22/01/2019 18:48 CET | Actualizado 23/01/2019 12:38 CET

Salud y sabor; un binomio para el buen vivir

La alimentación diaria ocupa buena parte de nuestras vidas, pero, desgraciadamente, debido al sistema social impuesto, no la cuidamos con la debida diligencia. Las prisas nos impiden cocinar los alimentos por nosotros mismos y por tanto nos convertimos en presa fácil para productos precocinados y procesados, donde han perdido todos o casi todos sus nutrientes y viene cargados de azúcares, grasas saturadas y productos químicos, como colorantes, conservantes, potenciadores del sabor...

Con este tipo de alimentación, si la mantenemos en el tiempo, no tardarán en aparecer enfermedades, pues nuestro organismo no tendrá los elementos necesarios para defenderse, comenzarán los dolores de cabeza, la apatía, la falta de energía, la tristeza... y una larga lista de males que nos harán el día a día aún más cuesta arriba.

Es una cuestión personal, y fácilmente alcanzable implementar una buena dieta en nuestras vidas, pues aunque no tengamos demasiado tiempo para la cocina, bien merece la pena recurrir a webs especializadas en la preparación de buenos platos y recetas, saludables y sabrosas, que además se preparan en poco tiempo, como las que ofrecen desde la web Delicista. Allí encontrarás recetas, saludables y sabrosas, así como un método fácil y rápido para cocinar tus propios platos, sin pérdidas de tiempo y volviendo a una vida mucho más saludable, con todo el sabor que merece nuestras vidas.

La web que acabamos de referenciar está considerada por los expertos y grandes chefs como de gran utilidad para compatibilizar buena salud y sabor con el ritmo de vida frenético que, en ocasiones, llevamos en nuestro día a día.

Y es que llevar una dieta sana y equilibrada no solo nos aportará la energía que necesitamos para mantenernos activos, la salud necesaria para no caer enfermos, sino que, además, si consumimos productos naturales, ecológicos, menos grasa y más vegetales y frutas estaremos contribuyendo eficazmente a conseguir un planeta mejor.

Cómo alimentarnos para mejorar en salud y favorecer el medioambiente

Existen una serie de consejos que debemos seguir si queremos cuidarnos al mismo tiempo que prestamos algo de ayuda a la naturaleza que nos rodea y que vuelve a revertir en la mejora de la salud de toda la población.

Valga como primer consejo y ejemplo de cómo repercute la concienciación de lo que ingerimos con respecto al medio ambiente, la acción de adquirir productos alimenticios producidos localmente, ya que el ahorro del combustible que se emite a la atmósfera será realmente considerable con respecto a si, por el contrario, consumimos productos traídos desde la otra parte del planeta.

Queda de más señalar que debemos observar las etiquetas de los envases, que indiquen al menos una de estas tres opciones; ecológico, orgánico, no transgénicos, de temporada y que provengan del comercio justo. Siguiendo estas normas de consumo nos estamos asegurando salud natural para nuestro organismo y para el planeta, pues estaremos fomentando y potenciando un cultivo sin agrotóxicos, que no contamine las aguas subterráneas, ni el aire con elementos contaminantes, que siempre se transmitirán a nuestro organismo, directamente, por mucho que los lavemos e, indirectamente, con un planeta más contaminado.

Por otra parte, todos sabemos lo que el consumo de carnes rojas puede producir en nuestro organismo, sobre todo la procesada, que es causa directa de ciertos tipos de cáncer. Pero lo que mucha gente, quizás, siga desconociendo es el daño que la producción de carne vacuna intensiva provoca en la tierra, como muestra diremos que es una de las principales causas de deforestación del planeta y no queremos señalar las condiciones de horror que viven los animales en las granjas de explotación ganadera.

Por eso una de las acciones más positivas y favorables que podemos adoptar las personas es volvernos, absolutamente o en una mayor parte de lo que hasta ahora somos, en consumidores vegetarianos (aquellos que dejan de consumir carne o pescado) o veganos (aquellos que deciden no comer absolutamente nada que proceda de un animal), mejorando la calidad de la vida de los animales, evitando la expansión descontrolada de este sector que arrasa con los bosques de todo el mundo, especialmente de la Amazonia, y mejorar considerablemente nuestra propia salud.

Muy al contrario de lo que la mayoría de nosotros pudiera pensar, la dieta vegetariana o vegana puede ser muy sabrosa y apetecible. Para comprobarlo, no dudes en visitar esta página de recetas veganas, donde con toda seguridad te vas a sorprender de la inmensa cantidad de recetas que puedes hacer para alegrar tu paladar y el de los tuyos, sabiendo que alimentándote sanamente estás contribuyendo de la mejor de las maneras posibles en la mejora de la salud de nuestro planeta tierra.

ESPACIO ECO