POLÍTICA
28/01/2019 22:06 CET | Actualizado 28/01/2019 23:08 CET

Luis Garicano (Ciudadanos): "No ha habido ningún pacto con Vox"

Entrevista con el responsable económico de Cs y aspirante a liderar la lista de las europeas

Luis Garicano.
CARLOS PINA
Luis Garicano.

Hay momentos en la vida en los que uno siente que debe pasar de las palabras a los hechos. Y el economista Luis Garicano entendió a finales de 2014 que tenía que dar un paso más y empezar a colaborar con el entonces emergente partido de Ciudadanos. Ahora ese salto va a más: aspira a ser el 'número uno' de la lista naranja a las elecciones europeas de mayo. Las primarias serán el 8 de febrero y, de momento, no tiene rival.

Quiere poner rumbo a Bruselas y Estrasburgo sabiendo que es un momento crucial para la UE y para España, que viven una "crisis existencial". Un reto en una Europa que se enfrenta, según reconoce, a una serie de partidos y fuerzas que quieren "destruirla desde dentro". Por el continente anda suelto Steve Bannon.

Garicano (Valladolid, 1967) es uno de los economistas estrella que sintió la llamada de la política. Y conoce perfectamente cómo moverse en ese proceloso mundo de las élites europeas, tras haberse curtido en la Universidad de Chicago y la London School of Economics -era catedrático de economía y estrategia-. Recoge todos su pensamientos ahora en el libro El contrataque liberal. Habla claro y no promete quedarse los cinco años en el Parlamento Europeo porque la vida política cambia cada cinco minutos. Su nombre está en todas las quinielas si en las próximas elecciones generales Cs acaricia moqueta. Esto es lo que piensa y quiere hacer.

¿Cómo se define ideológicamente?

Un liberal en lo económico y en lo social. Al contrario de lo que se suele pensar, el estado del bienestar y el mercado no están en contradicción, se necesitan mutuamente. No pueden vivir el uno sin el otro

¿Por qué da el salto a las instituciones europeas?

Llevo desde finales de 2014 colaborando con Ciudadanos un poco en la sombra, haciendo trabajo de programas, lo que pedía en cada momento Albert Rivera. Estuve en las dos negociaciones, con el PSOE y con el PP. Y luego me he ido metiendo más en el tema europeo, soy vicepresidente de ALDE. La gran batalla ahora contra el populismo y el nacionalismo se da en Europa. Hay un deseo por parte de un grupo de partidos y de una serie de líderes coaligados y apoyados muy claramente por Donald Trump, Vladimir Putin y Steve Bannon, una persona muy cercana al presidente de Estados Unidos y que está ahora en Bruselas impulsando este movimiento para desarmar Europa desde dentro. Es un momento crucial para defender la Europa en la que creemos, las instituciones, la libertad y el progreso.

Es un momento crucial para Europa

¿Y por qué eligió Cs cuando dio el paso a la política? ¿Le ha merecido la pena meterse en política?

Realmente es muy fácil decir desde fuera 'habría que, hay que', 'se mejorarían las cosas de esta manera'... Yo he dicho que en vez de estar en la teoría de lo que habría que hacer, pues vamos a hacerlo. Ese ha sido el paso a Ciudadanos. ¿Y por qué Europa? Es donde está el juego. Y paso de estar en la sombra a la política activa como una continuación de esa misma filosofía. No se trata de hacer el papelito para que fulanito lo ponga en marcha, vamos a hacer el papelito y vamos a ponerlo en marcha nosotros. Tengo mucha ilusión. La política es más dura de lo que la gente piensa, estás expuesto. Yo haré bastantes entrevistas y en cualquiera puedo meter la pata y meterme en un lío. Cualquier cosa puede tener mucha repercusión, en tu vida privada, parece que exigimos a los políticos que sean santos. Es un trabajo muy complicado.

CARLOS PINA
Luis Garicano, durante la entrevista con 'El HuffPost'.

Son muy importantes estas elecciones europeas. ¿Cuáles son los mayores peligros ahora mismo? ¿Qué le preocupa?

El peligro de Europa es que se nos desintegre el proyecto. Ahora mismo España y Europa están sufriendo una crisis existencial. Europa se enfrenta a un movimiento creciente que ha tenido su primer gran éxito con el Brexit de personas que creen que todo lo que va mal en el mundo se debe a Europa y que buscan destruirla desde dentro. El gran riesgo es que volvamos a las andadas del nacionalismo. Y lo que hay que hacer para derrotarlo: no solo hay que luchar contra estas personas, ideas y partidos, sino también contra las causas del crecimiento del populismo y del nacionalismo. Están en la incertidumbre, la ansiedad, la pérdida de control que sienten muchos ciudadanos.

