INTERNACIONAL
17/03/2019 16:15 CET | Actualizado 17/03/2019 16:15 CET

El partido demócrata busca su estrella: estos son los candidatos a pelear contra Trump en 2020

Tienen tarea... Y, más que nada, necesitan escuchar a los estadounidenses.

AGENCIAS
Combo con algunos de los aspirantes a ser el candidato demócrata.

Un alcalde gay, un hispano, afromaericanos, cinco mujeres... Y una cara conocida que, pese al paso del tiempo, sigue entusiasmando. Es una vista rápida al nutrido grupo de aspirantes a ser el candidato demócrata a la Casa Blanca que, cuando faltan algo más de un año para las presidenciales, ya puede decirse que es el más grande y diverso de la historia. Nada más y nada menos que 16 personas pelean por la candidatura. El hecho de que esto sea así es muy sintomático: del otro lado, la persona a batir es nada más y nada menos que Donald Trump, actual presidente de EEUU, el candidato republicano en el que nadie creía y que dejó en shock al mundo con su victoria en 2016.

Por eso el Partido Demócrata tiene que dar con esa persona que recupere la ilusión, esa persona que tenga el aura capaz de no sólo de conquistar al votante para sacar a Trump de la Casa Blanca, sino también de devolver a EEUU lo que se ha dejado por el camino: su credibilidad, su respeto, y, en definitiva, esa lucha por las personas y sus derechos. Porque sí, guste más o menos la forma de gobernar del actual líder estadounidense, hasta en las filas republicanas son conscientes del daño que han hecho al país, a nivel interno y externo, obsesiones del presidente tales como construir el muro con México, sus mentiras constantes sobre la inmigración o su menosprecio de las mujeres.

AFP
Donald Trump.

La tarea se presenta, eso sí, compleja: no vale cualquier candidato. Los demócratas no quieren repetir errores. Más bien no pueden permitírselo. Quizá por eso han captado el mensaje que los estadounidenses les lanzaron en las midterm, en las que recuperaron el control del Congreso, y en las que la diversidad hizo historia. Ese puede que sea también el motivo por el que la que luchó contra Trump en las presidenciales de 2016, Hillary Clinton, haya dado ya un paso atrás y haya anunciado que no se presentará a la contienda demócrata.

Frente a ella, 16 aspirantes han dado un paso al frente. Un dato para entender lo trascendente de este dato: de cara a las presidenciales de 2016, sólo 6 quisieron pelear por ser el candidato demócrata. Ganó el establishment, llamado Hillary Clinton. Y cómo acaba esta historia ya lo saben.

Por eso esta vez

AFP
O´ROURKE

El último en sumarse de manera oficial a la cada vez más larga lista de aspirantes demócratas ha sido Beto O'Rourke, el joven excandidato demócrata al Senado por Texas. Perdió el pasado año la contienda por uno de los dos asientos en el Senado federal por su estado natal ante el republicano Ted Cruz y, pese a la derrota, lo apretado del resultado final en un estado tradicionalmente conservador como es el texano, le erigió como uno de los políticos más populares del país y logró recaudar millonarias aportaciones gracias a la expectación generada y su hábil uso de las redes sociales.

En los últimos días de la campaña, recibió el respaldo de famosos como la estrella de baloncesto LeBron James y la cantante Beyoncé. Desde hacía meses se valoraba la posibilidad de que saltase a la campaña por la candidatura demócrata en 2020, algo que había mantenido en suspenso.

Casado y con tres hijos, el joven político desveló su ambición cuando el pasado mes de febrero el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó su ciudad natal, El Paso (Texas), fronteriza con México, para un acto político en el que defendió su polémica promesa del muro con el vecino del sur.

AFP
Imagen de archivo de Bernie Sanders.

Frente a la postura de Clinton, el que sí vuelve a hacer la intentona el senador independiente Bernie Sanders. Se describe a sí mismo como un "socialista" y sembró la semilla de la que a día de hoy beben estrellas emergentes del partido como Alexandria Ocasio-Cortez. Pero el primero que defendió a capa y espada esa palabra que tanto asusta a la Cadena Fox News, "so-cia-lis-ta", fue Sanders. Sorprendió al electrizar las primarias demócratas de 2016 contra Hillary Clinton con un programa marcadamente más a la izquierda, pero no logró ganar. Ahora, a sus 77 años, espera poder llevar a cabo su "revolución política", consciente de que ya no está solo en su partido a la ahora de defender sus ideas.

