BLOGS
17/03/2018 08:37 CET | Actualizado 17/03/2018 08:37 CET

Aquellos ilustres criminales: entre la justicia y el arte

Woody Allen con Mariel Hemingway en una escena de 'Manhattan' (1979)
AOL
Woody Allen con Mariel Hemingway en una escena de 'Manhattan' (1979)

Solo tengo un cuadro en la pared de mi habitación: es Composición IX, de Kandinski. A diario veo esos vivos colores que se entrecruzan con cuidadas figuras geométricas. Me encanta, pero ¿y Kandinski? Pues a Kandinski no le soporto. No es que hiciera algo imperdonable durante su vida; simplemente no me convencen muchas de sus decisiones. Demasiadas mujeres y demasiadas guerras.

Sin embargo, Kandinski y su Composición IX me han enseñado una cosa: se puede separar al artista de su obra. Es más, es altamente recomendable. Para empezar, al igual que ocurre con el lenguaje, la relación entre autor, obra y público no es directa ni unidireccional. Kandinski puede haber querido plasmar desorden y vitalidad en su cuadro y a mí trasmitirme tranquilidad y sosiego. ¿Quién está equivocado? Nadie. El significado de algo está tanto en el emisor como en el receptor; no demos tanta importancia a los autores. Además, y esto es algo muy recurrente, tendemos a esperar del arte sensaciones positivas o placenteras, pero ¿quién nos ha dicho que esté fuera el objetivo principal del artista? La cosa va de sentir, aunque sea angustia y miedo al ver las pinturas más oscuras de Goya.

Pero dejémonos de rodeos. Aquí todos sabemos que no hemos venido a hablar de Goya o Kandinski; a nosotros los que realmente nos incomodan son los Neruda, Polanski, Allen o Picasso. ¿Podría tener Las señoritas de Avignon decorando las paredes de mi cuarto y no sentirme un poco culpable? Más me vale; la alternativa es dejar de lado buena parte de la producción artística humana, y no creo que eso tenga mucho sentido. La clave está de nuevo en la relación entre autor, obra y público. Lo explicaré con el ejemplo de Woody Allen.

Más nos valdría empezar a asumir que por ser un gran artista no se es una gran persona

La primera vez que vi Manhattan y Desmontando a Harry no debía de tener más de 18 años. Por aquel entonces conocía muy poco de la vida privada del director y Allen no era más que un elocuente humorista neoyorquino con muchos problemas con la religión. Bajo ese prisma, Manhattan y Desmontando a Harry me parecieron un par de comedias geniales con las que tu mayor preocupación debía ser estar atento para no perderte los finos chistes del guion. Woody Allen llegó a convertirse en todo un referente; creo que me fue muy fácil sentirme identificado con esa mezcla de fragilidad e ingenio.

No obstante, a medida que aumentaba mi pasión por el neoyorquino, también aumentaba la información que tenía sobre él. Una rápida búsqueda en Google podía conducirte hasta grandes películas como Maridos y Mujeres o Poderosa Afrodita, pero también a un largo torrente de artículos donde se desmenuzaban los trapos sucios del director, abusos sexuales incluidos. La fragilidad y el ingenio, aunque en un primer momento me empeñara en creer lo contrario, dieron paso a algo bastante más sombrío. Era difícil negar que Allen, además de un desarrollado sentido del humor, tiene una oscura obsesión con las adolescentes. Manhattan y Desmontando a Harry ya no eran las inocentes comedias que había visto hace unos años; ahora, con las mismas películas, Allen me contaba otras historias, más crudas e incómodas, pero no por ello con un menor valor artístico.

Un crimen, por muy duro que esto suene, no elimina la obra de un autor; simplemente nos ayuda a situarla en otro contexto. El problema, y con esta idea es con la que quiero concluir, viene cuando intentamos justificar ese crimen a través de la genialidad o la excentricidad de su autor. Ya he escuchado demasiadas veces aquello de "Es un acosador, pero...", y al final lo que ocurre es que situamos a los Polanski, Picasso o Allen en un pedestal donde se les permite todo. Más nos valdría empezar a asumir que por ser un gran artista no se es una gran persona. La genialidad y el mal no son un juego de suma cero.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA ENDESA