El fenómeno que vemos de la ultraderecha en Europa parecía hasta ahora que no afectaba a España. Y en las elecciones andaluzas aparece Vox con doce escaños, nadie se lo esperaba. ¿Cómo define a este partido?

Es un partido nacional populista. O sea, nacionalista y populista, en la línea de los otros partidos nacionalistas y populistas que han triunfado en Europa últimamente, desde Le Pen hasta Orbán o Wilders en Holanda. Es un partido nacionalista y populista, ofrece soluciones muy sencillas y falsas a los problemas y habla a la gente de una manera muy definitiva, como si la verdad fuera en blanco o en negro. Y una posición antieuropeísta.

¿Pero lo definiría de ultraderecha?

En el libro hablo del nacional populismo, y creo que es la categoría que le corresponde.

Vox es un partido nacionalista y populista

Sus socios europeos estaban preocupados cuando se llegó a ese pacto PP-Vox y PP-Cs en Andalucía, recibieron los votos de los de Santiago Abascal para que Marta Bosquet presidiera el Parlamento regional y para conformar un Gobierno de coalición.

Guy Verhofstadt lo puso en un tuit y nos apoya totalmente. Y lo deja muy claro, también en entrevistas, Ciudadanos no ha negociado, no se ha sentado, no ha pactado nada con Vox. Igual que cuando hicimos un acuerdo con el PSOE en 2016, ni negociamos ni pactamos nada con Podemos. En aquel momento pedimos que se abstuviera para echar a Rajoy, como aquí ha pedido el PP a Vox que apoye para echar a Susana Díaz. Pero no ha habido en realidad ningún pacto de ningún tipo y ALDE lo ha entendido así.

El PP dice que quiere repetir esta fórmula en el resto de autonomías y municipales después de las elecciones de mayo. ¿Se sentirían cómodos? ¿Rechazan pactar con el PSOE? ¿Van a hablar con todos?

No creo que rechacemos pactar en absoluto con el PSOE, lo que rechazamos es hacerlo con este PSOE de este momento y de este Gobierno central. Hay PSOE diferentes en las regiones y eso se tendrá que ver en cada momento. Lo que dijo Alfonso Guerra en la entrevista de El Mundo es que el PSOE de ahora es otro PSOE, igual que hace un año José Luis Ábalos decía que jamás pactarían con los separatistas y nacionalistas, este PSOE ha hecho lo contrario. Han pactado con los que quieren destruir España.

CARLOS PINA
Luis Garicano.

¿Se ha derechizado Ciudadanos?

En absoluto. Cualquiera que haya leído el acuerdo que hicimos con el PSOE y el del PP, habrá visto que las políticas de Cs las hemos metido siempre. Y el de Andalucía ahora tiene las mismas políticas y creencias, en la necesidad de invertir en formación, la igualdad de oportunidades, los cheques de formación, regeneración, conciliación... Reto a cualquiera a que busque los acuerdos de gobierno y diga que nos hemos derechizado. No es así.

Ciudadanos no se ha derechizado

En Ciudadanos dice que Sánchez es rehén del independentismo, que los presupuestos se están negociando en la cárcel de Lledoners... ¿Por qué no los apoyan ustedes y así el PSOE no tiene que pactar con ellos?

Si el señor Sánchez tuviera a bien sacar unos presupuestos de inversión, de crecimiento y de reforma para España, no vería por qué no apoyarlos. El problema es que el Gobierno está en un rumbo desbocado y completamente dañino para la economía española y para España. El punto de partida es que a los aliados de Sánchez no les conviene que España tenga éxito, sino que vaya mal y fracase. Estas cuentas tienen dos problemas graves. Por un lado, falta de credibilidad total. La ministra ha reconocido que está presupuestando 13 meses de IVA, hay trece de meses de ingresos y doce de gastos. ¡Así a cualquiera le cuadra! Y segundo: no invierten en el futuro.

¿Se fía de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero?

No. Siempre ha hecho todo lo posible por no tener mucha credibilidad, cuando habla de que mil millones no son nada... No me parece que haya demostrado ser de fiar.

El rumbo del Gobierno de Sánchez es dañino para la economía española

¿Su paso por Europa es la fase previa para ser ministro de Economía o Hacienda tras las próximas elecciones generales?

Europa, para nosotros y para mí, es una prioridad absolutamente máxima. Espero hacer muy bien las cosas, trabajar mucho. Cs va a ser el partido más grande probablemente de ALDE y va a ser necesario en la coalición europea de partidos pro UE. Y espero que tengamos mucha influencia. No hago esto para tener otro puesto, sino para trabajar.

