BLOGS
11/02/2015 07:19 CET | Actualizado 12/04/2015 11:12 CEST

Queridos pies: os quiero

yogapiesLa visión de pies maltratados sobre la esterilla es más común de lo que me gustaría reconocer. Ya sean callos, durezas, sequedad severa en la piel, o uñas a lo loco, ahí están, abandonados en la baja periferia del cuerpo, esperando a que les prestemos atención de una vez.

Como mujer coqueta que soy, cualidad que se potencia con mi profesión de actriz, a menudo me veo en la situación de tener que llevar tacones, casi siempre durante más horas de las soy capaz de soportar. Al día siguiente, me siento apaleada, el dolor de pies es protagonista absoluto y mi espalda está hecha un ocho. Suena familiar ¿verdad? Si tu trabajo o tu estilo de vida te condicionan con el calzado, si sufres continuos dolores de espalda o rodillas, el yoga es tu complemento ideal para equilibrar y volver a aprender a poner los pies sobre la tierra.

En varias ocasiones he leído que los pies son los grandes olvidados en cuanto a cuidado personal se refiere. Impartir clases de yoga me ha dado una perspectiva mucho más consciente del importantísimo papel que cumplen en nuestra salud global, comprobando en primera persona que es verdad, les hacemos poco caso, o ninguno. La visión de pies maltratados sobre la esterilla es más común de lo que me gustaría reconocer. Ya sean callos, durezas, sequedad severa en la piel, o uñas a lo loco, ahí están, abandonados en la baja periferia del cuerpo, esperando a que les prestemos atención de una vez.

El yoga contempla los pies como la base de todo; sobre ellos recae el peso del cuerpo y realizan un gran trabajo día a día, gestionando la fuerza de la gravedad y el movimiento. El yoga acude en nuestra ayuda con un gran abanico de posturas que fortalecen los tobillos, mejoran la forma de pisar, la sensibilidad, ensanchan el pie y previenen esas antiestéticas y dolorosas deformaciones en los huesos, mejorando también la circulación hacia las piernas y la salud de la espalda.

TADASANA es la postura clave.

Su traducción literal es "postura de pie", conocida también como "la Montaña". ¡Que no os engañe su aparente sencillez! Aporta la mejor base posible para tener los pies bien plantados en el suelo, en la práctica de yoga y en la vida; cada postura de pie reproduce una y otra vez esta colocación:

Los dedos gordos se tocan ligeramente por delante y los talones están separados unos centímetros entre sí. Levanta los dedos de la esterilla y ábrelos todo lo que puedas como abrirías los dedos de la mano; vuelve a apoyarlos manteniendo ese espacio. Empuja los tobillos hacia el centro de tus piernas, tratando de levantar el arco del pie; este gesto activa toda la musculatura del tren inferior. Bascula la pelvis hacia delante proyectando el coxis hacia abajo y alargando la zona lumbar; activando el abdomen se alarga el tronco. Gira los hombros hacia atrás acercando los omóplatos y abriendo el pecho. Estira los brazos activamente hacia abajo con la palma de las manos mirando al frente y tira de la coronilla hacia arriba, creando la sensación de crecer en dos direcciones, con los pies hacia la tierra y con la cabeza hacia el cielo.

Practicar este asana mejorará tu postura en general. Entre otros beneficios, aporta calma y foco mental, potencia la presencia energética y crea seguridad interior.

Además del yoga, puedes aplicar algunos cuidados extra, que pronto se volverán esenciales en tus rutinas de belleza.

- Lavar los pies todas las noches antes de dormir. Un gel aromático -a veces sales exfoliantes- y secarlos bien, especialmente los espacios entre los dedos para prevenir la aparición de hongos, es un gesto de higiene diaria de lo más relajante.

- No sin mi piedra pómez. Evitaremos las durezas usándola en las zonas externas, el talón y dedos; dos o tres veces a la semana bastará para tener los pies como un bebé.

- Crema y más crema. Hidratación en los pies siempre después de la ducha o de lavarlos. Aprovecha para dar un agradable masaje, aunque sea cortito lo notarán. Para los amantes del masaje, no renunciéis a la Reflexología podal, es mágica.

- Lleva un buen calzado. Un zapato mono es una tentación, pero podemos mejorar el estado de los pies moderando el uso de taconazos o modelos que se estrechan demasiado por delante. Por suerte, el calzado urbano-deportivo es cada vez más atractivo.

- Yoga y más yoga. Volvemos al punto de partida. Cuidando la postura de los pies, todo el cuerpo estará mejor colocado y la espalda más relajada. El yoga se practica descalzo. Pero si eres escrupuloso, el uso común de esterillas te da reparo y prefieres llevar calcetín, los calcetines antideslizantes de Pilates son una opción estupenda.

Es hora de hacer una declaración de amor: pies, os queremos. Os queremos para recorrer el mundo, para saltar, bailar a pierna suelta, para hacer deporte y sentirnos fuertes, para pisar firmemente y trazar nuestro camino. Os lo merecéis todo.

Este artículo ha sido escrito por Carla Sánchez, profesora de Aomm.tv

ESPACIO ECO