TENDENCIAS
26/02/2019 19:06 CET | Actualizado 26/02/2019 19:20 CET

El mensaje de superación que hay detrás de la foto de Selma Blair ('Crueles intenciones') con bastón en la fiesta 'Vanity Fair' de los Oscar

"No importa cuán dura sea esa enfermedad, ella es una luchadora".

Selma Blair, en la fiesta Vanity Fair de los Oscar 2019.

Es una de las fotos que más se recordará de los Oscar 2019: la actriz Selma Blair llegando con un bastón a la fiesta Vanity Fair. Y lo es, no por el espectacular vestido de Ralph & Russo elegido por la protagonista de Crueles intenciones y Una rubia muy legal, sino por el bastón con el que posó ante las cámaras. Había un mensaje muy potente detrás.

Blair, que el 20 de octubre de 2018 anunció a través de Instagram que padece Esclerosis Múltiple, quiso dar un paso al frente con esta aparición sorpresa, como señaló la periodista Jessica Radloff, de la revista Glamour, en su cuenta de Twitter.

El percance de Paulina Rubio en los Oscar que nadie vio

"De lo que todo el mundo hablará mañana es de la valiente Selma Blair haciendo su primera aparición pública desde que anunció que tenía Esclerosis Múltiple. Usa un bastón para ayudarse a andar, pero vino a demostrar que no importa cuán dura sea esa enfermedad, ella es una luchadora", escribió la editora, a la que la actriz respondió con un "Gracias".

El tuit de Radloff ha conseguido más de 6.000 retuits en menos de 48 horas y supera los 36.000 me gusta. Además, acumula cientos de comentarios.

A esta aparición también se ha referido la propia Blair en Instagram, donde ha compartido una imagen de la mano de su amigo Troy Nankin. "Hay momentos que nos definen. Y esta es una de esas marcas de agua imborrables en mi corazón. Él es Troy Nankin, mi expublicista que se convirtió en mánager, mejor amigo y falso esposo, como bromeamos. Me he convertido en una mujer diferente en los últimos años, a través de las luchas y de la maternidad", escribió la actriz, que después recuerda su primera vez en esta fiesta junto a Jake Gyllenhaal.

No hago nada como lo hacía antes. Aunque lo haré. Puedo recuperar mucho.

"Fue como un rayo de luz. Todavía estoy emocionada, así que había algo de nerviosismo. No hago nada como lo hacía antes. Aunque lo haré. Puedo recuperar mucho. Tengo que trabajar. Y podré hacer mucho más por mi cuenta, pero este hombre, hasta que ese momento llegue, este hombre y muchos otros iluminan el camino y sostienen la luna", apuntó.

"Troy fue un héroe. Quiso que brillase en un momento tan desafiante. Él sabía que quería ser capaz de pararme orgullosamente como la mujer en la que me he convertido, y la que espero ser. Quería poder formar parte de algo tan especial cuando mi cuerpo, aún, no se mueve con claridad. Sentí el amor de los fotógrafos que me vieron juguetear con alfombras rojas desde que tenía veinte años. Sentí el calor de sus palabras. La fuerza de mi vestido, su atención. Esperaba que mi cerebro pudiera enviar señales durante el tiempo que estuviese allí. Y sollozaba. Aprecio cada segundo. En cada lágrima, él estuvo ahí. Como siempre lo ha estado. Y esa es la razón por la que pude hacerlo. Gracias, Troy. Estuvimos justo donde quería estar. Por una noche. Y luego me hice una foto con Diana Ross (¡Oh mi Dios!). Amor verdadero. Aquí. Siempre".

ESPACIO ECO