¿Se compromete a estar los cinco años de legislatura?

No, si uno pensara en política que sabe lo que va a pasar en un año... La vacuna contra eso es seguir la política española cinco minutos. ¿A quién se le iba a ocurrir que estaríamos con el Brexit en el Reino Unido, con Trump en EEUU y con Sánchez de presidente del Gobierno? Con lo que ha pasado en los últimos dos años, es muy difícil predecir.

La economía son datos, mucha gente no entiende cuando se habla en el telediario... ¿Cómo le explica a los ciudadanos qué va a pasar económicamente? ¿Hay una desaceleración, España crecerá menos? ¿Qué prevé?

Lo explico fácilmente. España y el mundo han tenido una herida muy grave, con una crisis económica sin precedentes, de la que estamos saliendo. Hay todavía demasiado paro, demasiados restos. Y antes de haberse ido nos hemos metido en una especie de mucha incertidumbre política. Tenemos la posible guerra comercial entre China y EEUU, el problema del Gobierno italiano populista, el Brexit... Todo eso está haciendo que la economía se tambalee. Por ejemplo, en Alemania, las últimas señales son de comienzo de recesión. Es como si a uno le viene una pulmonía o una gripe justo cuando se está recuperando del infarto. España tiene una deuda pública muy elevada, todavía mucho nivel de paro... por lo que no está preparada para hacer frente a otra crisis.

CARLOS PINA
Garicano

Uno de los temas de los que se habla en Europa estos días es lo que ha pasado en Suecia: un pacto para evitar a la ultraderecha. ¿Está de acuerdo con este tipo de alianzas?

Nuestra posición es que no debemos los partidos constitucionalistas llegar a pactos con partidos populistas o nacionalistas. Ese es el principio.

Madrid está paralizada por la huelga de taxistas y la guerra con los VTC. ¿Qué plantean ustedes?

Lo primero que quiero decir: la libertad de circulación de los ciudadanos, que el Estado de derecho se mantenga y no lleguemos a estas anarquías con los CDR en Cataluña y los taxis es fundamental. Hay que mantener el orden público. Hay que dar una respuesta ante el cambio tecnológico. En el tema de los taxis, la ansiedad viene en los taxistas de que han invertido gran parte de sus ahorros en las licencias y si se libera el mercado, no valdrían. La solución, como se hizo en Australia, es que haya un fondo de transición a la competencia, que se financie en parte con la mejora del mercado que va a suponer a los consumidores que haya VTC y permita compensar a los taxistas.

No soy el hombre del Ibex en el Parlamento Europeo

¿Qué le parece la actitud de Moncloa de dar ocho días al Gobierno de Nicolás Maduro para convocar elecciones antes de reconocer a Juan Guaidó como presidente? ¿Cree que Maduro lo hará?

No me da ninguna tranquilidad porque no creo que Maduro sea de fiar a la hora de convocar elecciones. España tendría que liderar en Europa y ser el primero en decir que con Maduro no son creíbles, como no fueron las presidenciales, que las hizo de forma totalmente ilegítima. Sin un presidente que haya jurado el cargo y haya sido elegido de manera democrática, la Constitución venezolana dice que es el presidente de la Asamblea. Creemos que esa es la garantía de que el proceso de cambio se produzca con libertad y democracia.

¿Es Garicano el hombre del Ibex en el Parlamento Europeo?

Ja, ja, ja. Segurísimo que no. Creemos que es muy bueno que España tenga grandes empresas, pero con absoluta convicción de que todo el mundo tiene que cumplir su parte. Y hay muchas empresas, en el Ibex y fuera, que pueden aprovechar agujeros fiscales para no contribuir y hay que buscar que Europa asegure que las bases imponibles son iguales en todos los países, que no existan agujeros como en Luxemburgo o Irlanda.

¿En qué líderes europeos se fija?

Emmanuel Macron es un líder que está haciendo reformas y buscando cambiar Francia. Nos va a inspirar. También hay otros líderes liberales como Verhofstadt. Y una tercera, la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

CARLOS PINA
Luis Garicano, durante la entrevista con 'El HuffPost'.

¿Qué es lo peor que se ha encontrado en la política?

La idea de que los políticos no trabajan es una locura, la mayoría trabaja mucho. Hay mucha gente muy preparada ganando muy poco dinero en todos los partidos. Hay muchas cosas que son sorpresas agradables, Ciudadanos es un partido que trabaja mucho y con buena gente. Quizás, está claro que se encuentra uno con situaciones en otros partidos de que gente poco cualificada llega a posiciones muy altas, mintiendo en los currículums y a base de enchufes.

