POLÍTICA
07/02/2019 12:17 CET | Actualizado 07/02/2019 12:18 CET

Garzón ve bien una tercera persona en las negociaciones entre Sánchez y Torra, "se llame relator o notario"

Califica de "irresponsable" la respuesta de PP, Cs y Vox.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha afirmado este jueves que ve "una buena noticia" la inclusión de una tercera persona en las negociaciones entre el Gobierno de España y el autonómico de Cataluña, "se llame relator o notario", al tiempo que ha calificado de "irresponsable" la respuesta de PP, Cs y Vox a esta reunión.

"Evidentemente estoy de acuerdo con que haya soluciones políticas a un problema político, y si se llama relator pues que se llame relator y si se llama de otra forma pues que se llame de otra forma, pero creo que el diálogo y la negociación no hacen ningún daño a nadie", ha resaltado en Málaga a los periodistas momentos antes de participar en la marcha que recuerda el éxodo de Málaga a Almería ocurrido en la Guerra Civil, conocido como La Desbandá.

En este sentido, ha explicado que cree "un callejón sin salida" las "propuestas de la derecha" para resolver "ningún tipo de problema ni en Cataluña ni en España", al igual que opina que "las soluciones independentistas unilaterales tampoco lo iban a hacer ni lo van a hacer en el futuro".

Por estos motivos, ha señalado que "estamos condenados a dialogar" y ha añadido que si hay gente que pueda contribuir a ello, aunque no pertenezcan ni al Govern de Cataluña ni al Gobierno de España, lo ve "una buena noticia" independientemente del nombre que se le dé, lo que ha considerado una "cuestión secundaria".

"Se trata de aceptar la filosofía de que si queremos ponernos de acuerdo entre gente que piensa diferente es bastante normal que haya gente que pueda contribuir a facilitarlo, es absolutamente normal y democrático", ha destacado al respecto, al tiempo que ha recordado que las reuniones entre el Gobierno de España y el autonómico Catalán "debería entrar dentro de la normalidad democrática".

Por estos motivos ha apuntado que, a su juicio, "llamar 'alta traición' a una reunión es tener los parámetros muy desubicados, por lo que ha calificado de "enorme sobreactuación" la respuesta de la derecha.

"El hecho de que pudiera haber otras terceras personas que pudiera contribuir a que esas conversaciones salgan bien no nos parece en absoluto una mala idea. De hecho esto cuando se comenta en cualquier otro país con una larga tradición democrática les parece lo más normal del mundo", ha remarcado al respecto.

Crítica al tono "belicista" de Casado

Asimismo, Garzón ha criticado "la reacción virulenta, belicosa, esa reacción que representó muy bien el propio dirigente del PP, Pablo Casado, con una violencia verbal profundamente inadecuada", que en opinión del líder de IU "lo que hace es estimular a gente en códigos profundamente belicistas, adversivos, hostiles, que es lo último que necesitábamos en nuestro país".

"Lo que yo creo es que las tres derechas están compitiendo electoralmente entre ellas y aprovechan cualquier oportunidad para radicalizar su discurso, incrementar el nivel de hostilidad que hay en nuestra sociedad y eso lo hace absolutamente irresponsable", ha resaltado.

Por estos motivos ha considerado que la manifestación convocada el próximo domingo por PP y Cs en la madrileña Plaza de Colón tiene una intención de "romper España, porque lo que hace es enfrentar a unos españoles contra otros españoles con unos excesos discursivos y retóricos que lo único que hacen es propagar el odio".

En este sentido, ha señalado que "en un momento como este lo que necesitamos es diálogo, paz y cohesión social", valores que ha reivindicado en el acto por La Desbandá y que considera se defienden en este tipo de eventos.

"Estamos enormemente preocupados por la deriva profundamente hostil de las tres derechas, una deriva muy peligrosa que lo que rompe es la cohesión social y rompe a nuestro juicio España", ha afirmado, por lo que ha hecho un llamamiento a la ciudadanía a defender la democracia.

Así, ha considerado que el discurso de Casado, Rivera y Abascal es "de enorme irresponsabilidad" y ha advertido que si esos mensajes "se normalizan pues desde luego nos van a llevar a un lugar mucho más peligroso que puede poner en riesgo la democracia".