REUTERS
Amy Klobuchar

Amy Klobuchar es otra de las candidatas que sabe que tiene ese 'aquel' necesario para vencer a Trump. De hecho, esta senadora de 58 años fue cómodamente reelegida en noviembre de 2018 para un tercer mandato en Minnesota, donde sigue siendo muy popular, incluso en los bastiones mineros que se decantaron a favor del actual presidente en 2016. Más al centro que sus competidores demócratas, esta exfiscal y nieta de un minero, apoya el derecho al aborto y la lucha contra el cambio climático, y no duda en criticar enérgicamente al presidente republicano.

REUTERS
Ellizabeth Warren

La senadora Ellizabeth Warren, o Pocahontas para Trump, se asomó a la carrera electoral junto a grandes nombres demócratas el 31 de diciembre de 2018, cuando anunció un comité presidencial exploratorio. Esta exprofesora de derecho de Harvard, apodada 'Pocahontas' por Trump, hizo oficial su candidatura el 2 de febrero. A la izquierda del partido, construyó su reputación denunciando ante la justicia los excesos de Wall Street.

REUTERS
Cory Booker

Le comparan a menudo con Barack Obama. Con él, dicen, comparte su carisma y personalidad mediática. Se llama Cory Booker y anunció su candidatura el 1 de febrero con el llamado a unir al país dividido. El exalcalde de Newark, Nueva Jersey, de 49 años, es un usuario habitual de Twitter y un buen orador. Su nombre circulaba desde hacía unos años para la carrera presidencial. De hecho, en el año 2016 Hillary Clinton lo contempló como compañero de fórmula.

AFP
Kamala Harris

Kamala Harris, actual senadora por California, aspira a convertirse en la primera presidenta negra de Estados Unidos. Para dar el gran salto, el de anunciar su candidatura, eligió el día del aniversario del nacimiento de Martin Luther King, el 21 de enero. A sus 54 años es hija de una investigadora en medicina india y un economista jamaiquino y fue fiscal de distrito antes de convertirse en fiscal general de California (2011-2017).

AFP
Kirsten Gillibrand

Kirsten Gillibrand, senadora por Nueva York, se hizo famosa por su lucha contra el acoso sexual, especialmente en el ejército, antes del surgimiento del movimiento #MeToo, al que apoya activamente. Gillibrand, de 52 años, lanzó un comité exploratorio para su candidatura el 15 de enero.

AFP
Julian Castro

Julian Castro, exalcalde de San Antonio, Texas, de 44 años, quiere ser el primer presidente hispano de EEUU. Nieto de una inmigrante mexicana y exmiembro del gabinete de Barack Obama, anunció su candidatura en inglés y español el pasado 12 de enero, en pleno debate sobre la inmigración.

REUTERS
South Bend

Si Julian Castro quiere ser el primer presidente hispano de EEUU, el joven alcalde de South Bend, Indiana, pretende ser el primero abiertamente gay. A sus 37 años se unió a la carrera por la candidatura demócrata el 23 de enero con un mensaje en el que se describió como un reformista que mira al futuro, en contraste con el sombrío discurso de Trump.

REUTERS
Jay Inslee

Jay Inslee se presenta "con un solo tema": el cambio climático. Y no es una exageración, es tal cual: el gobernador del estado de Washington ha asegurado que ese será el tema central de su campaña, ya que, según él, es "el desafío más urgente de nuestro tiempo". El político de 68 años tuvo una banca en la Cámara de Representantes antes de convertirse en gobernador del estado del noroeste en 2013.

AFP
Tulsi Gabbard

Tulsi Gabbard apoyó a Bernie Sanders en 2016, pero ahora peleará por ganarle en las primarias. Tiene 37 años, es legisladora por Hawai en la Cámara de Representantes, y se lanzó a la carrera el 11 de enero. Saltó a la primera línea de la polémica por ser cuestionada por haberse reunido con el líder sirio Bashar al Assad en medio de la guerra civil y por comentarios homófobos, de los que luego dijo arrepentirse.

AFP
John Hickenlooper

Hickenlooper, de 67 años, es exgobernador de Colorado y exalcalde de Denver. Este exgeólogo se describe a sí mismo como "nerd" (ratón de biblioteca) y que se hizo rico por abrir una serie de cervecerías. Es considerado un moderado en política y se espera que en la campaña promueva su papel en el fortalecimiento de la economía de Colorado.

REUTERS
John Delaney

John Delaney, representante de Maryland en la Cámara de Representantes, también comenzó temprano en la carrera, en julio de 2017, aunque sus posibilidades parecen escasas. Este empresario poco conocido, nacido en 1975, se lanzó a la candidatura silenciosamente a fines de 2017, con la advertencia del peligro que representan las nuevas tecnologías para los trabajadores estadounidenses.

Una serie de importantes figuras demócratas aún no se decidieron. Entre ellos el exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden; el senador por Ohio Sherrod Brown, el ex representante de Texas en la cámara baja Beto O'Rourke y el multimillonario Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York.

EL HUFFPOST PARA VODAFONE