En estos primeros días del Gobierno andaluz, hemos visto a una consejera naranja pidiendo perdón por lo que opinaba de la Semana Santa. ¿Qué opina usted de la Semana Santa?

Creo que las opiniones de la consejera en su vida privada cuando ni siquiera estaba en política son suyas personales y no hay que entrar en ellas para nada.

¿No lo ve como una medida de presión de Vox?

No, ha habido mucho lío en redes y se ha sentido en la necesidad de pedir perdón. Va a ser una buena consejera y va a hacer buenas cosas.

Antes de entrar en política, estuvo como economista en Chicago, Londres... Ha conocido el lado más salvaje del capitalismo, ¿no?

Bueno, por eso, no creo que el mercado funcione muy bien en Estados Unidos. Allí hay mucha gente sufriendo, hay una epidemia de suicidios, alcoholismo, drogadicción. El capitalismo sin un estado del bienestar fuerte no funciona. Tampoco funciona un estado del bienestar sin capitalismo, porque alguien tiene que crear riqueza. Mi visión es que los países que tienen un mercado que funciona mejor y más dinámicos son Dinamarca, Suecia y Holanda, con un estado del bienestar muy potente. No creo que Estados Unidos, salvo cosas concretas como las universidades y la innovación en Palo Alto, sea ejemplo de nada. Ahora mismo el coste de la medicina hospitalaria en Estados Unidos es mayor que todos los impuestos juntos.

Sánchez ha pactado con los que quieren destruir España

Por cierto, estamos hablando como candidato in pectore. ¿Pero cree que le va a salir algún rival en primarias?

Hay que hacer las primarias y se tiene que votar.

Y por ahora nadie...

Que yo sepa, no. Pero todo es posible.

Hablando de gobiernos de coalición y la fragmentación política. ¿A quién le gustaría de vicepresidente de un Gobierno liderado por Ciudadanos? ¿Pablo Casado o Pedro Sánchez?

Ja, ja, ja. No lo sé. Lo importante es que el presidente sea Rivera, pero no se me ha ocurrido quién debe ser el socio junior de la coalición. Los dos tendrían sus ventajas y desventajas. Sánchez, como ha dicho Rivera recientemente, por el camino que va ahora no sería un aliado que pudiéramos aceptar. Tendría que rectificar muchísimo.

En la pasada convención del PP, Pablo Casado llamó a su partido a ser la casa común de todo el centro derecha y hablaba de "imitadores", sin citarlos pero todos entendimos que era por ustedes y por Vox. ¿Se siente un imitador del Partido Popular?

Para nada. Ciudadanos tiene como posiciones centrales la regeneración, no creo que el PP pueda hablar de eso. Y, además, en Cs tenemos una posición liberal en lo social, cuando hablamos desde el colectivo LGTBI hasta la conciliación y la igualdad entre hombres y mujeres.

CARLOS PINA
Luis Garicano atienda a 'El HuffPost'.

Después del congreso de Cs en Coslada de hace dos años, ¿queda algún socialdemócrata dentro del partido?

Es que Europa, en cierto modo, tiene estos grandes estados del bienestar que se deben a los socialdemócratas de hace treinta o cuarenta años. En realidad en Europa todos somos hasta cierto punto socialdemócratas y todos somos liberales hasta cierto punto. Es decir, en Cs creemos que el estado del bienestar tiene que ser potente, universal y todo el mundo disfrutar de él. A la vez creemos en la libertad individual.

Por cierto, ¿está siguiendo la pelea entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón?

La seguimos todos más o menos, un folletín.

¿Con quién va?

No creo que haya una diferencia tan grande como la gente ve. Un grupo de amigos que ha sufrido los altos y bajos de la vida, como se metieron juntos hay un tema emocional más grande. Pero no creo que Errejón sea el moderado e Iglesias, el radical. Los dos comparten la ideología bolivariana. No tengo favorito.

Si estuviera Ciudadanos en La Moncloa, ¿cuál sería la primera medida que le gustaría aprobar? ¿Y qué derogaría?

La primera sería asegurar la independencia del Poder Judicial, de RTVE y de los organismos reguladores. Derogaría, con mayor urgencia, mucho del Estatuto de los Trabajadores que perjudica mucho a los trabajadores y las normas que crean la dualidad laboral. Muchas cosas en la regulación de muchos organismos que hacen que la corrupción sea tan predominante. Pero las prioridades serían la regeneración, el capital humano y la inversión en educación y universidad. Y acabar con la precariedad.

Defina a....

Albert Rivera: Líder

Pablo Casado: Imitador

Pedro Sánchez: Oportunista

Pablo Iglesias: Duro

Santiago Abascal: Populista

Luis Garicano: Trabajador

EL HUFFPOST PARA IKEA