POLÍTICA
12/03/2019 19:03 CET | Actualizado 12/03/2019 19:08 CET

Diario del juicio del 'procés', día 15: las acusaciones siguen sin encontrar la malversación

Todos los testigos siguen declarando que la Generalitat no gastó dinero público en la organización del referéndum

Agencia EFE
Captura de la señal del Tribunal Supremo con la intervención de la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, y el fiscal Javier Moreno (d) durante la sesión del juicio en el Tribunal Supremo.

La frase

"Después de ver el panorama, cuando uno es autónomo no se esfuerza por cobrar..."

La ha pronunciado el diseñador gráfico Enric Vidal, intermediario entre el Govern y las imprentas de los carteles del referéndum, para justificar que no intentara cobrar por su trabajo.

La clave

Los deslices del diseñador.

La declaración del diseñador gráfico Enric Vidal ha contenido dos deslices que aportan luz sobre el misterioso "Toni", un emisario de la Generalitat que encargó varios trabajos para la promoción del referéndum. A pesar de que Vidal ha tratado de mantener oculta la identidad real de este cargo de la Generalitat, ha reconocido que cuando vio en los medios a Antoni Molons, responsable de Difusión de la Generalitat, "supuso" que era él.

En un segundo desliz, el fiscal Jaime Moreno le ha preguntado por qué Molons tenía su teléfono guardado. "Si me llamaba, es normal que tuviera el teléfono memorizado", ha respondido Vidal, dando por hecho que el misterioso Toni es Antoni Molons, tal y como sospecha el Ministerio Público.

La polémica

Los testigos se contradicen.

Los dos testigos que han declarado durante la tarde del martes han presentado versiones distintas de lo que ocurrió en septiembre de 2017, cuando el Govern encargaba a algunas empresas carteles y material para la votación. Enric Vidal, el diseñador, ha asegurado que ignoraba si la Generalitat estaba detrás del encargo que le hicieron (retocar los carteles y llevarlos a tres imprentas distintas) y que tampoco sabía que el trabajo estaba relacionado con el referéndum.

Justo después ha declarado Enrique Mary, comercial de una de las imprentas que preparó los carteles de la votación y que trató con Vidal. Ha explicado que Vidal le aseguró que el encargo lo pagaría la Generalitat y que se dividía el trabajo en tres imprentas para así reducir los riesgos de que los interviniera la Guardia Civil.

El análisis

Las acusaciones siguen sin encontrar gasto alguno.

Otra jornada en la que las acusaciones han tratado de demostrar que la Generalitat gastó dinero público en la organización del referéndum. Otra jornada en la que pinchan en hueso duro. Los responsables de imprentas y diseñadores gráficos que han pasado por el Tribunal Supremo este martes han respondido lo mismo que otros trabajadores: no se llegó a facturar ni un euro de esos trabajos. Bien porque la Guardia Civil intervino esos materiales o bien porque quiénes los realizaron rechazaron cobrarlos.

El momento

El presidente de la Sala, Manuel Marchena, en uno de los pocos momentos distendidos del juicio.

El tensiómetro

Siguen las jornadas técnicas, con declaraciones de personas desconocidas, en las que la Fiscalía trata de demostrar el delito de malversación.

Si hubiera sido portada hubiéramos titulado...

fiscalía supremo

¿Y mañana qué?

Siguen las declaraciones testificales. El juicio se reanudará a las 10 h. Este miércoles están llamados Jaume Mestre (responsable de Difusión Institucional de la Generalitat), Amadeu Altafaj (Delegado del Govern en Bruselas), Albert Royo (representante del Diplocat), Paul Shinning (Director de una de las instituciones que mandó observadores) y Helena Catt, portavoz del equipo internacional de expertos electorales.

PULEVA PARA EL HUFFPOST