BLOGS
13/09/2015 09:58 CEST | Actualizado 13/09/2016 11:12 CEST

He vivido 34 años con VIH

andrew pulsipherSé que el virus VIH está estigmatizado, pero no tiene por qué ser así y mi objetivo es cambiar esa percepción negativa. El VIH y el sida son tratables y se puede vivir una vida normal. Soy la prueba viviente de ello. Mi vida es un milagro, pero no soy el único con una historia que contar.

Tener una familia NEGATIVA puede ser lo más POSITIVO de tu vida.

¡Hola a todos!

¡Este es mi primer blog publicado! Para empezar, me gustaría contaros la pequeña historia sobre mi familia y sobre mí mismo. Si tenéis alguna duda, preguntad por favor.

Me llamo Andrew Pulsipher. Soy VIH+ y lo he sido desde que nací.

Aquí tienes un poco de información sobre mí:

1. Estoy casado con una mujer maravillosa y celebraremos nuestro décimo aniversario este octubre.

2. Tengo tres hijos estupendos, de cinco, tres y un año.

3. He sido seropositivo durante casi 34 años. No puedo decir con total seguridad que sea la persona más mayor que haya vivido con la enfermedad, pero estoy bastante seguro de que, al menos, soy uno de los más mayores de los infectados prenatales o de los nacidos con VIH.

4. Los niños que nacen con VIH y no son tratados, normalmente mueren antes de cumplir los dos años. Yo empecé a medicarme cuando tenía ocho.

5. Hoy en día soy "indetectable". Y no, no significa que sea un ninja. Este término está relacionado con la cantidad de virus detectable en mi sangre, aunque puede seguir escondido en otras partes de mi cuerpo. También significa que los medicamentos que tomo cada día están funcionando.

6. Mis padres murieron, los dos, de sida. Mi padre murió cuando yo tenía cuatro años, mi madre cuando tenía ocho.

7. Ninguno de mis hermanos y hermanas son VIH positivo, sólo mis padres y yo. El virus no me sobrevivirá.

8. Me crié con mi tía, mi tío y sus cuatro hijos, mis primios. Yo los llamo mamá, papá, hermanos y hermanas, porque eso es lo que son para mí.

9. De niño, en raras ocasiones decía a otras personas que era seropositivo. Pocos familiares fuera de mi círculo más cercano lo sabían, además de un par de amigos íntimos. Lo hacíamos así para intentar que mi infancia fuera lo más normal posible.

10. Hoy comparto esto con vosotros porque por primera vez en mi vida puedo ser completamente sincero conmigo mismo y con los demás. Me ha costado mucho tiempo poder reunir esta confianza y seguridad (¡casi 34 años!).

Sé que el virus VIH está estigmatizado, pero no tiene por qué ser así y mi objetivo es cambiar esa percepción negativa. El VIH y el sida son tratables y se puede vivir una vida normal con ellos. Soy la prueba viviente de ello. Me gustaría educar a las personas para superar las típicas preguntas "CÓMO contrajiste la enfermedad" o "CÓMO convives con ello".

Hay muchos milagros en el mundo y creo que mi vida es uno de ellos. No soy el único y todos tenemos historias que contar. Si sientes el impulso de compartir mi historia, no dudes. Será un placer ser parte del cambio sobre cómo hablamos del VIH.

______________

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Diego Jurado Moruno

#JUNTOS