POLÍTICA
16/03/2019 13:14 CET | Actualizado 16/03/2019 14:13 CET

El exvicepresidente de Coca-Cola, número dos de Ciudadanos por Madrid

Marcos de Quinto entra en política con "un poco de vértigo" y "para arrimar el hombro".

El exvicepresidente global de Coca-Cola Marcos de Quinto ha sido presentado esta mañana por Ciudadanos como número dos por Madrid para las elecciones generales del 28 de abril.

En un Encuentro Ciudadano en Toledo, ante más de 400 personas y con el apoyo del presidente de Cs, Albert Rivera, De Quinto ha dicho que dar el paso de entrar en política le da "un poco de vértigo".

Una periodista arrasa al revelar el debate interno del PP tras elegir a Juan José Cortés: "La familia se lió a tiros"

En un discurso breve, De Quinto, que se ha definido "como un recién llegado", ha explicado que ha aceptado ser el 'número dos' de Rivera para "arrimar el hombro y ayudar a nuestro país". Ha explicado que entra en política "no para solucionar" su vida sino para "complicársela".

Hoy en la actualidad, ha lamentado, hay profesionales que no están en la política sino que "son profesionales de la política". Dar el paso es "complicado" porque, según ha apuntado, significa "un sacrificio en los ingresos" y "una gran exposición", acabando "siendo diana de mucha gente y algunos de ellos no demasiada buena gente".

"Yo he dado el paso y animo a muchos profesionales en este país que entren en la política, sea el partido que sea, pero que entren porque va a ser bueno para el país", ha añadido De Quinto.

Las razones que le han animado a presentarse por Ciudadanos es porque, a su juicio, es el partido que "de verdad" lucha por la libertad, defiende una España unida de ciudadanos libres e iguales y porque cree que Rivera "puede unir a la sociedad española".

Ha terminado su alocución diciendo que todo partido político es un reflejo de la sociedad a la que aspira. Desde este sentido, entiende que Cs aspira a un país "no sectario, abierto y sin complejos" porque ha sido capaz de pactar con el PSOE o con el PP, está abierto a que se incorpore a él gente de la derecha o de la izquierda constitucionalista o gente que no militaban en un partido como él y "está donde tiene que estar".