POLÍTICA
17/03/2019 09:14 CET | Actualizado 17/03/2019 09:15 CET

Por qué las redes sociales no le bastan a Vox para seguir creciendo

El HuffPost
Captura Facebook de VOX

Las redes sociales son muy importantes, pero sin el eco en las televisiones, VOX no seguiría subiendo en los sondeos. Lo mantienen expertos demóscopos de este país, que no despegan sus ojos de las encuestas. Ya hay quienes consideran que, a mes y medio del 28-A, han alcanzado su techo.

Hay que tener mucho, pero mucho cuidado a la hora de analizar las cifras sobre el partido de Santiago Abascal, porque los votantes de la formación ultraderechista están envalentonados y más dispuestos a hablar y presumir de su voto cuando se les entrevista para una encuesta que los votantes de los partidos clásicos. A estos les cuesta más reconocer a quién apoyan. Han aflorado los instintos escondidos durante años y ahora fardar de que votar a Vox 'se lleva', y la testosterona que encarna el partido extremo 'mola' entre un sector de hombres jóvenes. Y algunos mayores, también mujeres.

"El español es neófilo, le encanta la novedad. Pero a medida que analizo los datos por provincias se modera el avance de Vox, puede que no lleguen finalmente al 12%, aunque van a estar seguro por encima del 10%. Hay que tener en cuenta un factor importante, que es la sensación de que los votantes de Vox están más dispuestos a responder en las entrevistas que los de otros partidos, en los que se aprecian ciertos reparos a la hora de desvelar su intención de voto", advierte Narciso Michavila, presidente de Gad3, que expresa las dificultades para acertar con Vox al no haber datos anteriores con los que comparar.

El español es neófilo, le encanta la novedad. Pero a medida que analizo los datos por provincias se modera el avance de Vox, puede que no lleguen finalmente al 12%, aunque van a estar seguro por encima del 10%

El certero sociólogo considera que su estrategia de actuación en redes no es suficiente porque, de hecho, su gran salto en las encuestas se registra tras la convocatoria de Vistalegre, coincidiendo con una cobertura mediática de la que no habían gozado hasta entonces.

El asunto es si basta hacer una campaña solo con las redes sociales. En sectores clave como el de los publicitarios, tienen detectado desde hace tiempo que aún en la era de internet, la efectividad de la TV sigue siendo imbatible. Las redes "sirven cuando funcionan como cajón de resonancia con la televisión. Nosotros solo íbamos a debates en directo, porque la edición nos perjudicaba, pero las televisiones nos servían de caja de resonancia. No digo que a ellos (VOX) no les vaya a funcionar -ya sabrán lo que hacen- pero lo veo complicado si no obtienen ecos en otros medios, sobre todo en las televisiones", argumenta Carolina Bescansa, socióloga, demóscopa y fundadora de Podemos, una de las artífices del éxito de la formación morada hace media docena de años y hoy, de salida en la formación morada.

El asunto es hasta qué punto les va a funcionar la caja de resonancia. Hoy por hoy, no hay tuit de Abascal o del personal de su formación que no sea amplificado por las televisiones, radios, medios digitales, escritos. El reproche de los cargos de otro partidos a los periodistas –"les estáis haciendo la campaña"- se ha convertido en habitual.

Se ha extendido la idea de que hasta ahora, los dirigentes de Vox evitan los debates y entrevistas porque no aguantan los espacios de confrontación, o como diría Pablo Casado, no tienen un programa de medidas concretas en nada. Salvo en la apelación a los instintos más básicos, su argumentario es muy vulnerable. Pero que no estén presentes en los platós no desincentiva a sus votantes declarados, sino que les anima a formar parte de la cruzada capaz de encumbrarlos al meter su papeleta en las urnas.

Vox no va a los debates porque juega a la pieza de su marca, porque el líder que tienen carece de una buena formación y no da bienBelén Barreiro

"Vox no va a los debates porque juega a la pieza de su marca, porque el líder que tienen carece de una buena formación y no da bien", explica la destacada demóscopa y ex directora del CIS, Belén Barreiro, actualmente al frente de '40dB', que añade: "Ganar una campaña solo a través de redes sociales es mucho decir, pero las redes son importantes porque los grandes medios de comunicación (incluidas las teles) se hacen eco de lo que sucede en ellas. Los ciudadanos de redes se comunican e interactúan mucho con los que no están en internet habitualmente y cada día gana más importancia esa interacción". Lo que tiene claro es que el votante de VOX está muy digitalizado, más que el del PSOE y PP, pero Barreiros también ha constatado que la caída o estancamiento de Twitter y Facebook, es un factor a tener en cuenta. "Salvo Instagram, que sigue creciendo mucho entre los jóvenes" apunta la socióloga. Los de Abascal juegan fuerte en los tres espacios.

EL HUFFPOST

La preocupación de Pablo Casado está más que justificada, porque justo es al PP a quien más votantes le está restando el partido de Abascal. Quizá por eso los dirigentes populares alertan en sus últimos actos públicos del perfil bajo de sus rivales políticos. "Una sobrexposición demostraría que Vox carece de cuadros para gobernar España, que es la cuarta potencia en Europa. Así que se han centrado en apelar a la ilusión de la gente para evitar mostrar que no hay un proyecto", advierte un diputado del equipo de Casado, que aprovecha para comparar la euforia por los de Abascal con la que hace 4 años despertó el partido de Pablo Iglesias o el de Albert Rivera. "De las encuestas hay que fiarse lo justo, Podemos también iba a ganar en el 2015 y Ciudadanos parecía que no tenía techo y mira como están ahora".

Se han centrado en apelar a la ilusión de la gente para evitar mostrar que no hay un proyecto

Sin embargo, sí que hay un rostro de Vox, Rocío Monasterio que le está cogiendo el pulso a los debates en las televisiones y poco a poco se va fogueando en las normas que imperan en los platós. "Rocío Monasterio es la que menos rechazo causa, porque el 'recluta' Ortega Smith pone los pelos de punta. Si yo les asesorase, haría que ella atendiera a los medios y el resto cuanto más callados mejor", dice un asesor popular, mientras que para Carolina Bescansa, Monasterio "es una muestra de por qué no van a los debates. El 8-M estuvimos en el programa de Susana Griso y quedó en evidencia la razón de que no quieran confrontarse".

Por encima de las estrategias de Vox y las condiciones de sus líderes, el hecho es que si las encuestas se materializan finalmente, el PP podría perder 50 escaños con respecto a las elecciones del 26-J, una cifra difícil de justificar para la actual dirección, que se estrena en unas generales mucho antes de lo que deseaba. "Mi única esperanza es que el 28-A la gente deje el gin tonic y el carajillo en la barra a la hora de votar y piense en el voto útil. Nosotros le vamos a contar al votante de Toledo que si no quiere que el PSOE se quede con sus dos diputados tiene que votarnos. Nuestro adversario es Pedro Sánchez. Hay que extender el mensaje de que el bloque de izquierdas puede ganar, para atraer al voto útil. Estamos muy cabreados con Ciudadanos porque se le están yendo los votantes a Vox y al PSOE, cuando retenerlos en el centro debería ser su función", confiesa un dirigente de la nueva hornada desde uno de los muchos lugares que está recorriendo estos días.

Y mientras en Vox, escribiendo copys desde un despacho para distribuir en redes y dejar que los fans se ocupen de su difusión.