TENDENCIAS
02/02/2019 12:01 CET | Actualizado 02/02/2019 12:01 CET

Pablo Chiapella revela a qué se dedicaba antes de ser Amador Rivas en 'La Que Se Avecina'

También contó en 'Volverte a ver' una divertida anécdota sobre el apellido que le escribieron en una carta.

Telecinco
Pablo Chiapella en 'Volverte a ver'.

Pablo Chiapella acudió este viernes a Volverte a ver (Telecinco) para sorprender a David, un fan que nació con una malformación en el brazo y que se fabricó a los nueve años un brazo con piezas de Lego.

Pero antes de dar la sorpresa el joven, el actor fue entrevistado por el presentador Carlos Sobera y reveló dos cosas curiosas: a qué se dedicaba antes de ser actor y dar vida a Amador Rivas en La Que Se Avecina y una divertida anécdota sobre la confusión que genera la pronunciación de su apellido.

Puedes verlo aquí

El programa emitió un vídeo de presentación del actor que contaba que sus orígenes laborales no apuntaban precisamente al mundo del espectáculo. Chiapella estudió Magisterio y se diplomó en Educación Física por lo que su primer trabajo fue como profesor.

Su primera oportunidad llegó al acompañar a Ernesto Sevilla a un casting en Madrid para un canal de comedia. Así empezó a salir en La hora chanante (Paramount Comedy) y fue encadenando otros proyectos hasta que en 2007 se metió en los hogares de media España con su personaje en La Que Se Avecina.

Un apellido difícil

Después del vídeo, Sobera quiso resolver un espinoso asunto: la confusión que genera la pronunciación de su apellido. "Quiero que nos des una práctica breve de cómo se pronuncia correctamente tu apellido", solicitó el presentador.

"¿Te digo cómo no se pronuncia primero? No se dice Chapela, Chapelas, Chapolla...", enumeró el actor. Como el último nombre dejó a Sobera sorprendido, Chiapella explicó que le había llegado una carta a nombre de Chapolla. "No la abrí. Se la di a mi padre que para eso el apellido es suyo y dije: 'Aclárate tú con esto", bromeó.

Al final señaló que su apellido en realidad era sencillo porque se pronunciaba igual que se escribía: Chiapella. "No sé por qué la gente se suele comer la ll o la i, o le pone una s", comentó.

ESPACIO ECO