BLOGS
13/12/2018 07:13 CET | Actualizado 13/12/2018 07:13 CET

La creatividad no es programable

Pixabay

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford desarrolló hace un par de años un algoritmo que revelaba el riesgo de que las profesiones fuesen sustituidas por robots. La BBC se hizo eco de la investigación a través de una herramienta online en la que escribías tu trabajo y te devolvía, en porcentaje, las opciones reales de que tuvieses que volver a introducir tu currículum en Linkedin. Por ejemplo, si eres telefonista, empieza a pensar en un plan B, pero, si gestionas licencias inmobiliarias, puedes dormir muy tranquilo. Es la profesión con menos riesgo de ser sustituida por androides.

El estudio revela que el 'riesgo de automatización' de un director creativo es 'improbable'. Un chef o un entrenador de fútbol están bastante más cerca del desastre, pero las opciones de que un creativo sea sustituido por un cyborg no alcanza el 35%. ¿Por qué? Porque no es posible mecanizar la creatividad. Las ideas no son programables. Decía Jack London que la inspiración hay que perseguirla con un bate de béisbol. Puedes perseguirla con un Hummer si tienes fondos, pero seguirá sin ser un sistema operativo programable. La incógnita, en este punto, es revelar por qué decidimos transformar la agencia dommo en la compañía creativa PS21 si la creatividad ya era nuestra base en la pirámide de Maslow.

Efectivamente. La creatividad siempre ha sido el epicentro de dommo, pero necesitábamos evolucionar. La creatividad no es parte del negocio, es el motor de la estrategia. La década de Mad Men fue la mejor etapa de la publicidad por la confianza entre creativos y CEO's. Es obvio que ninguna historia es eterna, pero esta, en concreto, evolucionó realmente mal. De hecho, el último estudio publicado por la revista Fast Company revela que el 35% de los clientes cree que las agencias no entienden sus negocios. Y otro estudio realizado por Scopen concluye que el 88% de los clientes cree que el trabajo de las agencias no influye en sus ventas.

Si eres telefonista, empieza a pensar en un plan B, pero, si gestionas licencias inmobiliarias, puedes dormir muy tranquilo. Es la profesión con menos riesgo de ser sustituida por androides.

La compañía creativa PS21 nace de una necesidad y un acto de justicia. La necesidad de que se reconozca el trabajo creativo como núcleo de una estrategia global. ¿Puede ser que nos dediquemos a la profesión más comercial del mundo y que no sepamos vendernos? Puede ser. Hay un momento en el vídeo de presentación de PS21 en el que una voz en off dice algo así como 'es el momento de que la creatividad se siente en la mesa de los mayores'. Y eso hemos hecho: invertir en talento para ser capaces de diseñar toda la estrategia de negocio e intervenir en toda la cadena de valor.

El cliente necesita datos. Es lógico. Así que en PS21 analizamos errores, rompimos el modelo, repensamos la estrategia y volvimos con el objetivo de convencer a ese 35% de clientes incrédulos de que entendemos su negocio y demostrarles que, si se desarrolla bien el proceso creativo, crecen las ventas. Adrià fue capaz de tangibilizar algo tan complejo como el Restaurante El Bulli en la exposición 'Auditando el proceso creativo' en la Fundación Telefónica. Nosotros de demostraremos a nuestros clientes que la combinación de intuición y datos es el mejor revulsivo para crecer.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

ESPACIO ECO