ECONOMÍA
31/01/2019 10:41 CET | Actualizado 06/03/2019 14:02 CET

Uber y Cabify anuncian que dejan Barcelona por la regulación del Govern

Imagen de Uber.

Uber y Cabify han anunciado que, a partir de mañana, suspenden su servicio en la ciudad de Barcelona después de que el Govern haya aprobado, el pasado martes, la regulación que limitaría la forma en que operan en la ciudad.

La plataforma de reserva de vehículos con conductor (VTC) Uber ha justificado así su decisión: "Ante las restricciones a las VTC aprobadas por el Govern de Cataluña [región del noreste de España], nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona a partir de mañana", ha señalado a través de un tuit la empresa estadounidense, acusada por los taxistas de competencia desleal.

Por su parte Cabify también ha anunciado que dejará de prestar servicio en Cataluña este viernes coincidiendo con la entrada en vigor del decreto del Govern que fija la obligación de precontratar sus servicios con una antelación de 15 minutos.

Fuentes de la compañía han explicado a Europa Press que cuando los usuarios intenten utilizar su aplicación recibirán un mensaje explicando que "han sido expulsados" de Catalunya por la nueva regulación de vehículos de alquiler con conductor (VTC).

En un comunicado este jueves, la compañía ha dicho que la regulación tiene "como único objetivo, y por tanto también como consecuencia final, la expulsión directa" de Cabify y de sus empresas colaboradoras.

Consideran que el decreto impone "medidas artificiales y altamente restrictivas" que destruirán un sector que ha empleado a más de 3.000 personas en Catalunya, según sus cifras.

Por ello, la empresa ha criticado que el conseller de Territorio y sostenibilidad, Damià Clavet, haya "cedido a la presión y exigencias" del sector del taxi, perjudicando gravemente el interés de los ciudadanos, en su opinión.

La compañía ha subrayado que el 98,5% de los viajes gestionados a través de la aplicación de Cabify --con un millón de usuarios registrados-- se contratan con menos de 15 minutos de antelación.

A la decisión de Cabify se ha sumado Uber, que también ha anunciado este jueves que deja de funcionar en Barcelona por las "restricciones" impuestas al sector.

ESPACIO ECO