POLÍTICA
14/03/2019 10:46 CET | Actualizado 14/03/2019 10:50 CET

"¿A qué se refería?": estupefacción de Pepa Bueno ante el "trueque bárbaro" propuesto por Casado para las inmigrantes y sus bebés

"Tan brutal que el partido lo ha intentado aclarar".

GTRES
GTRES

La periodista Pepa Bueno ha mostrado su estupefacción —en su comentario Casado y la maternidad, en la Cadena Ser— ante el "trueque bárbaro" que planteó este miércoles el líder del PP, en el que proponía que las mujeres inmigrantes que están en situación irregular y vayan a dar a un hijo en adopción no puedan ser expulsadas mientras dure el proceso.

"Eso sí, una vez hayas parido y entregado a la criatura, si caes en una redada, serás expulsada del país", ha explicado Bueno, quien ha explicado que "el PP tuvo que salir anoche a explicar a todo correr que la propuesta electoral de Casado en su programa de maternidad no incluye algo así como un trueque bárbaro: tú me entregas al niño en adopción y yo te protejo frente a la deportación".

"El planteamiento sin más explicaciones resultaba tan brutal que el partido ha intentado aclarar que se refieren, en realidad, a proteger la confidencialidad de los datos de esas mujeres en el proceso de adopción", ha resaltado Bueno, antes de matizar que según todos los expertos, esto no hace falta porque ya existe: "¿A qué se refería Casado entonces?", se pregunta la periodista.

Casado y la maternidad

Pablo Casado ha vuelto a tropezar con la maternidad. El dirigente popular defiende continuamente que una de sus prioridades políticas es fomentar la natalidad en España, una preocupación comprensible si miramos nuestra curva demográfica. El problema no es ese, claro, sino la confusión de políticas y derechos que mezcla en sus declaraciones y propuestas.

Ya patinó al vincular la sostenibilidad del sistema de pensiones con el aborto, y ahora tropieza con el derecho a la maternidad de las inmigrantes sin papeles. El PP tuvo que salir anoche a explicar a todo correr que la propuesta electoral de Casado en su programa de maternidad no incluye algo así como un trueque bárbaro: tú me entregas al niño en adopción y yo te protejo frente a la deportación. Eso sí, una vez hayas parido y entregado a la criatura, si caes en una redada, serás expulsada del país.

El planteamiento sin más explicaciones resultaba tan brutal que el partido ha intentado aclarar que se refieren, en realidad, a proteger la confidencialidad de los datos de esas mujeres en el proceso de adopción. Algo que según todos los expertos, no hace falta, porque ya existe. ¿A qué se refería Casado entonces?