BLOGS
09/05/2014 07:06 CEST | Actualizado 08/07/2014 11:12 CEST

La era de los marketplaces: tras los pasos de Amazon

Comodidad, máxima facilidad y buenos precios. Son las principales motivaciones de cualquier internauta a la hora de comprar en Internet, pero mucho más si hablamos de marketplaces o plataformas multiservicios. En estos casos, el usuario busca si cabe una mayor inmediatez.

Comodidad, máxima facilidad y buenos precios. Son las principales motivaciones de cualquier internauta a la hora de comprar en Internet, pero mucho más si hablamos de marketplaces o plataformas multiservicios. En estos casos, el usuario busca si cabe una mayor inmediatez a la hora de encontrar lo que busca, además de la posibilidad de comparar distintos precios y tipos de producto con solo un click entre un amplio volumen de referencias.

En este contexto, dentro de las distintas posibilidades de negocio que Internet pone a nuestra disposición, el modelo de los marketplaces y las plataformas multiservicios está evolucionando cada vez más, de la mano de unos usuarios cada vez más exigentes y menos dispuestos a perder un tiempo que en Internet se mide en segundos: "Sé lo que quiero y lo quiero ya".

Básicamente, un marketplace es un centro comercial online donde comercios, fabricantes y proveedores pueden vender sus productos sin necesidad de disponer de una plataforma propia (tienda online) y, con ello, aprovecharse del tráfico y la fuerza de venta del marketplace sin tener que destinar o invertir recursos propios.

Por su parte, la ventaja para el usuario es que dentro de la misma plataforma puede acceder a un catálogo de productos muy amplio y a unas condiciones comunes. El concepto, de cara al usuario, es el mismo que el de un centro comercial convencional, con la facilidad y la comodidad de poder encontrar todo lo que busca y necesita dentro del mismo sitio (en este caso sitio web) como principales motivaciones de compra.

Con todo, la competencia es fuerte y en estos momentos el reto dentro de un modelo en el que ya hay protagonistas muy potentes (caso por ejemplo de Amazon) pasa por:

  • Apostar por la diferenciación: valores añadidos o periféricos, especialización, branding,...
  • Ponérselo realmente fácil al usuario: la principal motivación de cualquier usuario en Internet es la comodidad, pero más aún en el caso de una plataforma de este tipo, donde se busca la facilidad y la satisfacción elevada al cubo.
  • La confianza, la garantía, la atención al cliente: que los productos que venda el marketplace sean de terceros no debe ser la excusa para no conocer dichos productos ni las necesidades de sus potenciales clientes. Tampoco para descuidar la atención y el proceso de ayuda y solución de dudas y problemas. De otro modo, no es un marketplace o plataforma multiservicios, es un mero agregador de productos o servicios o un directorio, como puedan ser por ejemplo las Páginas Amarillas.
  • Ofrecer buenos productos y servicios, capaces de responder a las expectativas del usuario en cuanto a la relación calidad-precio.
  • Competir por precio no es siempre lo más sencillo, pero sin duda es un factor a tener en cuenta, sobre todo en el caso de los marketplaces generalistas. En su caso, es importante considerar la implementación de una buena política de descuentos.

Centros comerciales online

A medida que el modelo ha ido cuajando y ha ido aumentando la competencia, los marketplaces han ido teniendo que afinar a la hora de diferenciarse y de ofrecer valores añadidos (a proveedores y clientes). Por ejemplo, el marketplace español Yodetiendas.com fue pionero a la hora de asumir, además de la venta, la logística vinculada con los envíos al cliente final. Es decir, en este caso el propio marketplace ofrece la posibilidad de recoger el producto en el sitio indicado por el proveedor (ya sea un comercio o un fabricante) y hacérselo llegar al comprador. De cara al usuario, el markeplace ofrece unas condiciones comunes (atención al cliente centralizada, devoluciones, gastos de envío, etc.) y un sello de garantía.

Dentro de los marketplaces podemos encontrar plataformas generalistas, que venden todo tipo de productos, desde alimentación a electrónica o moda, como podría ser el citado yodetiendas.com, y especializados en un nicho o tipo de producto concreto, un modelo que cada vez está cogiendo más fuerza a la hora de apostar por una mayor diferenciación.

Portales solidarios

Sin embargo, más allá de la venta de productos físicos, este modelo se extiende también a servicios de todo tipo e incluso a iniciativas solidarias, caso de Ayudae.com, una plataforma que permite al usuario acceder desde dentro del mismo sitio web a toda la información necesaria sobre las distintas ONG para poder elegir fácilmente dónde y cómo hacer una donación. Las ONG se tienen que dar simplemente de alta, lo que sin duda constituye un buen escaparate para aquellas menos conocidas o con menos repercusión, y el usuario puede filtrar por fin social, nombre de la ONG, etc., y centralizar sus donaciones a través de un mismo portal y a golpe de click, con la garantía de una política de uso y transparencia.

El concepto sigue siendo el mismo: concentrar en una misma plataforma todo lo que el usuario pueda necesitar para filtrar, comparar y elegir en base a sus necesidades.

Plataformas multiservicios

Dentro de las plataformas multiservicios destacan las relacionadas con el sector turismo y el tiempo libre, que fueron pioneras en este modelo de la mano de los grandes buscadores y agencias de viaje online (Booking, Lastminute, etc.).

Más allá de estos gigantes, han empezado asimismo a surgir iniciativas más pequeñas que han apostado por la diferenciación en cuanto a su especialización en un nicho concreto y una atención al cliente más personalizada. Este es el caso, por ejemplo, de Planap.com, un portal de ocio especializado en actividades de multiaventura y experiencias de relax, que permite filtrar por tipo de plan o por zona geográfica para poder recibir distintas propuestas de diferentes rangos de precio para poder elegir con pleno conocimiento de causa.

Al margen del turismo, las plataformas multiservicios que podemos encontrar hoy en día en la Red permiten al usuario opciones tan diferentes como contratar, dentro de un mismo sitio web, un diseño de un logotipo o un programador para desarrollar una aplicación móvil. La ventaja de estas plataformas es que permiten comparar entre distintas opciones dentro del mismo sitio web para poder elegir más cómodamente en base a las necesidades concretas y el precio que se esté dispuesto a pagar. Vemos que ése es el denominador común de este tipo de plataformas, por muy distinto que sea el sector en el que operen.

APRENDE A USAR TU DINERO