TENDENCIAS
05/03/2019 13:32 CET | Actualizado 05/03/2019 13:33 CET

Primavera en Madrid: la floración de los almendros en la Quinta de los Molinos

Dónde está el parque, cómo llegar y cuándo florecen los árboles en este rincón todavía secreto de Madrid.

CARLOS PINA

Primavera es sinónimo de flores, y las flores suelen verse en el campo. Los cerezos llenan cada año de turistas el Valle del Jerte, en Cáceres, buscando hacerse una foto en este pintoresco enclave declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. Sin embargo, en Madrid no hace falta alejarse del centro para disfrutar de esta estación en su máximo esplendor y hacerse la correspondiente foto.

El histórico parque de la Quinta de los Molinos, en el barrio de San Blas-Canillejas, al noreste de la ciudad (metro Suanzes), no tiene mucho que envidiar a esos otros espacios alejados de la gran ciudad protagonistas de reportajes y guías de de viaje. Aquí los protagonistas son los almendros, árboles de floración más temprana que suelen tener más presencia en valles de la cuenca mediterránea —Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Cataluña, Aragón— o incluso de las Islas Canarias. Todos en entornos rurales, lo que hace todavía más especial este rincón de Madrid.

CARLOS PINA

Al llegar febrero, las flores comienzan a asomar en los 1.500 ejemplares del parque cubriendo de tonos blancos y rosados buena parte de la finca. Son un total de 25 hectáreas, que en 1980 se habilitaron como espacio público y que pese a su creciente auge todavía son un gran desconocido para muchos madrileños. Por no hablar de los turistas, que antes elegirán como espacios verdes para visitar en Madrid el Retiro, Madrid-Río, la Casa de Campo, el parque Juan Carlos I o los pintorescos Jardines del Capricho.

El arranque exacto de la floración cambia cada año, aunque lo normal es que se dé en los tres primeros meses del año. Este 2019 el calendario marca mediados de febrero como fecha de inicio y la prolonga hasta finales de marzo. Será en este periodo cuando se pueda disfrutar de imágenes tan espectaculares como estas. Y, por qué no, hacer nuestra propia colección de fotos.

  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA
  • CARLOS PINA