INTERNACIONAL
25/01/2019 08:46 CET | Actualizado 25/01/2019 09:56 CET

Maduro y Guaidó intensifican su pulso por el poder en Venezuela

El líder opositor no descarta incluir a Maduro en una amnistía.

Los perfiles en Twitter de Maduro y Guaidó.

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, y el autoproclamado presidente interino, el opositor Juan Guaidó, intensificarán este viernes su ofensiva por el poder, en medio de una movilización internacional en torno a la crisis del país petrolero.

Tras recibir la víspera el apoyo decisivo de la Fuerza Armada, Maduro comparecerá este viernes ante la prensa nacional y extranjera para redoblar sus denuncias de que hay una golpe de Estado en marcha, orquestado por Washington.

El fiscal general, Tarek William Saab, se pronunciará también este viernes sobre la orden que le dio el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, oficialista) de abrir una investigación penal al Parlamento de mayoría opositora por "usurpar" las funciones de Maduro.

De su lado, Guaidó, joven jefe del Parlamento que se autojuramentó el miércoles, ha afirmado la noche del jueves, durante entrevista con Univisión, que en breve se anunciarán acciones para el sábado y domingo.

Vamos a seguir adelante para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libresGuaidó

"Vamos a seguir adelante para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres", ha asegurado desde un lugar de Caracas que no ha precisado, llamando a los venezolanos a mantener las protestas, que en cuatro días de disturbios dejan 26 muertes.

Guaidó se autojuramentó invocando el artículo 233 de la Constitución, el cual señala que hay vacío de poder con la renuncia, incapacidad mental, muerte del presidente o abandono del cargo, el punto polémico pues ya lo declaró el Congreso en 2017, aunque sus decisiones son consideradas nulas por el TSJ.

"Hay peligros que se vienen por tener gobiernos paralelos", ha advertido Michael Shifter, de Diálogo Interamericano.

Como parte de su hoja de ruta, Guaidó no ha descartado incluir a Maduro en la amnistía que ofrece a militares y civiles que ayuden con una transición, pero ha matizado advirtiendo que habría que evaluarlo porque Maduro es -ha dicho- "lamentablemente un dictador". "En los períodos de transición han pasado cosas similares (...), no podemos descartar ningún elemento (...) Habría que revisarlo", ha señalado el líder parlamentario.

Guaidó ha resaltado que, además, trabaja para que llegue ayuda humanitaria al país y proteger los activos venezolanos en el exterior, con el apoyo de la comunidad internacional.

El papel de EEUU

El Departamento de Estado ha anunciado que Estados Unidos prepara un paquete de ayuda de 20 millones de dólares para Venezuela para ser entregado "en cuanto sea posible logísticamente", en respuesta a una petición hecha por la Asamblea Nacional presidida por Guaidó.

Washington ha pedido una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela el sábado, pero ha pujado sin éxito para que la Organización de Estados Americanos (OEA) reconociera a Guaidó en una sesión el jueves.

Tras autoproclamarse, Guaidó recibió primero el respaldo de Estados Unidos, seguido de Canadá y una decena de países latinoamericanos. Maduro obtuvo el apoyo de sus aliados Rusia, China, Turquía, Nicaragua, Bolivia y Cuba, y México le mantuvo el reconocimiento.

Pulsa aquí si no puedes ver el mapa

La Unión Europea (UE), que consideró ilegítimo el segundo mandato de Maduro, se limitó a pedir "elecciones libres" sin reconocer a Guaidó.

"Es una prueba de la diplomacia de cada país en un mundo que muestra una fragmentación creciente en muchos temas", ha asegurado a la agencia AFP el analista Paul Hare, profesor de la Universidad de Boston.

Medio centenar de países consideran "ilegítimo" el segundo mandato que inició Maduro el 10 de enero, por considerar que los comicios en que fue reelegido -boicoteados por la oposición- fueron fraudulentos.

En respuesta al decidido apoyo de Estados Unidos a Guaidó, Maduro ha roto relaciones y ha dado 72 horas a los diplomáticos para dejar el país, pero Washington no ha reconocido esa decisión y ha amenazado con tomar medidas si su personal es puesto en "peligro".

Si queda algo de sensatez y racionalidad le digo al Departamento de Estado, tienen que cumplir la ordenMaduro

El jueves, Estados Unidos le ordenó al personal diplomático "no esencial" que abandone Venezuela. "Si queda algo de sensatez y racionalidad le digo al Departamento de Estado (...) tienen que cumplir la orden", ha advertido Maduro.

La gran incógnita es hasta dónde llevará Trump su ofensiva contra el gobierno de Maduro. Estados Unidos compra a Venezuela un tercio de su deprimida producción de 1,4 millones de barriles diarios -fuente del 96% de divisas-.

Según analistas, Trump podría considerar congelar activos de Venezuela e imponer sanciones petroleras. "Sin control financiero, la posición de Maduro se vería seriamente socavada", ha señalado la consultora Capital Economics.

El agravamiento de la crisis política ocurre en medio de la peor debacle económica en la historia moderna de Venezuela, con su petrolera declarada en default y una hiperinflación que el FMI calcula llegará a 10.000.000% este año.

"La presión sobre el gobierno de Maduro ha aumentado. Independientemente de cómo se desarrollen los acontecimientos, todo sugiere que la hiperinflación desencadena una agitación política y económica dramática", ha agregado Capital Economics.

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB