POLÍTICA
07/02/2019 08:45 CET | Actualizado 07/02/2019 08:50 CET

La reflexión de Àngels Barceló que explica por qué el "relator" de Sánchez es "una torpeza inmensa"

"Sólo explicada por su apego a La Moncloa".

GTRES
GTRES

La periodista Àngels Barceló ha resaltado —en su comentario La excusa perfecta para incendiar la calle, en la Cadena Ser— la "torpeza inmensa" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de introducir un mediador en la mesa de partidos para Cataluña, "sólo explicada por su apego a La Moncloa".

"¿Qué hace el Gobierno entrando en el formato de una reunión de partidos en Cataluña?", se pregunta Barceló, quien resalta que "cuando hay que dar tantas explicaciones" como las que tuvo que dar la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, "es que tienes un problema": "Y el problema se llama negociación para la aprobación de los presupuestos que permitan alargar la legislatura".

En este contexto, Barceló cree que los daños colaterales no calculados, o sí pero no suficientemente dimensionados, está la "munición entregada a la oposición de la derecha y la ultraderecha": "Ya tienen la excusa perfecta para incendiar la calle. Lo del relator es el detonante, ellos ni siquiera quieren el diálogo", ha argumentado Barceló.

"Otra vez la plaza de Colón como símbolo de la derecha, a dos días del inicio del juicio del procés, que lo que necesita, precisamente, es calma y responsabilidad política", ha considerado la periodista, antes de concluir: "El lugar para hacer oposición es el Parlamento y no la calle".

Pincha aquí para escuchar el comentario en la web de la Cadena Ser

La excusa perfecta para incendiar la calle

La figura del relator aceptada por el Gobierno para la mesa de partidos sobre Catalunya ha sido la chispa que necesitaba la derecha para prender el fuego de la movilización. Hoy la vicepresidenta del gobierno ha intentado explicar en qué consiste la figura que ha incendiado al propio socialismo, sobre todo a aquellos barones que tienen elecciones a la vuelta de la esquina. Al margen de lo que supone, como decíamos ayer, de aceptación del falso relato independentista sobre la calidad de nuestra democracia, la decisión del Gobierno de Sánchez, solo explicada por su apego a la Moncloa, es de una torpeza inmensa.

¿Qué hace el Gobierno entrando en el formato de una reunión de partidos en Catalunya? Explicarlo es tan complicado como ha demostrado Carmen Calvo. Cuando hay que dar tantas explicaciones es que tienes un problema, y el problema se llama negociación para la aprobación de los presupuestos que permitan alargar la legislatura.

Y entre los daños colaterales no calculados, o sí pero no suficientemente dimensionados, está la munición entregada a la oposición de la derecha y la ultraderecha que, de la mano, Ciudadanos, PP y Vox, ya han convocado una concentración en la plaza de Colón de Madrid, como en los viejos tiempos. Y todo esto con sobreactuación de Casado incluida, que ha acudido al diccionario de la RAE para ver qué tipo de adjetivos cuadraban más a la situación. Traidor, felón, ilegítimo, todo dedicado a Pedro Sánchez, presentado por el líder del PP como el mayor peligro para la democracia. Viniendo del líder de un partido que utilizó fondos reservados para intentar hacer desaparecer pruebas sobre su financiación ilegal es de morirse de la risa si no fuera porque todo es de una gravedad preocupante.

Ya tienen la excusa perfecta para incendiar la calle. Lo del relator es el detonante, ellos ni siquiera quieren el diálogo. Y el diálogo no solo sirve para encontrar la salida en Catalunya. El diálogo debería servir también para ellos, porque es el cauce político y no la irresponsabilidad de llamar a la gente a la movilización y trasladarle la crispación que ellos van escalando. La agenda de la movilización sustituye a la agenda política. Ha sido grotesca la carrera entre PP y Ciudadanos por ser el primero en convocar.

Otra vez la plaza de Colón como símbolo de la derecha, a dos días del inicio del juicio del procés, que lo que necesita, precisamente, es calma y responsabilidad política. El lugar para hacer oposición es el Parlamento y no la calle.

ESPACIO ECO