BLOGS
03/01/2016 09:58 CET | Actualizado 03/01/2017 11:12 CET

Cinco obras de teatro para ir con...

maximsLa viuda alegre es una fiesta gracias a su falta de pretenciosidad y a un coro que canta bien mientras baila llenando el espacio. Mejor dicho, tres fiestas. Una por acto. Y la última, la mejor en un Maxim's fin de siécle.

Foto proporcionada por La Casquería Producciones

Con bebés - 12 horas es una obra para bebés creada por Raquel Calonge y David Utrilla que se puede ver en el Espacio Labruc de Madrid y Okina Teatro de Alcorcón. Esta obra muestra la gran imaginación de estos jóvenes profesionales del teatro. Es decir, su capacidad para crear imágenes atractivas, a las que saben acompañar de una banda sonora muy bien elegida. Imágenes y música que mantienen la atención en el escenario hasta del niño más díscolo, gracias a la creación de puntos de luz, colores y situaciones mínimas hacia las que una actriz lleva la atención. También de los adultos, motivo por el que el propio espacio Labruc la programó recientemente en su quinto aniversario para sus invitados.

Foto proporcionada por el Teatro Lara

Con niños - 100% Burbujas, de Bubble Factory es un espectáculo para niños (de esa edad que va de los 4 años a la preadolescencia) que se puede ver en el Teatro Lara y que también gustará a los adultos que los acompañen, sobre todo porque verán lo bien que lo pasan los pequeños a los que llevaron al teatro. La materia de este espectáculo es el arte efímero de las burbujas, pero no olvida que es teatro y solo teatro. De ahí que se haya construido argumentalmente a través de un personaje que conduce el espectáculo y aporta una historia con poesía, belleza, magia y humor para conseguir la atención y la risa de los niños. Así, les hace felices a ellos y a sus acompañantes, que no dejan de aplaudir cuando se acaba el show y salen corriendo a comprar los pomperos. Y es que, viendo a esta compañía, parece tan fácil hacer pompas de jabón y crear un espectáculo con ellas...

Foto proporcionada por el Teatro Luchana

Con adolescentes - Aire, de la compañía Bovoj producida por Emilio Aragón que fue estrenada mundialmente en los Teatros Luchana de Madrid es la vuelta a los escenarios de los payasos de la tele gracias a sus nuevas generaciones, que vienen percutiendo todo lo que se les ponga por delante. Espectáculo amable al que le han puesto un ruidoso final de batería y riffs de guitarra, al estilo de concierto de rock, para darle un patina de espectáculo adulto, o al menos juvenil. Que mejoraría mucho si se hiciese sobre un escenario elevado o separado de las dos primeras filas. Pues pasan muchas cosas en el suelo que no se ven porque las cabezas y cuerpos de los espectadores que están más cerca lo impiden. En cualquier caso, gustará por su estilo de payasismo, mayumanismo y circosolismo que tendrá la oportunidad de especificarse y diferenciarse en próximos espectáculos, pues, independientemente de lo que diga la crítica, triunfará y girará. Sobre todo, gracias a aquellos espectadores a los que les gusta que lo puramente comercial se esconda tras un cierto (re)gusto mainstream que les permita mantener sus convicciones y convenciones. O a aquellos que ven un espectáculo así por primera vez. Lleno de movimiento, energía, color, ruido, risa y mucha música.

Vídeo proporcionado por el Teatro de la Abadía

Con amigos y familiares - Entremeses, de Cervantes dirigido por José Luis Gómez se estrenó hace 20 años en el Teatro de la Abadía, donde se reestrenó el año pasado y donde ha vuelto este año por Navidad hasta febrero de 2016. Señal de su gran éxito de crítica y público. Y lo hace con sus ganas de burla, de risa. Con un lenguaje alejado del que ahora nos resulta habitual pero tan bien dicho, tan bien colocado en la boca y el cuerpo de sus actores como en el espacio. Un lenguaje que se sobreentiende. Y de sobreentendidos están las risas y las sonrisas de sus espectadores llenas. A las que Luis Delgado le ha puesto una partitura musical tocada en directo con instrumentos de aquella época y cantos y bailes charros. Y que José Luis cose con refranes, dichos y citas, también de aquella época. Una obra que amanece y atardece en una plaza de pueblo con el canto de los pájaros. Un pueblo que ama a sus autores, a sus poetas y a sus cómicos. Y que cuando llegue la noche descansará tranquilo porque ha sabido elegir sus referentes, sus risas y sus bailes. Una obra excelente para inaugurar el IV Centenario de la Muerte de Cervantes.

Foto proporcionada por los Teatros del Canal

Con la pareja - La viuda alegre con libreto de Vitor Léon y Leo Stein y música de Fran Lehár que se puede ver en los Teatros del Canal de Madrid procedente del Teatro Arriaga de Bilbao es, sin duda, el musical de estas navidades en la capital, de los siete que se pueden ver y oír en la capital. Mucho tiene que ver su director de escena, Emilio Sagi, su adaptador, Enrique Viana, y el barítono Antonio Torres que canta y actúa bien. Aunque lo mejor es que este último se lo pasa estupendamente con la parodia contenida que hace del conde Danilo a la manera de las antiguas películas hollywoodienses de amores entre condes y condesas y se lo hace pasar bien al público. Al que le acompaña la guapa Natalia Millán, con menos voz pero mejor interpretación, en el papel de la despreocupada viuda alegre que llega a París dispuesta a gastárselo todo y a encontrar el amor. Ambos arropados por una escenografía lo suficientemente eficaz para situar al espectador en el París del art noveaux. Obra que se podría calificar por como se representa de ligera. Como si se tratase más de un cava que un champán. Da lo mismo. La obra es una fiesta gracias a su falta de pretenciosidad y a un coro que canta bien mientras baila llenando el espacio. Mejor dicho, tres fiestas. Una por acto. Y la última, la mejor en un Maxim'sfin de siécle. Fiesta a la que el público se une siguiendo el ritmo dando palmas, síntoma de que se lo está pasando bien.