INTERNACIONAL
22/02/2019 14:39 CET | Actualizado 08/05/2019 10:53 CEST

Frans Timmermans, la última esperanza de los socialdemócratas para Europa

El candidato principal del Partido Socialista Europeo quiere dar la batalla por suceder a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea.

LePoint.fr
Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea y cabeza de lista de los socialdemócratas en las elecciones europeas.

A pesar de lo que pudiera parecer, Franciscus Cornelis Gerardus Maria Timmermans no es un personaje de la popular saga de novelas de Harry Potter. Se trata de un político neerlandés, más conocido en Bruselas como Frans Timmermans, que ejerce como vicepresidente primero de la Comisión Europea, la mano derecha del luxemburgués Jean-Claude Juncker.

Nacido en Maastricht en 1961, casado en dos ocasiones y con dos hijos de cada matrimonio, Timmermans fue ministro de asuntos exteriores de Países Bajos durante dos años.

A pesar de pertenecer a un país relativamente pequeño, logró reconocimiento internacional gracias a un emotivo discurso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en 2014, en el que condenó el derribo del vuelo de Malaysia Airlines por un misil de las milicias prorrusas mientras sobrevolaba Ucrania y pidió respeto por los fallecidos. 192 de las 298 víctimas del accidente eran holandesas.

"Desde el jueves, he estado pensando, ¡qué horrible deben haber sido los últimos momentos de sus vidas!, cuando supieron que el avión se caía. ¿Se entrelazaron las manos con sus seres queridos?, ¿Mantuvieron a sus hijos cerca de sus corazones? ¿Se miraron a los ojos, una última vez, en una despedida sin palabras? Nunca lo sabremos", dijo Timmermans con voz entrecortada por la emoción.

La batalla se juega en Europa

Este discurso disparó su reconocimiento, tanto que cuando, apenas unos meses después, fue designado vicepresidente primero y comisario europeo era el miembro más popular del Gobierno de Mark Rutte. "Sus cualidades excepcionales, tanto en los Países Bajos como en Bruselas, son bien conocidas", señaló el primer ministro neerlandés cuando anunció su nombramiento ante el Parlamento.

Ahora, Timmermans aspira a suceder a Juncker al frente de la Comisión, después de las elecciones europeas, que se celebrarán el 26 de mayo, tras ser nombrado spitzenkanditat (candidato principal) del Partido Socialista Europeo (PES), al que pertenece el PSOE.

"Timmermans jugará un papel importante en las instituciones europeas, tras las próximas elecciones del mes de mayo. Si los socialdemócratas ganamos, será el presidente de la Comisión", explica Elena Valenciano, eurodiputada del PSOE y vicepresidenta del grupo socialista (S&D), a El HuffPost.

No lo tendrá nada fácil, ya que ninguna encuesta pronostica su victoria en una batalla que se espera épica para el futuro de la Unión Europea. Timmermans se enfrenta al conservador Manfred Weber (EPP), los ecologistas Ska Keller y Bas Eickhout (EGP), el euroescéptico Jan Zahradil (ACRE) y el candidato liberal que pacten entre ALDE y Emmanuel Macron.

Aunque Timmermans no pretende rendirse sin dar la batalla, tal y como pudo comprobar El HuffPost en un encuentro con periodistas organizado por el PSOE en la sede de Ferraz para darle a conocer a la opinión pública española. "No es fácil, pero el reto no sería divertido si fuera fácil", reconoce el propio Timmermans.

No es fácil, pero el reto no sería divertido si fuera fácil"Frans Timmermans

Este político de trato afable, miembro del Partido del Trabajo holandés (PvdA) desde 1990, se ha convertido en la última esperanza de los socialdemócratas para Europa. Los partidos miembros del PES viven horas bajas con resultados muy pobres en las últimas elecciones. Poco queda de los otrora poderosos PASOK griego, el Parti Socialiste francés y el Partito Democratico italiano.

Por si fuera poco, la Unión Europea afronta una batalla crucial en estos comicios, ya que puede cambiar completamente si los euroescépticos y la extrema derecha logran la victoria.

"Los extremistas quieren que destruyamos Europa y volver a los Estados nación. Los conservadores piensan que Europa es vulnerable y que es mejor dejar todo como está. Nosotros queremos una transición hacia una Europa más social, que responda a las necesidades de los ciudadanos", señala Timmermans.

La puesta de largo de su campaña se hará en Madrid, ciudad que acogerá la convención del Partido Socialista Europeo el 22 y 23 de febrero, durante la que se lanzará el manifiesto común, llamado Un nuevo contrato social para Europa, con el que los socialdemócratas concurrirán a la campaña de las europeas.

Firme con Cataluña

Timmermans no es muy conocido en España, algo que puede jugar en su contra, aunque ocurre lo mismo con sus rivales. Sin embargo, el vicepresidente de la Comisión sí se ha pronunciado en numerosas ocasiones con claridad sobre la situación en Cataluña, en la que ha defendido siempre la ilegalidad del referéndum y la actuación posterior de la justicia española.

"El respeto de la ley no es opcional, es fundamental. Si la ley no te da lo que quieres, puedes oponerte a ella, puedes trabajar para cambiarla, pero no puedes ignorar la ley", afirmó Timmermans frente al Parlamento Europeo el 4 de octubre de 2017, apenas unos días después de la celebración del referéndum. Un discurso de siete minutos que supuso un verdadero jarro de agua fría para los independentistas.

