POLÍTICA
27/02/2019 20:20 CET | Actualizado 27/02/2019 20:21 CET

Diario del juicio del 'procés', día 8: Rajoy y Santamaría, los testigos del Gobierno

Las reuniones con la Generalitat, el 155, la violencia, las cargas policiales, la unidad de España...

EFE
La ex vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el expresidente, Mariano Rajoy.

La frase

"Lamento las imágenes que se vieron el 1-O". Lo ha dicho el expresidente del Gobierno central, el popular Mariano Rajoy, que comparecía como testigo estrella. Ha habido que esperar casi un año y medio para escucharle tan claramente una disculpa por las cargas policiales que se vivieron durante el refrendo.

La clave

¿Hubo o no violencia? De que se ejerciera violencia y con qué propósito dependen los principales delitos que se están enjuiciando en el Tribunal Supremo, de ahí que haya sido un asunto clave tanto en las preguntas de los fiscales como de las defensas y las acusaciones. "Indudablemente" hubo violencia el 1-O y que la policía evitó situaciones "más graves", ha dicho la exvicepresidenta. "La violencia es lo que se produjo ese día", ha señalado, en referencia a la concentración del 20-S, ante la Consellería de Economía, en Barcelona. No obstante, su fuente de información son los medios, "lo que vio". Nada oficial que citar.

Rajoy, por su parte, ha dicho que durante aquella etapa los miembros de la Generalitat "eran plenamente conscientes desde el primer día" de que no iba a autorizar un referéndum, porque "ningún presidente del Gobierno de ningún país" puede aceptar que "alguien quiera liquidar la legalidad", lo que acabó en violencia, pese a los avisos de Madrid. El discurso clavado de la Fiscalía. "¿Enfrentamientos? En una situación como esa es normal que se puedan producir enfrentamientos, sobre todo cuando hay voluntad en algunos casos concretos de que los haya", ha añadido.

Las polémicas

A petición de la abogada Marina Roig (de quien depende la defensa de Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, en la sala del juicio se ha proyectado un vídeo de TV3 con las cargas del 1-O y con testimonios de algunas de las personas alcanzadas por los agentes. Se han podido ver tras un tira y afloja entre el juez Marchena y la letrada, que insistía en ello. Cuando han puesto las imágenes, ha preguntado a Rajoy y el expresidente ha confesado que "desgraciadamente" había visto muchas de esas situaciones. Siempre intentando no dar con sus palabras arsenal a las defensas.

Ahí es cuando ha llegado su disculpa. "Lo lamento muchísimo, no me gustan, esas ni otras", ha enfatizado Rajoy ante los jueces, y ha ha añadido: "La responsabilidad de los dirigentes políticos es evitar que se produzcan acontecimiento como he visto aquí (...) Si se hubiera cumplido la ley, no habríamos visto ni esas imágenes ni otras".

Y, por supuesto, el mayor choque se ha producido cuando los dos exparlamentarios de la CUP Antonio Baños y Eulalia Reguant, que se han negado a responder a las preguntas de Vox, de la acusación particular. Eso lo pueden hacer los acusados, pero no los testigos, que tienen obligación de contestar a todo. "Por dignidad democrática y antifascista me niego a ser interrogado por Vox, no así por las otras partes a las que sí contestaría con sumo gusto", ha dicho Baños. "Asumo las consecuencias delante de un partido machista y xenófobo. No pienso responder a las preguntas de Vox", ha añadido Reguant.

Marchena, el presidente de la mesa, ha ideado un camino intermedio para salvar el obstáculo: repetir las preguntas de Vox, con lo que el testigo contestaría técnicamente a la mesa, no a ese letrado. Ha salido bien en la primera pregunta de Baños, pero todo se ha desmoronado en la segunda. Pese a esta salida "generosa", como ha reconocido parte de la defensa, al final se han anulado las dos declaraciones. Los casos se han notificado al juzgado de guardia y pueden tener consecuencias jurídicas para los dos políticos.

El análisis

Operativos policiales, unidad de España y mesura. Las declaraciones más esperadas, las de Rajoy y su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, han tenido tres ejes fundamentales. El primero es que nunca avalaron referéndum alguno y nunca trataron el tema con la Generalitat catalana en las diversas reuniones que tuvieron, porque no era legal. "El pueblo español decide lo que es España", ha dicho Rajoy. El segundo, que se actuó con prudencia, aplicando el artículo 155 de la Constitución pero no declarando un estado de excepción, para evitar que la violencia tomara las calles. Y el tercero, que los operativos policiales son cosa eso, de uniformados, que ellos no han diseñado uno en su vida y que los agentes de la Guardia Civil y la Policía actuaron "en ejecución de una decisión judicial" de la que se desmarcan."Si no hubiesen llamado masivamente a la gente, alguna imagen no se habría producido", ha enfatizado Santamaría.

El momento

Rajoy haciendo de Rajoy. En el momento en el que le consultaban si había hablado con el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, que había ejercido de mediador entre el Gobierno central y el catalán, Rajoy ha hecho una de las suyas, con el propósito de echar balones fuera. Se ha reclinado en su butaca y ha empezado a liarse con los nombres...

El tuit

Uno de los mensajes que más repercusión han tenido en esta jornada ha sido el publicado por ERC, en el que responde con imágenes a la exvicepresidenta del Gobierno y la violencia o no violencia en las jornadas previas al 1-O. "¡Claro que las vimos!", replican.

El tensiómetro

¿Y mañana qué?

Se seguirá tomando declaración a los testigos, de los que hay citados unos 500. Entre los previstos inicialmente para el 28 de febrero están Juan Ignacio Zoido, Íñigo Urkullu, Ada Colau, Gabriel Rufián.

Photo gallery Arranca el juicio a los líderes del 'procés' en el Supremo See Gallery

RECONOZCAMOS LO BUENO