INTERNACIONAL
24/01/2019 15:28 CET | Actualizado 24/01/2019 15:40 CET

Casi 20.000: eso es lo que tendrá que pagar Italia a Amanda Knox por violar sus derechos en un juicio

Foto de archivo de la estadounidense Amanda Knox a su llegada al juicio de apelación por el asesinato de Meredith Kercher.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado este jueves a Italia a indemnizar con 18.400 euros a la estadounidense Amanda Knox por diversas violaciones de sus derechos durante el proceso en el que fue condenada a tres años de prisión por calumnias.

La estadounidense se vio implicada en 2007 en el escabroso asesinato de la británica Meredith Kercher, del que fue absuelta en 2015, pero la Justicia italiana la condenó a tres años de prisión (que ya había cumplido en preventiva) por calumnias contra Patrick Lumumba Diya, al que acusó erróneamente.

Según la joven, la violencia que sufrió en su interrogatorio del 6 de noviembre de 2007 la llevó a denunciar a Diya, aunque más tarde se retractó de sus palabras.

La Corte europea ha concluido este jueves que Italia vulneró el Convenio Europeo de Derechos Humanos al no investigar las denuncias de malos tratos que la condujeron a acusar a Diya y al no asistir a la joven con un abogado y un intérprete en dicho interrogatorio en 2007.

Sin embargo, no concluye la existencia de maltrato físico.

Italia deberá indemnizar a la demandante con 10.400 euros por daños morales y 8.000 euros por gastos y honorarios, si bien ella había reclamado más de 2,5 millones.

Los hechos

Knox, que a día de hoy reside en Seattle, estudiaba en la localidad de Peruggia a sus 20 años y trabajaba en el pub propiedad de Patrick Lumumba Diya, al que acudía con su novio Raffaele Sollecito.

El 2 de noviembre de 2007, la policía se presentó en casa de la demandante, que estaba con Sollecito, y tras forzar la puerta de la habitación encontraron el cadáver de su compañera de piso, la estudiante británica Meredith Kercher. Había sido degollada y presentaba rastros de violencia sexual.

Cuatro días después, la demandante fue interrogada en dos ocasiones y acusó de los hechos al dueño del pub, aunque horas después se retractó. Knox, Sollecito y Diya fueron detenidos por violencia de género y homicidio, aunque el último quedó en libertad dos semanas después.

La duración excesiva de los interrogatorios, la vulnerabilidad de la demandante y la presión psicológica que sufrió (...) comprometieron sus declaraciones

El fallo de la Corte europea recuerda que el Tribunal de Apelación destacó que "la duración excesiva de los interrogatorios, la vulnerabilidad de la demandante y la presión psicológica que sufrió (...) comprometieron sus declaraciones".

La sentencia señala que no dispone de elementos para concluir que Knox fuera objeto de los malos tratos que denuncia, pero sí apunta que la intérprete quiso ejercer de mediadora, 'lo que no correspondía a su función', y que el agente de policía 'la tomó en brazos, la acarició y tomó sus manos entre las suyas, adoptando un comportamiento totalmente inapropiado'.

La Justicia italiana condenó en 2010 al marfileño Rudy Guede, un conocido de Kercher, por el asesinato de la joven británica.