INTERNACIONAL
14/02/2019 10:05 CET | Actualizado 14/02/2019 10:10 CET

Un desliz del jefe negociador del Gobierno británico para el Brexit destapa los planes de May

Justo el Parlamento británico debate y vota hoy los pasos para que Reino Unido se separe de la UE.

Hannah Mckay / Reuters
Theresa May, retratada ayer en Downing Street.

Un desliz de Olly Robbins, el jefe negociador del Gobierno británico para el Brexit, en una conversación en un bar, ha dejado al descubierto los que serían los planes de Theresa May de cara al divorcio con Europa: o el Parlamento apoya el plan presentado por la primera ministra conservadora o respalda un largo aplazamiento de la aplicación del proceso de salida del Reino Unido.

Este mensaje fue trasladado por Robbins a varios colegas, el martes por la noche, en una conversación privada en un bar de un hotel de Bruselas, según informó un un corresponsal de la cadena de televisión ITV News, que logró escuchar las palabras de la conversación.

Robbins se encontraba en el bar de un hotel de Bruselas hablando en voz alta con dos colegas y varios de los presentes en la sala pudieron escuchar lo que decía, según el reportero de la cadena de televisión británica. "Durante esa conversación, Olly Robbins dijo que, en su opinión, espera que los parlamentarios o apoyen el acuerdo de May o la prórroga de las conversaciones con la Unión Europea".

En concreto, el jefe negociador británico señaló que los parlamentarios tendrán que pronunciarse en marzo a favor de un acuerdo revisado del proceso de salida de la Unión Europea o respaldar un aplazamiento significativo del Brexit. "La cuestión es si Bruselas es clara en los términos de la prórroga", aseguró Robbins. "Al final probablemente nos darán una prórroga", señaló, según el relato de ITV News.

El mensaje de Robbins constrasta con la posición que ha mantenido la primera ministra británica, quien ha subrayado que Reino Unido abandonará la UE en la fecha inicialmente prevista, el 29 de marzo, y ha descartado negociar para un aplazamiento de la aplicación del Brexit.

En su conversación, Robbins dijo además que confía en que el temor a una demora del Brexit pueda hacer que los parlamentarios se centren y apoyen el plan de May."Tenemos que hacerles cree que la semana que termina marzo la prórroga es posible pero que si no aprueban el acuerdo, la prórroga será larga", indicó. "El enfrentamiento grande se centra en la red de seguridad", afirmó Robbins, en referencia al plan de salvaguarda para evitar una frontera estricta entre el Irlanda del Norte e Irlanda.

"Nosotros acordamos un puente pero ha aparecido como una red de seguridad", apostilló. Un portavoz del Gobierno británico consultado por ITV News ha rechazado pronunciarse sobre las palabras de Robbins con el argumento de que no habla sobre conversaciones privadas. "El Gobierno está centrado en garantizar las mejoras que el Parlamento necesita para aprobar un acuerdo para que podamos salir de la Unión Europea el 29 de marzo", ha subrayado.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Hoy, debate

Esta polémica surge justo cuando hoy la Cámara de los Comunes debate y vota sobre los pasos a seguir en la negociación del Brexit", mientras May mantiene en paralelo contactos con Bruselas para modificar el acuerdo ya negociado.

Los diputados votarán enmiendas a una moción neutra del Gobierno, al término de un debate que empezará sobre las 11.30 hora local (una más en la España peninsular) y una vez que el presidente de la cámara baja, John Bercow, decida qué enmiendas serán sometidas a votación, en lo que será una jornada destinada a conocer dónde reside el consenso sobre el divorcio comunitario.

La primera ministra volverá a presentar una iniciativa similar a la de hoy el próximo 26 de febrero si para entonces el Gobierno no ha podido concretar un acuerdo con el bloque europeo. El texto de la moción de hoy aún no ha sido divulgado pero ha provocado ya el malestar de los euroescépticos conservadores ante la posibilidad de que plantee impedir una salida sin acuerdo, algo no aceptable para ese grupo de parlamentarios puesto que quieren que el país salga de la UE este 29 de marzo con o sin pacto.

El pasado enero, los diputados rechazaron el texto negociado con Bruselas, pero días después aprobaron una enmienda que pidió que la primera ministra renegociase el documento y también se mostraron a favor de que la salida del Reino Unido de la UE sea con acuerdo.

May se mostró ayer determinada a cumplir con la fecha del Brexit este 29 de marzo y hacerlo con un acuerdo. La primera ministra quiere de Bruselas una garantía vinculante sobre la controvertida salvaguarda irlandesa, pensada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas.

Esa cláusula establece que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes.

May pide garantías de que el Reino Unido no permanecerá atado a las normas del mercado único si Londres y Bruselas no llegan a un acuerdo sobre su futura relación después del Brexit.

QUERRÁS VER ESTO

Viaje al corazón del Brexit: Escocia.