INTERNACIONAL
25/01/2019 12:49 CET | Actualizado 25/01/2019 12:49 CET

EXCLUSIVA: Planean retrasar el Brexit tres meses para desbloquearlo

"El 30 de junio es la única extensión realista. Nos quita el problema de las elecciones europeas".

AP Photo/Frank Augstein
El reloj del Big Ben, en obras.

El Brexit podría retrasarse tres meses según los planes que se están trazando para acabar con el bloqueo en el Parlamento británico, según ha sabido la edición británica del HuffPost.

Con este movimiento promovido por miembros de todos los partidos, la fecha límite para dejar la Unión Europea se pospondría del 29 de marzo al 30 de junio.

Grandes figuras del Partido Laborista han pedido a la diputada laborista Yvette Cooper, que ha colaborado con el conservador Nick Boles para evitar una salida sin acuerdo, que reemplace su plan actual de un retraso de nueve meses para adoptar un período más corto.

Una de las razones clave para elegir la fecha del 30 de junio sería para evitar un posible dolor de cabeza político provocado porque la primera sesión del nuevo Parlamento Europeo está prevista para el 2 de julio.

Reino Unido no tiene planes de participar en las elecciones europeas (que se celebran el 26 de mayo), pero si Gran Bretaña se queda en la UE después de julio, en teoría seguiría pagando dinero a Bruselas sin ninguna representación democrática en el Europarlamento.

Jeremy Corbyn se reunió con Cooper y con la diputada Rachel Reeves este miércoles en un intento por forjar un plan común que garantizaría el respaldo oficial de los laboristas a estas enmiendas.

Un ministro del gabinete en la sombra ha contado al HuffPost Reino Unido que el período de tres meses sería el que tendría más probabilidad de ganar el máximo apoyo de los Comunes, y Cooper está abierta a cambios.

Los políticos laboristas Hilary Benn e Yvette Cooper.

Un diputado laborista añade: "El 30 de junio es la única extensión realista. Nos quita el problema de las elecciones europeas".

Los parlamentarios tories piensan que un retraso más corto sería más palatable para asegurar una mayoría. También es más probable que los diputados laboristas que se oponen a un segundo referéndum apoyen una corta extensión y no un retraso de nueve meses, que lo alargaría hasta final de año.

La principal intención de Cooper es mantener sus planes flexibles para que, a finales de febrero, el propio Parlamento pueda decidir cuánto quiere retrasar el día de salida.

Su propuesta deja claro que la moción requerida por los Comunes sería enmendable, especialmente en cuanto a fechas, hasta que los parlamentarios decidan implementarla.

El secretario del Brexit en la sombra Keir Starmer reconoció el miércoles en ITV que "es relativamente simple extender el período hasta el 1 de julio porque las elecciones europeas y los nuevos eurodiputados no toman posesión de sus funciones hasta el 2 de julio y es más difícil y legalmente complicado hacerlo más tarde. Hay espacio para la discusión y el debate".

Aquí está la propuesta. Da al Gobierno hasta finales de febrero para resolver las cosas, pero si no lo hacen, el Parlamento votaría si extender el artículo 50 y conseguir algo más de tiempo. Da al Gobierno y al Parlamento la oportunidad de evitar un 'no acuerdo' en marzo si el tiempo se acaba.

La enmienda 'Cooper-Boles', que pretende reservar un día completo en el Parlamento para presentar la propuesta de la extensión, ya ha ganado apoyo en todo el espectro político desde que se puso sobre la mesa este lunes.

La propuesta trata de obligar a May a evitar un Brexit sin acuerdo, insistiendo en que si no se logra una mayoría en los Comunes para un acuerdo antes del 26 de febrero, May tendrá que retrasar el día de salida.

Diputados de todos los partidos comparten el mismo objetivo ahora: no salir de la UE el 29 de marzo sin un acuerdo, con todos los daños para el empleo y la economía que esto supondría.Rachel Reeves, diputada laborista

Ocho diputados conservadores ya han expresado su apoyo a esta enmienda y se espera que al menos 13 lleguen a respaldarla; sería suficiente para darle una impactante victoria en la Cámara para que May dé su brazo a torcer.

"Diputados de todos los partidos comparten el mismo objetivo ahora: no salir de la UE el 29 de marzo sin un acuerdo, con todos los daños para el empleo y la economía que esto supondría", explicó Rachel Reeves al HuffPost.

La enmienda de Reeves "requiere que la primera ministra busque una extensión" si no se llega a un acuerdo antes del 26 de febrero. Pero la enmienda de Cooper tiene la protección añadida de una nueva propuesta de ley que obligaría a May a cumplirlo. "Necesitamos la propuesta de Yvette porque no confiamos en que el Gobierno cumpla", afirma Reeves.

May se ha empeñado en su fórmula de que "Reino Unido saldrá de la UE el 29 de marzo", cumpliendo el proceso de dos años que se acordó en el artículo 50. Este miércoles apuntó que retrasar el voto sólo significaría "retrasar el punto de decisión", pero de momento no se ha negado en rotundo a una breve extensión.

La UE también ha indicado recientemente que una extensión "técnica" de unas semanas podría funcionar si Reino Unido llegara tarde a un acuerdo y necesitara tiempo para implementar legislación.

Un ministro británico ha desvelado al HuffPost que existe la posibilidad de "irse y no irse al mismo tiempo" si los Comunes "votan de forma significativa" un acuerdo, pero les falta tiempo para aprobar el acuerdo de retirada de la UE necesario para cambiar la ley.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido y adaptado del inglés por Marina Velasco Serrano