INTERNACIONAL
11/03/2019 18:48 CET | Actualizado 11/03/2019 18:52 CET

May viaja a Estrasburgo para intentar salvar su pacto, horas antes de que se vote en los Comunes

La 'premier' busca lo que sea -una promesa, una declaración, un nuevo acuerdo- que le permita salir airosa de la votación de mañana.

Los colaboradores de la primera ministra británica, Theresa May, han confirmado a medios como la BBC y Sky News que viaja ya a Estrasburgo (Francia) para reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, esta misma noche.

Es el enésimo intento para conseguir algo -algo es desde una declaración verbal a una escrita, un comunicado, oficial o extraoficial, una promesa, hasta un nuevo acuerdo-, lo que sea que permita que su plan para el Brexit reciba este martes el visto bueno en la Cámara de los Comunes. El caos y la confusión son tal magnitud que la incertidumbre continúa, incluso sobre la celebración misma de la votación en el Parlamento británico, muy confusa.

"En la Comisión estamos abiertos y dispuestos para reunirnos con los negociadores del Reino Unido en cualquier momento. Nuestro compromiso es ratificar este acuerdo antes del 29 de marzo. Ahora es la Cámara de los Comunes la que tiene que tomar decisiones importantes esta semana", ha dicho este lunes el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

May habló el domingo por la noche con Juncker para certificar las diferencias -insalvables, por ahora- en la cuestión de la salvaguarda para evitar la frontera dura entre las dos Irlandas. Bruselas ha rechazado en las últimas semanas las propuestas para poner un límite temporal o para permitir que Londres pueda abandonar el mecanismo de protección unilateralmente.

"No funciona"

Mientras, la oposición laborista ha pedido con carácter de urgencia un informe sobre la marcha de las negociaciones. "Theresa May tiene que aceptar que su planteamiento no funciona. Como primera ministra tiene que mostrar su liderazgo y reiniciar el debate. Si ella no encuentra la forma entonces es el Parlamento quien tiene la responsabilidad. Y repito una vez más, estamos preparados para trabajar las enmiendas que hagan eso posible con los otros partidos", ha explicado la parlamentaria laborista, Yvette Cooper.

El principal escollo sigue siendo la cláusula de salvaguarda para el futuro de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. "Escucho propuestas para que se suspendan las votaciones y se vaya a un segundo referéndum. Eso está fuera de lugar. Han pasado dos años y medio sino tres desde el referéndum. Es demasiado tarde para que el Reino Unido nos diga qué quiere. El acuerdo para su salida requiere un compromiso y este acuerdo es ya un compromiso", ha recordado el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Las negociaciones continúan a nivel técnico; los Comunes tendrán a tiempo los documentos para votar este martes, y el Gobierno británico se reunirá el miércoles antes de la presentación del Informe Económico de Primavera. Downing Street ha reconocido que las negociaciones del Brexit están en "punto muerto", a 24 horas de esa votación final prevista en Westminster y ante la posibilidad de que sea el propio Parlamento el que decida a cara o cruz entre el 'no acuerdo' (que no cuenta en principio con el suficiente apoyo) y la extensión del Artículo 50 (respaldada por la mayoría).

Un portavoz de la primera ministra ha confirmado que el "voto significativo" del acuerdo del Brexit previsto para el martes sigue adelante, al igual que los votos sobre el no deal y la extensión del artículo 50 en días sucesivos. May detallará esta tarde las "concesiones" mínimas de la UE durante la renegociación, a simple vista insuficientes para dar la vuelta a la votación en el Parlamento.

QUERRÁS VER ESTO

Miedo al Brexit en el campo español.

EL HUFFPOST PARA TOYOTA