Una firmeza que también ha mantenido contra el auge de la extrema derecha en Europa, tema que ha convertido en su lucha. "Timmermans ha sido un firme adversario de los nacional populistas en su batalla contra las libertades y el Estado de derecho", señala Valenciano.

"Un europeísta con sensibilidad social, capacidad de diálogo y fuertes convicciones democráticas que le han llevado a ser el azote de la extrema derecha en Bruselas", apunta en el mismo sentido Javi López, eurodiputado del PSC, a El HuffPost.

Defensa de los valores europeos

Timmermans considera vital que los ciudadanos europeos recuperen la confianza en la UE. "Lo que hace la Unión Europea no son las instituciones, el mercado común o la moneda única, son sus valores. Proteger esos valores es esencial para proteger la UE", afirma.

A diferencia de otros burócratas de Bruselas, Timmermans no tiene miedo a afrontar debates incómodos, ya sea Cataluña, Venezuela o la migración. "Es sólido, europeísta al 200%, trabajador, valiente en la defensa de sus principios", destaca Valenciano.

Apuesta por cambiar aquello que no funciona. "Dejar morir a gente en el Mediterráneo es contrario a los valores, pero tampoco podemos dejar entrar a todo el mundo", afirma. "Hay que reformar [el reglamento de] Dublín para que se convierta en un verdadero mecanismo de solidaridad entre los diferentes países".

Por eso, la campaña de los socialdemócratas se centrará en los derechos sociales, de la que Timmermans resume cinco prioridades:

  • "Queremos un salario mínimo en todos los países"
  • "Queremos que todas las empresas paguen impuestos en los países en los que operen"
  • "Queremos acabar con la brecha salarial en cinco años"
  • "Elaborar un programa para acabar con la violencia de género"
  • "La transición ecológica"

Siete idiomas y vida en varios países

A pesar de haber nacido en Maastricht, Timmermans vivió gran parte de su infancia en el extranjero, porque su padre era diplomático. Residió en Roma (Italia) y Nancy (Francia). Posteriormente, trabajó en la embajada de Países Bajos en la Unión Soviética. Fue uno de los redactores de la fallida Constitución Europea, recuerda EUObserver. "Conoce la Unión Europea como la palma de su mano", afirma Valenciano.

Una de las grandes habilidades de Timmermans es su capacidad para aprender idiomas y hablarlos sin que parezca que es extranjero. Aparte de sus lenguas nativas, habla con fluidez otros cinco idiomas: italiano, ruso, francés, alemán e inglés.

"Un súper políglota que le gusta usar referencias literarias de autores de países de su interlocutor. Bruselas es una ciudad repleta de gente culta y muy preparada, aún así, Timmermans siempre ha conseguido destacar durante estos años en la capital de Europa", señala López.

Amigo de Josep Borrell

Ante las preguntas de los periodistas, Timmermans no quiso ocultar su predilección por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell —al que llama cariñosamente Pepe—, como futuro cabeza de lista de los socialistas españoles a las elecciones europeas.

"No sé quién va a ser el candidato del PSOE, pero conozco a Pepe Borrell desde siempre. Ha sido un increíble presidente del Parlamento Europeo y un gran amigo. Ahora está haciendo un gran trabajo como ministro de asuntos exteriores", afirma Timmermans.

"Yo soy de un pequeño pueblo minero en el sur de Países Bajos, al igual que Borrell, que es catalán. Él fue construyendo su personalidad primero desde lo local, después lo nacional y después lo europeo", señala.

EFE
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans.

Vida privada, cultura y deportes en su Facebook

Firme europeísta, Timmermans suele utilizar sus propias vivencias, así como fotografías de su vida, para defender los avances que supone la pertenencia a la UE a través de en su página de Facebook.

"Cuando nació mi primera hija, Daphnée, yo solo tuve derecho a dos días de descanso: uno para estar en el nacimiento y otro para inscribirla en el Ayuntamiento. Ahora, gracias a la UE, su pareja puede obtener hasta dos meses de permiso de paternidad pagadas para pasar un tiempo precioso con sus hijos si deciden formar una familia", contaba recientemente.

Estas vivencias personales se entremezclan en la página en la red social con fotos de los actos oficiales, comentarios sobre la campaña electoral, recomendaciones culturales y fotos deportivas. "Es muy amable. De hecho, es tan amable que no parece holandés", señala López. "Un gran tipo", coincide Valenciano.

Este medio se ha puesto en contacto con responsables políticos de otras formaciones políticas europeas, que han declinado participar al estar en campaña electoral.

Facebook no es el único sitio donde se puede saber cómo es este político europeo en su vida real. Al igual que hiciera Fernando León de Aranoa con los miembros de la dirección de Podemos, el director de cine Dirk-Jan Roeleven siguió a Timmermans durante dos años tras su aterrizaje en Bruselas para grabar el documental The European, que se publicó en 2016. El vicepresidente europeo aparecía en todo tipo de situaciones: desde cocinando con pantalones cortos hasta cantando en un karaoke.

La batalla por Europa está servida y Timmermans intentará ganar en mayo.

EL HUFFPOST PARA IKEA