POLÍTICA
22/01/2019 21:13 CET | Actualizado 22/01/2019 21:31 CET

Uber y Cabify amenazan con dejar Barcelona

El Gobierno catalán ofrece a los taxistas incrementar hasta una hora el tiempo de precontratación obligatoria para VTC.

AFP
Huelga de taxis en Barcelona

Los taxistas de Barcelona votarán mañana miércoles si aceptan la nueva propuesta de la Generalitat que, según han detallado, consiste en incrementar hasta una hora el tiempo de precontratación obligatoria para los servicios de un vehículo de alquiler con conductor (VTC) que usan plataformas digitales de transporte como Uber o Cabify, que han amenazado con dejar la ciudad si sale adelante esa norma.

El portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez, ha sido el encargado de trasladar a la asamblea el resultado de la reunión -de más de tres horas- entre los sindicatos y el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, responsables del departamento y representantes técnicos del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Según ha expuesto, el Gobierno catalán les ha planteado que en el decreto ley de la Generalitat, que se podría aprobar la semana que viene, seguirá constando la obligación de precontratar los servicios de VTC con una antelación mínima de 15 minutos, pero se habilitará al AMB para que amplíe el período a una hora, con un mecanismo que no se pueda impugnar.

Uber y Cabify se marcharán de Barcelona

Por su parte, representantes de los VTC han anunciado que abandonarán Barcelona "el día después que se apruebe el decreto" porque, a su juicio, "la Generalitat ha cedido al chantaje de los taxi".

Así lo ha anunciado este martes por la tarde el presidente de Unauto VTC Catalunya Josep Maria Goñi Durante la tarde de este martes, Calvet se ha reunido separadamente con representantes de taxistas y de vehículos VTC para abordar la norma en la que trabajan el Govern para regular la actividad de plataformas como Uber y Cabify.

El Gobierno catalán ha puesto sobre la mesa esta nueva propuesta para los taxis, que no difiere mucho de la inicial, después de cinco días de protestas de los taxistas, que mantienen ocupado el tramo central de la Gran Vía de Barcelona y amenazan con bloquear el Congreso Mundial de Móviles (MWC, en sus siglas en inglés), programado para finales de febrero.

En su intervención, Álvarez ha repasado algunas de las exigencias del sector que la Generalitat ha accedido a incluir en la nueva regulación del sector, como que los VTC tengan que desactivar la geolocalización o tengan que regresar a la base después de cada servicio.

"En todo momento hemos defendido al sector, pero tenéis que ser responsables y creo que ha sido muy inteligente votar mañana si lo aceptamos porque lo que decidamos afectará al futuro del taxi en España", ha insistido Álvarez, que ha emplazado a todos los manifestantes a una asamblea que se celebrará mañana a las 11 horas.

"Ni un paso atrás"

A pesar de la defensa de los logros obtenidos que ha hecho Álvarez, parte de los asistentes han proclamado que una hora de precontratación "es poco" y han sentenciado: "Ni un paso atrás".

Ya por la mañana, los taxistas han amenazado con emprender "medidas contundentes", como cortar la frontera con Francia si las medidas que les ponía sobre la mesa la Generalitat no les satisfacían.

Sin embargo, han hecho un llamamiento a la calma hasta conocer los términos exactos y esto se ha traducido en una jornada de calma tensa, a la espera de que el encuentro con Calvet propiciara un acuerdo o "la guerra".

La única acción que han protagonizado los taxistas por la mañana ha sido una marcha a pie desde el centro de la ciudad hasta la sede de la Consellería de Territorio, donde han arropado a sus representantes a la entrada de la reunión al grito de "apretad, apretad".

Este lema, que hace alusión a las palabras que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, dirigió a los CDR en el primer aniversario del referéndum del 1 de octubre de 2017, se ha convertido en el cántico más popular entre los protestantes.