fútbol profesional.

Uno de los jugadores que más está viviendo en sus carnes esta agónica situación es Álex Gallar, uno de los héroes del ascenso del club. El futbolista catalán fue cazado tras el encuentro contra el Atleti por el programa de El Día Después, de Movistar+, llorando solo y desconsolado en el banquillo oscense.

Rápidamente, el capitán del equipo Gonzalo Melero salió a consolar a un Gallar que, entre lagrimas y queriendo esconder la cabeza entre los asientos del banquillo, balbuceaba palabras sueltas que ejemplifican su impotencia. "Ya tio...pero", le decía a Melero o un "es la sensación" que resume perfectamente su estado de ánimo.

El final del reportaje es todavía más conmovedor. A Gallar se le puede leer en los labios un "once puntos", que es la cantidad de puntos que tiene el Huesca después de jugar ya más de la mitad de la Liga.

Gallar no es un futbolista normal dentro de la historia del club. A pesar de solo llevar dos temporadas con esta, se convirtió en su momento en el jugador más caro de los más de 100 años del Huesca tras pagar su cláusula de 400.000 euros a la Cultural Leonesa. El extremo también marcó el gol del ascenso en Lugo y fue el autor de los dos primeros goles en Primera División, en el debut en el partido contra el Eibar.

Las lágrimas no solo representan la frustración que vive el equipo oscense, si no la de todos los aficionados del club, que se han volcado a apoyar al jugador. Además, no solo los mensajes de ánimo proceden de la provincia altoaragonesa, si no que también lo hacen del resto del mundo del fútbol.