BLOGS
14/01/2019 21:44 CET | Actualizado 14/01/2019 21:45 CET

Diario de a bordo: La Antártida, de nadie y de todos

Continuamos nuestro viaje de expedición de Homeward Bound, de la mano de Acciona.

Al desembarcar en la Isla Cuverville, se percibía gran quietud, a pesar de que éramos unas 90 personas observando la zona y a los pingüinos haciendo sus quehaceres. Miramos hacia abajo para crear una imagen mental del momento, y entonces vimos algo extraño. Nos agachamos y al levantarnos vimos que se trataba de una llave de la habitación de un crucero. Ni el barco ni sus pasajeros estaban presentes, pero la evidencia de que habían visitado la zona estaba allí, y nos abordó repentinamente una gran tristeza.

Para muchos visitantes, parece que lo importante sea tachar la visita de su lista más que apreciar realmente el sitio y lo que representa, teniendo en cuenta además que se trata de una tierra todavía muy pura, pero que poco a poco se está transformando debido al turismo humano, e, incluso, por las estaciones de investigación; pero, sobre todo, por el cambio climático. La Antártida no le pertenece a nadie, y por lo tanto nos pertenece a todos. Esto es algo que debemos entender y por tanto, debemos preservarla, por lo especial que es, incluyendo a los animales y plantas que necesitan de la Antártida para sobrevivir, ya que, si no, no habrá fotografías que sacar en el futuro ni tampoco una Antártida como la que conocemos hoy en día.

Con la expedición, y gracias a Homeward Bound y a Acciona, podemos ser conscientes de este tipo de cosas, concienciarnos sobre la importancia de ayudar a preservar la zona así como concienciar a otros de ello.

El 10 de enero ha marcado la mitad del programa de Homeward Bound, auspiciado por Acciona. Al ser el día libre, está pensado para descansar un poco de la intensa cantidad de actividades que hemos realizado durante estos días, y nos permite seguir conociéndonos y construyendo nuestro equipo de investigadoras, en un ambiente un poco más informal y divertido. El día incluyó clases de zumba, improvisación de comedia, charla sobre ondas gravitacionales, costura, seguir con el quilt, café y charlas interminables sobre las oportunidades de colaboración una vez finalice el viaje. Algunas encontraron varios lugares en el barco, al lado de las ventanas, que les permitían disfrutar del calorcito de la calefacción interna, pero sin perderse la vista inconmensurable que nos brinda cada día la Antártida.

Por la tarde, la tripulación del barco organizó unos paseos en zodiacs para disfrutar del día soleado y tratar de ver focas y ballenas disfrutando en su hábitat natural.

Al día siguiente, no pudimos visitar la base ucraniana porque el mar estaba lleno de hielo y los zodiacs no pueden navegar en estas condiciones. Debido al clima, todavía no hemos podido pisar el continente antártico, solo las islas que forman parte del mismo. Por esta razón, hemos pasamos todo el día en el barco con las actividades previstas del programa y trabajando en la estructura del Quilt Team HB3 en la que estuvimos trabajando los últimos días durante los momentos libres, donde cada una de las participantes contribuyó creativamente al collage general con cosas representativas de su país, su vida personal o recuerdo favorito de su paso por la Antártida.

En la fotografía, se están juntando las piezas del quilt, que hemos ido creando todas juntas, y que representa lo que la naturaleza, la ciencia y lo que la oportunidad brindada por Homeward Bound y Acciona significa para todas nosotras, el equipo HB3. Una vez lo terminemos se coserá todo junto.

El día también incluyó avistamiento de ballenas jorobadas que nos visitan cada día alrededor del barco, disfrutando de la riqueza del mar.

Muy pronto os traeremos nuevas aventuras de la expedición.

Anabella Palacios es consultora del Banco Mundial. Titulada en planificación urbana, es también becaria de Rotary pro Paz.

Stephanie Gardner es investigadora postdoctoral del Instituto de Ciencias del Mar, ICM-CSIC en Barcelona.

Melania Guerra se licenció como ingeniera mecánica y ha obtedido un postgrado en Oceanografía. Ha trabajado para la NASA y la ONU.

ESPACIO ECO