ECONOMÍA
12/02/2019 18:00 CET | Actualizado 12/02/2019 21:21 CET

El Gobierno rechaza el "chantaje" de los independentistas y da por perdidos los presupuestos

El tono bronco del debate de totalidad hacía pensar que los diputados asistieran más bien a una moción de censura al Gobierno de Pedro Sánchez.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha subido a la tribuna del Congreso este martes a mediodía para realizar una última y encendida defensa de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, cuando apenas quedan esperanzas para que este proyecto de ley sobreviva más allá de esta semana.

Seis enmiendas a la totalidad amenazan con tumbar este miércoles las primeras cuentas elaboradas por el Gobierno del PSOE y su aprobación podría significar el adelanto de las elecciones generales. La última vez que se devolvieron unos presupuestos fue hace 24 años. Ironías de la vida, en aquella ocasión también dormía en el Palacio de La Moncloa un presidente socialista.

Como era de esperar, el tono bronco se ha apoderado de los oradores que intervenían en el debate de totalidad. En algunos momentos parecía que los diputados asistían más bien a una moción de censura de los partidos de la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez.

Consciente de la importancia de la votación del miércoles, Montero ha criticado con dureza a las formaciones independentistas y a los partidos de derechas, que pretenden juntar sus votos para que los presupuestos no continúen con su tramitación, a pesar de sus diferencias ideológicas.

"Todo indica que el independentismo votará en contra de unos presupuestos sociales y buenos para Cataluña, y la derecha votará en contra de unos presupuestos sociales y buenos para España. ¿No será que viven mejor en la confrontación?", ha afirmado la ministra.

Montero ha lamentado que el juicio al procés haya polarizado las posiciones, ha acusado a Pablo Casado, presidente del PP, y a Albert Rivera, su homólogo en Ciudadanos, de la "escalada de la crispación" y ha avisado de que el Gobierno no va a ceder al chantaje.

"Este Gobierno no va a ceder a ningún chantaje por parte de nadie, no va a admitir en ninguna circunstancia, que en ningún orden del día esté el derecho de autodeterminación para Cataluña", ha aseverado Montero.

Unos y otros votan juntos para rechazar la recuperación de derechos de la ciudadanía"María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Esa distancia y dureza marcadas por Montero en la tribuna del Congreso con ERC y PDeCAT, las dos partidos independentistas que han presentado enmiendas a la totalidad, hace presagiar que este debate de totalidad era en realidad el inicio de una campaña electoral en la que el PSOE pugne por ocupar el centro político tras la foto de los tres líderes de derechas en la concentración de Colón.

A pesar de esa sesión bronca, la ministra ha apelado a que los diputados permitan la tramitación de las cuentas. "Les pido que enmienden las cuentas, y que intentemos llegar a acuerdos y encontrar la mejor solución. No puede haber excusas para que no prevalezca el bien común, que es el bien de todos", ha afirmado Montero.

PP y Ciudadanos piden elecciones

La oposición ha sido implacable con el Gobierno ante la evidente falta de apoyos. Casado se ha dirigido principalmente a Sánchez en su intervención, al que ha exigido la convocatoria de elecciones de manera inmediata.

"Ustedes, y lo digo aquí solemnemente, han traicionado a la Constitución española. Convoquen elecciones, ¡váyanse! Este país merece un Gobierno mejor que el que ustedes representan", ha asegurado.

Al igual que su homólogo, Rivera ha exigido que pusiera "fecha y hora" para las elecciones tras criticar los supuestos acuerdos de Sánchez con los independentistas. "No se puede ser presidente de España y esconder las urnas", ha afirmado el líder de Ciudadanos.