BLOGS
24/09/2018 07:09 CEST | Actualizado 24/09/2018 07:09 CEST

Encuentro con el hijo de Pablo Escobar en Roma

"Mi padre no murió asesinado por las fuerzas armadas colombianas, Pablo Escobar se dio un tiro". Así lo cuenta Sebastián Marroquín, hijo de Pablo Escobar Gaviria, el mayor jefe del cartel de Medellín en su visita a Roma.

Alicia Romay

Sobre la imagen que la serie de Netflix refleja sobre la vida de su padre, aclaró que "con esta gira quiero contar nuestra verdadera historia, que nada tiene que ver con tanto glamour y con esa visión hollywoodiense".

Sebastián Marroquín -es el nuevo nombre de Juan Pablo Escobar- ha venido a Roma a presentar la obra teatral Pablo Escobar, una historia para no repetir, y comenta que ha viajado por el mundo haciendo este tipo de eventos, como en India, Nepal, España y México principalmente "llevando un mensaje similar a todas estas culturas, que gracias a la globalización y a la presencia de Netflix en muchas partes del mundo, la gente desea conocer la verdadera historia que hay detrás de esa ficción".

A la pregunta de la periodista de Roma Today sobre cómo fue su vida como hijo de Pablo Escobar, respondía: "Gracias por preguntarme en pasado, todavía sigue siendo, eso no ha terminado".

"Muchos creen que Pablo Escobar es un caso de éxito y yo no lo creo así, no creo que se puede considerar exitoso a alguien, que murió a los 44 años y disfrutó solo el 10% de su vida", señaló.

No ha visto la película basada en la vida de su padre y protagonizada por Penélope Cruz y Javier Bardem, la de Netflix sí, y considera que para lo único que sirve es para que jóvenes crean que es un buena idea "seguir por ese camino".

Respeta las diferentes opiniones que hay sobre Pablo Escobar, pero la suya está cargada de grandes dosis de afecto, sin negar lo que hizo

Durante la conferencia que ofreció en la sede de la Asociación de la Prensa Extranjera en Italia comentó que recibe una enorme cantidad de mensajes por las redes sociales de jóvenes de diferentes países que sueñan con ser Pablo Escobar después de ver algunas de las series basadas en la vida de su padre. Afirma que es su responsabilidad personal hacer uso positivo de su propia historia, para invitar a la sociedad a tomar conciencia de las consecuencias de elegir este camino de violencia y de destrucción que eligió su padre.

Cuando tenía 7 años, fue cuando se enteró a lo que se dedicaba su padre y fue muy difícil tener una idea clara de la dimensión criminal que estaba desarrollando. Fue complicado para él asumir esto después de recibir una educación con amor y buenos tratos.

Respeta las diferentes opiniones que hay sobre Pablo Escobar, pero la suya está cargada de grandes dosis de afecto, sin negar lo que hizo, incluso colaborando a desentrañar algunos crímenes de los cuales no se tenían noticias en los cuales había participado.

¿Ha solicitado audiencia con el papa? "No pero tuve el honor de que el papa autorizó que se celebrara mi matrimonio fuera de una iglesia cuando era obispo en Buenos Aires".

Le pregunté si cuando murió su padre, que en ese momento él tenía 16 años, le había pasado por la cabeza continuar su actividad. Sebastián Marroquin respondió: "Sí, en efecto, me pasó por la cabeza seguir la actividad de Pablo Escobar, mi padre, pero sólo me duró 10 minutos".

Conferencia de prensa:

ESPACIO ECO