BLOGS
18/10/2013 08:09 CEST | Actualizado 17/12/2013 11:12 CET

Es el déficit, estúpido

El Congreso de EEUU llegó a un acuerdo transitorio por el presupuesto y no habrá, por ahora, suspensión de pagos. Sin embargo, el gran problema es que el Gobierno gasta mucho más de lo que le ingresa. La deuda estadounidense asciende a 17,02 billones de dólares, la mayor del planeta.

El Congreso de EEUU llegó a un acuerdo transitorio por el presupuesto y no habrá, por ahora, suspensión de pagos de la principal economía del mundo. Sin embargo, el gran problema que permanece es que el Gobierno gasta mucho más de lo que le ingresa.

Los 800.000 empleados públicos suspendidos volverán a trabajar, las dependencias públicas de EEUU volverán a abrir y no habrá colapso financiero global porque, como se esperaba, Obama -que otra vez lo pasó muy mal por culpa de la intransigencia de los legisladores conservadores- seguirá honrando su deuda.

Por detrás de todo este arreglo temporal está la verdadera piedra de la economía estadounidense: su déficit fiscal. El presupuesto de 2013 (que arrancó el 1 de octubre de 2012 y terminó el 30 de septiembre de este año) cerró con un rojo de 973.000 millones de dólares. Por debajo del récord histórico de 1,4 billones de dólares de 2009 y por encima de los 744.000 millones previstos para el presupuesto 2014.

¿En qué gasta el dinero Barack Obama? Básicamente en defensa y subsidios a veteranos de guerra (38%), en salud (23%) y seguridad social-seguro de desempleo (22%), según cifras oficiales. El resto se reparte entre intereses de la deuda, transporte y educación.

Con este esquema de gastos, EEUU no tiene previsto volver a los años dorados de superávit fiscal de la administración de Bill Clinton. El Congreso no prevé una vuelta a los números positivos. El dato más alentador son los 500.000 millones de dólares en rojo presupuestado para 2025.

¿Cómo se cubre semejante agujero financiero? Con la emisión de más deuda, avalada y comprada por el resto del mundo que se refugia en el dólar, especialmente China, con mucha liquidez y con la clara estrategia política de reafirmar su condición de principal acreedor de EEUU.

La deuda estadounidense asciende a 17,02 billones de dólares, la mayor del planeta, por encima de su PIB (106%). En términos corporativos, el pasivo supera al activo.

Lo paradójico es que Washington, a través de los organismos multilaterales que controla, como el FMI, recomienda o hasta exige a otras economías como las de Grecia o Portugal un presupuesto equilibrado o si hay déficit fiscal, que no supere el 3% del PIB y que la relación deuda/PIB tampoco supere el 60 por ciento.

Pasado el escándalo político y el mal momento para Obama, el principal diario de economía del mundo, The Wall Street Journal, fue más allá: "El déficit fiscal erosiona nuestro prestigio y posicionamiento mundial y la relación con nuestros socios comerciales".

Este artículo también se podrá leer en el blog del autor La revancha de Keynes

---

Nota: Este artículo se ha modificado desde su publicación para actualizar la cifra del déficit estadounidense, que ha pasado de 16,7 a 17,02 billones de dólares.