BLOGS
08/12/2018 09:20 CET | Actualizado 08/12/2018 09:20 CET

Los afectados por ictus en Italia vuelven a tener momentos de alegría

Clinica Riabilitazione Toscana
Los avances científicos y tecnológicos ayudan a que los afectados por un ictus puedan poco a poco recuperar los movimientos y una vida mejor

Foto: Cortesía de la Clinica Riabilitazione Toscana

El ictus no siempre avisa, en ocasiones llega de golpe. El Dr. Mauro Mancuso, Director Sanitario Científico de la Clínica Riabilitazione Toscana, en Italia, explica que "hace algunos años, la mayor parte de personas que habían sufrido un ictus, había sido causado por accidentes en la carretera ó en la ciudad, por la caída en moto u otro tipo de percances, pero por suerte las medidas de precaución han cambiado y estas causas han disminuido, ahora los ictus son en su mayoría, ocasionados por otras circunstancias".

Después de sufrir un ictus, cambia la vida de la persona afectada y de su entorno, entre el susto, el tiempo para asimilar lo ocurrido e iniciar el proceso de rehabilitación. Se pasa mal pero, afortunadamente, existen centros especializados que ayudan a la recuperación de estos pacientes.

Recuerdo el derrame cerebral que tuvo mi padre, de esto hace ya más de tres décadas. Me hubiera gustado que la ciencia hubiera estado tan avanzada como ahora, para haberle ayudado a recuperar el movimiento, el habla y que hubiera podido volver a ser independiente, como por ejemplo, para comer por sí solo. Le ayudábamos en su rehabilitación de forma artesanal en casa, con juegos, lecturas y ejercicios que aprendimos. Él se reía cuando lo poníamos a caminar y a mover el lado afectado, también lo hacíamos leer en voz alta el periódico, aprovechando su gran afición por la lectura, tenía un gran sentido del humor, inclusive estando en estas condiciones. Su recuperación era muy lenta.

Los avances en estos años son notables. La inmovilidad causada por un ictus, crea problemas en el sistema respiratorio, músculo-esquelético y digestivo entre otros tantos, mermando la fuerza de la persona cada día, aunado a que psicológicamente también se ven afectados al verse incapaces de llevar la vida que tenían antes de este suceso.

El Dr. Mancuso comentó en una charla ofrecida recientemente en Montevarchi, Arezzo (Italia), que existen estimuladores electro magnéticos y otros tantos métodos que ayudan a recuperar los movimientos, y no sólo eso, sino que un equipo de fisio-ortopedas y terapistas ocupacionales se pueden encargar de "poner a trabajar" a los pacientes haciéndoles sentir poco a poco que no todo está perdido, que con ayuda y con convicción se puede volver a hablar, a caminar, a moverse...

Otro aspecto muy importante, es la ayuda que les ofrecen para que vuelvan a deglutir fácilmente, a emitir sonidos y a recuperar el habla. Cada progreso con cada paciente es una alegría y un paso de gigantes.

Clinica Riabilitazione Toscana
Ejercicios de recuperación después del un ictus

Foto: Cortesía de la Clinica Riabilitazione Toscana

En octubre del año pasado, la Agencia Efe publicó un artículo con las cifras y otros detalles de las personas afectadas por ictus en España. Más de 110.000 personas en España sufren un ictus cada año, un trastorno de la circulación cerebral que supone la segunda causa de muerte, la primera en mujeres, y que en un 90 % de los casos se puede prevenir.

Son cifras de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que recuerda en el día mundial de la enfermedad la importancia de la detección temprana y de llevar una vida saludable con una dieta variada y ejercicio físico para evitar así enfermedades como la hipertensión arterial, el colesterol alto o la obesidad que son factores de riesgo.

El ictus es un trastorno brusco de la circulación cerebral en el que hay un área afectada de forma transitoria o permanente por isquemia o hemorragia.

Sus síntomas se producen generalmente de forma "brusca e inesperada", según la SEN, y si bien su tipología depende del área del cerebro afectada, los principales síntomas son la alteración del lenguaje, pérdida de fuerza o sensibilidad en una parte del cuerpo, alteración de la visión y dolor de cabeza muy intenso, entre otros.

Estas son algunas de las cifras del ictus en España:

- Cada año entre 110.000 y 120.00 personas sufren un ictus, de los que el 50% queda con secuelas incapacitantes o mueren.

- Una de cada seis personas tendrá un ictus a lo largo de su vida.

- El 90% de los casos se puede prevenir.

- Es la segunda causa de muerte y la primera en mujeres.

- El 5% de los mayores de 65 años ha tenido un ictus.

- Más de 330.000 españoles tienen alguna limitación en su capacidad funcional por haberlo sufrido.

- Es la primera causa de discapacidad en el adulto.

- El 35% de los afectados está en edad laboral.

- Una de cada dos personas que lo sufre no se recupera.

- Si bien en los últimos 20 años la mortalidad y la discapacidad han disminuido, su incidencia se incrementará un 27% en los próximos 25 años.

- En los últimos 20 años ha aumentado un 25% el número de casos entre los que tienen entre 20 y 64 años.

- Supone el 70% de los ingresos neurológicos que se producen en España y es responsable de entre el 3% y el 6% del gasto total sanitario.

Recientemente, la revista italiana Oggi scienza publicó que son cerca de doscientas mil las personas afectadas en Italia por el ictus cerebral, considerado la tercera causa de muerte por detrás de las enfermedades cardiovasculares y las neoplasias.

Milly Barba, escribe en su artículo titulado Ictus cerebral. Diagnóstico y cura en Italia que según lo difundido por el Instituto Superior de Sanidad Italiano, el 80% de los casos se trata de episodios nuevos. Cada año son 42.300 los pacientes que después de haber sufrido un ictus grave y obtener el alta necesitan la ayuda inmediata de tratamientos de recuperación ofrecida por clínicas especializadas que cuenten con el equipamiento y personal experto en el tema. Hay que tomar en cuenta que muchos de ellos necesitarán por un largo periodo de tiempo asistencia.

A pesar de que la recuperación de los pacientes, que sin duda es lenta y ardua, se pueden ver logros poco a poco. Una de las maravillas de estos avances es la alegría que causa cuando se consigue dar un nuevo paso. A veces se piensa que no hay nada que hacer, pero dependiendo de los casos, con deseos, fuerza de voluntad y convicción, se pueden obtener resultados que devuelvan la sonrisa a aquellos que han padecido un ictus.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA HONEST