POLÍTICA
07/03/2019 12:38 CET | Actualizado 07/03/2019 12:38 CET

El cardenal Omella reconoce que hizo "de puente" entre Puigdemont y Rajoy

"Para ayudar a avanzar hacia el diálogo en 2017, cuando la crisis estaba en el punto más crítico".

EFE
EFE

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha reconocido este jueves por primera vez públicamente que en los días previos a la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) hizo "de puente", sin éxito, entre los presidentes de Cataluña, Carles Puigdemont, y de España, Mariano Rajoy, para intentar que encontraran una solución dialogada.

"Yo no diría que hice de intermediario, hice de puente entre presidente y presidente (Puigdemont y Rajoy) para ayudar a avanzar hacia el diálogo en 2017, cuando la crisis estaba en el punto más crítico", ha revelado Omella en una entrevista este jueves en la televisión autonómica TV3.

Omella, que ha especificado que fue él quien se ofreció y no lo hizo a petición de nadie, ha explicado que "a todos nos preocupaba la situación política, a mí también, y por eso presté mi persona para colaborar, ejerciendo de puente de unión y no de confrontación".

"A mí -ha dicho- lo que me preocupaba y me preocupa es la convivencia, avanzar todos juntos hacia una solución, por lo que hacía de correo entre uno y otro, llevaba las preocupaciones de uno y del otro" a ambos presidentes, en Barcelona y Madrid.

Preguntado por si conserva documentos de su intento de mediación entre Rajoy y Puigdemont que pudieran guardarse o consultarse en un futuro, como los del lehendakari, Íñigo Urkullu, que los ha depositado en el Archivo Histórico de Poblet, Omella ha dicho que no guarda nada del intercambio de mensajes entre los dos presidentes porque "soy discreto y no hago copia de todas las cosas, lo guardo en mi memoria y si algún día Dios me da vida larga y no tengo alzheimer, a lo mejor escribo mis memorias al final de mi vida", ha señalado.

"No quiero pasar a la historia como un hombre importante ni dejar en mal lugar a alguna persona", ha argumentado el prelado.

Sobre la huelga feminista de este viernes, a la que se han sumado diversas monjas, ha dicho que "todo lo que sea trabajar por la igualdad y dignidad del hombre y de la mujer tiene mi respeto, aunque igualdad no significa que seamos iguales en todo, pero iguales en la dignidad sí, y eso es por lo que hay que trabajar".

"En la Iglesia aún queda mucho por hacer por la igualdad. Deseo que cada vez haya más mujeres en la Iglesia, tenemos que trabajar para un reconocimiento en igualdad", ha añadido el cardenal.

ESPECIAL PUBLICIDAD