profile image

Arturo Fernández Álvarez

Presidente, CEIM (Confederación Empresarial de Madrid-CEOE)

Arturo Fernández Álvarez (Madrid, 1945) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Business Administration por la Universidad de Boston. Presidente del Grupo Arturo, se hizo cargo a los 17 años de la empresa fundada por su abuelo en 1.898. En la actualidad, el Grupo Arturo da empleo a unas 4.000 personas en el sector de servicios. Presidente de CEIM (Confederación Empresarial de Madrid—CEOE) y de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, ostenta la vicepresidencia primera de la CEOE. En los ámbitos de representación institucional, Arturo Fernández está también al frente de la Organización de Patronales de Capitales Europeas y de Eurodefense España, un grupo de reflexión y análisis sobre asuntos estratégicos y de colaboración entre el ámbito de la Defensa y la empresa. Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y Caballero de la Legión de Honor de la República Francesa, preside e impulsa el Club de Empresarios del Proyecto Stela, que integra en las empresas a personas que sufren Síndrome de Down, y a través de la Fundación Arturo Fernández Cantoblanco ha favorecido la titulación universitaria para estudiantes de Hostelería con la Universidad Autónoma de Madrid. Como presidente de la Cámara de Comercio, preside la Fundación Universidad Empresa, que facilita la relación de todas las universidades de Madrid, públicas y privadas, con la empresa, para facilitar la adecuada integración laboral de los universitarios madrileños.
Se

Se equivocan

Los empresarios siempre hemos optado por abrir nuestras empresas, nuestros negocios y nuestros comercios con absoluta normalidad. Parar el funcionamiento de una empresa, a mi juicio, no es la mejor manera de defender ni un solo puesto de trabajo, sino de favorecer su destrucción. Y no estamos para eso.
13/11/2012 15:54 CET
Un empresario en

Un empresario en Bankia

En los Estados Unidos la figura del empresario es poco menos que la de un héroe, mientras que aquí, en España, es poco menos que la del villano de la película. Arrastramos demasiados estereotipos anclados en el pasado.
12/06/2012 10:26 CEST