Colaborador

Javier Roca Sierra

Policía indignado

Soy Policía de Madrid, hace casi 25 años, los últimos como Instructor de Tiro.

Lo mío fue vocacional, me seduce intentar ser útil.

Conozco la Tripas de la “Administración”, cuando han vestido de un color o de otro, y siempre hemos sido usados como peones en su tablero. No les importamos nada.

También he vivido la parte más amarga de un pueblo.

He coincidido muchas noches con la muerte… hasta cogerle miedo.

He respirado marginación, violencia, miedo, impotencia.

El sufrimiento y el dolor ajeno me calaba hasta los huesos.

Pero lo más triste es que el pueblo les importa menos.

¿Tienes información, una idea o una sugerencia?

Si tienes cualquier cosa que quieras compartir con el equipo de El HuffPost, aquí tienes cómo.