POLÍTICA
14/03/2019 11:14 CET | Actualizado 14/03/2019 11:17 CET

Tensión en el PSOE: Ferraz revisa las listas en Aragón y Andalucía

Reuniones para cerrar los nombres que irán al Congreso.

EFE
Pedro Sánchez

La dirección federal del PSOE revisa este jueves las propuestas de listas electorales para los comicios generales del 28 de abril que le han hecho llegar las federaciones socialistas en Andalucía y Aragón, y que se basan en los nombres elegidos por los militantes en asambleas.

A la sede del partido en Ferraz están convocados, por separado, los secretarios de Organización del PSOE de Andalucía y Aragón, Juan Cornejo y Darío Villagrasa, respectivamente, para sendas reuniones con los integrantes de la Comisión de Listas, dominada por afines al secretario general, Pedro Sánchez, han informado fuentes socialistas.

A los encuentros están invitados también, como es preceptivo, los secretarios de Organización provinciales de las dos federaciones, que buscan una solución que satisfaga los intereses de las dos partes, si bien asumen que no tendrán más opción que acatar la decisión de la Comisión de Listas que, junto con el Comité Federal -controlado también por Sánchez- tienen la última palabra en la confección de las listas.

En aras de forzar una negociación, las direcciones del PSOE andaluz y aragonés decidieron plantar cara a Ferraz y no se plegaron a los deseos de la dirección federal de copar con sus afines los primeros puestos de salida en las listas, aquellos que tienen prácticamente garantizado que obtendrán escaño.

También en las provincias de León y Palencia se han elaborado unas propuestas de listas que no responden a la voluntad de la dirección federal, por lo que previsiblemente sufrirán asimismo modificaciones, pera esta cuestión no se tratará este jueves.

En Andalucía, hay problemas básicamente con las listas al Congreso en Sevilla, Córdoba y Almería. La dirección que lidera Susana Díaz asumió desde el primer momento que los ministros e incluso los miembros de la Ejecutiva Federal debían ser los cabeza de lista, porque así se ha hecho siempre, pero no aceptaba que el resto de los primeros puestos de salida los acapararan afines a Sánchez.

Forzar la negociación

Con el objetivo de intentar forzar una negociación, pero también para no contradecir las propuestas votadas mayoritariamente por la militancia andaluza, las listas remitidas a Ferraz desde Andalucía incluyen a los ministros que Sánchez quiere en cabeza: María Jesús Montero, en Sevilla; Fernando Grande-Marlaska, en Cádiz; Luis Planas, en Córdoba; y José Guirao, en Almería.

Pero en la lista de Sevilla la dirección de Sánchez quiere incluir a dos miembros de la Ejecutiva Federal, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, actual delegado del Gobierno en Andalucía, como número dos, y Francisco Salazar, que trabaja en el equipo del presidente en La Moncloa como director de Análisis y Estudios, como número cuatro.

Esto desplazaría hasta el puesto sexto en la lista a Antonio Pradas, miembro de la Ejecutiva regional del PSOE andaluz y a quien Sánchez no perdona que fuera él quien entregó la lista con los miembros de la Ejecutiva de Pedro Sánchez que en 2016 dimitieron para intentar forzar la salida de Sánchez de Ferraz.

Una posible solución negociada pasaría por que Pradas pasara a la lista del Senado y que se mantuviera de número tres en la lista al Congreso a Carmen Cuello, cercana a Díaz.

En Almería, Ferraz quiere en los primeros puestos de salida a Fernando Martínez, director general de Memoria Histórica en el Ministerio de Justicia y miembro de la Ejecutiva Federal, que figura en el quinto puesto en la propuesta remitida desde esta provincia a la dirección de Sánchez. Mientras que en Córdoba está en duda que María Jesús Serrano, afín a Díaz, permanezca de dos, tras Planas.