VIRALES
15/03/2019 11:19 CET | Actualizado 15/03/2019 11:21 CET

La lección viral de una profesora ante una situación de acoso sexual en una clase: "Ojalá estas actitudes desaparezcan"

La publicación supera los 4.000 'me gusta' en 12 horas.

El machismo inunda las aulas, al igual que otras áreas y espacios de la sociedad, y por desgracia, los casos de abuso y acoso entre menores en los colegios están a la orden del día.

La usuaria de Twitter y profesora @hadagaga ha compartido una de estas vergonzosas experiencias en un hilo de esta red social y también la lección de feminismo que les dio a sus alumnos para que estos episodios no se repitiesen.

Según cuenta, vio cómo un niño le tocaba el pecho a una compañera de clase y su actitud y sus gestos delataron que no se trataba de algo accidental, por lo que decidió tomar cartas en el asunto y regañarle por su comportamiento.

Sin embargo, su decisión de reprenderle en público puso en evidencia a la niña víctima de este acoso. "La cara de la niña es un poema y me siento mal", escribe. Además, relata que cuando regresó un grupo de alumnos que se encontraban fuera en otra asignatura, volvieron a bromear y a reírse con estos comportamietos, por lo que les castigó.

Tras esta actitud, la docente les manda un importante alegato feminista. "Que nuestro cuerpo es nuestra casa y que igual que nadie entra en casa sin que yo le invite, nadie tiene derecho a tocar nuestro cuerpo sin permiso. Y que esas risas son un golpe para mí, pero más para su compañera", detalla.

A pesar del mensaje, la niña se ve muy afectada por las palabras de su profesora y sale llorando al baño. A partir de entonces, la actitud de los pequeños cambia. "Aprovecho para insistir en la idea de que tienen que ser agentes del cambio. Entender que estas cosas son graves y no hay que banalizar ni consentir", añade.

Cuando la niña regresó a clase, sus compañeros se levantaron a pedirle perdón, pero lo que consiguieron fue que la niña, de 11 años, se sincerara con ellos y contase otra serie de episodios de acoso sexual.

La docente acaba su hilo con una experiencia personal que vivió cuando tenía la edad de esta alumna. "Un viejo que me sobó los muslos en el autobús. Y yo asustada, sin atreverme a hacer nada, avergonzada... En fin. Mañana seguiré hablando del tema en clase. Ojalá cambien las cosas, ojalá estas actitudes desaparezcan por la educación recibida, el valor y la no complicidad", concluye.

ESPACIO ECO