INTERNACIONAL
30/01/2019 14:37 CET | Actualizado 30/01/2019 14:38 CET

Seis personas murieron cada día al intentar cruzar el Mediterráneo en 2018

La mayoría de las muertes se produjeron tras salir de Libia (más de 1.100) o en naufragios.

EFE
EFE

Cerca de 2.270 inmigrantes murieron o desaparecieron cruzando el Mediterráneo en 2018, una media de seis al día, según un informe de la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR) presentado este miércoles con el título Viajes desesperados.

La mayoría de las muertes se produjeron tras salir de Libia (más de 1.100) o en naufragios, según el informe.

Solo en las rutas de Libia a Europa una de cada 14 personas que llegaron a Europa perdió la vida, lo que representa un fuerte aumento con respecto a 2017.

En las rutas terrestres se produjeron 136 fallecimientos, frente a los 75 del año anterior.

El informe pone de relieve la caída general de los flujos migratorios a la UE a través del Mediterráneo en los últimos doce meses (139.300, frente a los 172.324 del año anterior), pese al incremento en la ruta occidental, es decir, la que llega a España, donde aumentaron en un 131 % en un año (de 28.300 en 2017 a 65.400 en 2018).

Pese al "estancamiento político" en la Unión Europea (UE) a la hora de gestionar el rescate y desembarco de los buques, "varios Estados se comprometieron a reubicar a las personas rescatadas en el Mediterráneo central, lo que podría ser una base para una solución predecible y duradera".

"Salvar vidas en el mar no es una opción, ni una cuestión de política, sino una antigua obligación", dijo hoy durante la presentación del informe el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

"Podemos poner fin a estas tragedias teniendo el coraje y la visión de mirar más allá del próximo barco y adoptar un enfoque a largo plazo basado en la cooperación regional, que coloca la vida y la dignidad humanas en su centro", añadió.

En el informe se indica, por otra parte, que España seguirá siendo en 2019 la principal puerta de entrada de los inmigrantes a la UE, lo que exigirá "solidaridad y esfuerzos para mejorar las condiciones de acogida".

En España se produjo un importante incremento en el número de muertos y desaparecidos en el mar, pasando de 202 en 2017 a 777 en 2018.

La Agencia de la ONU da una serie de recomendaciones para afrontar los retos que plantea la situación, empezando por la necesidad de crear en la UE "un mecanismo para reubicar a los solicitantes de asilo de los Estados miembros de la UE que reciben un número desproporcionado de solicitudes".

Hasta que se establezca un instrumento de este tipo, la ACNUR alienta a cerrar "acuerdos ad hoc" para fomentar la responsabilidad compartida, que deberían prever una reubicación voluntaria.

También recomienda el uso de procedimientos "acelerados y simplificados" para procesar con rapidez las solicitudes de asilo y asistir a las personas que necesitan protección internacional.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

ESPACIO ECO