BLOGS
13/05/2018 10:44 CEST | Actualizado 13/05/2018 10:44 CEST

En Italia se habla de Usted

Getty Images/EyeEm

Si algo me costó esfuerzo cuando me quedé a vivir en Madrid fue acostumbrarme a hablar de tú. Es habitual que los de habla no hispana, nos pregunten si los mexicanos hablamos igual que los españoles, por lo general se responde que sí, pero los que hemos pasado mas de la mitad de nuestra vida en España, sabemos que no es así. Un rapapolvo, eso fue lo que recibí en una ocasión que un amigo en Madrid me presentó a su noble tía y yo, por educación amabilidad, cortesía, respeto y lo aprendido desde pequeña, me presenté orgullosa de mis buenos modales mexicanos: "Me da mucho gusto conocerla, señora"... no olvido la mirada extrañada de la elegantísima tía a mi amigo. Mas tarde, y charlando sobre el encuentro, muy amablemente mi amigo me comentó que en España el hablar de usted se usaba poquísimo, aún dirigiéndose a personas de cierta edad, incluyendo a las poseedoras de títulos nobiliarios.

El usar vosotros en lugar de ustedes, también me tomó un tiempo, en comprenderlo y en conjugarlo bien y digo en entenderlo porque para los mexicanos, aún hablando en plural de tú, se utiliza el ustedes, ya sea que se hable de tú ó de usted, no se tiene muy claro que es el plural de hablar de tú.

Pues bien, aquí en Italia he tenido que hacer marcha atrás y de qué manera. He tenido que volver a las costumbres mexicanas más rancias para dirigirme correctamente a los italianos. Lo primero que aprende uno en Italia es que prácticamente nunca se trata de tú a nadie, para hablar de tú se pide el consentimiento del interlocutor, son formas clásicas que llevan a rajatabla y se destaca más cuando se escribe en plan formal.

Todos los preámbulos y frases de cortesía, hablando en italiano, se quedan cortas con las formas mexicanas. Ha sido difícil y sigue siendo para los que llevamos tanto tiempo hablando de tú, es un esfuerzo grande dar marcha atrás en el vocabulario cotidiano, pero no cabe la menor duda de que lo que bien se aprende nunca se olvida. Ahora no tengo ningún problema en decirles a los italianos Egregio Signore, ó Eccellentissimo Dottore ó hablarles de Lei. Hace unos días, le pedí a una amiga ítalo-venezolana, que cuida muchísimo el lenguaje, que me ayudara a redactar un correo para pedir una entrevista. Le comenté que el destinatario era para un colega joven y aún así me recomendó que la escribiera con preciosas frases de cortesía, que me recordó el español a la mexicana.

Hay ejemplos que me encantan, como las frases que se utilizan para despedirse en las cartas oficiales en México utilizando expresiones como: "Le reitero a Usted las seguridades de mi atenta consideración". Utilizar la "U" mayúscula en el Usted, se queda pequeña con la redacción en italiano. Escribir correctamente la lengua de Dante, significa aumentar aún más la rimbombancias en el léxico. Uno de los ejemplos es una frase como esta: "RingraziandoLa per la sua gentile attenzione La saluto cordialmente"

Si se trataba de un correo a un hombre ¿por qué se le escribe como si fuera mujer? - "RingraziandoLa"

Dar las gracias correctamente en italiano es siempre en femenino: La Ringrazio (se agradece a "Su Excelencia" a "Su Señoría a "Su Eminencia")

Pero no solo es el uso del femenino, sino el uso de la "L" mayúscula en medio de la misma palabra, como cortesía marcando el hablar de Usted.

Como la última frase "La saluto cordialmente" aún tratándose de un destinatario masculino.

Como estos ejemplos, hay infinidad de formalidades que a pesar del esfuerzo en volver a mis costumbres lingüisticas mexicanas, me encantan.

- Según un artículo publicado en La voce di New York, escrito por Filomena Fuduli Sorrentino, profesora de italiano en la South Middle School, ECSD, Newburgh, NY. el uso del Lei en el italiano es como resultado de la Inquisición Española, fue el Lei, que los españoles usaron para artistas, gente famosa, nobleza y personas que no conocían, que también se estableció en el italiano.

- Mussolini prohibió la utilización del "Lei"- el Usted en italiano y lo cambió a "Voi" durante la dictadura.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

NOTICIA PATROCINADA