Colaborador

Paloma Rando

Guionista

Una mañana de principios de los noventa, cuando era niña, abrí la mochila y, al sacar los libros, enmudecí: en lugar del estuche había guardado el mando de la televisión. Mi tara quedó en evidencia delante de la clase entera. A pesar de ello, conseguí terminar el colegio y entrar en la universidad.

Como los trastornos hay que tratar de encauzarlos, estudié Comunicación Audiovisual. Compaginé los estudios con el trabajo en departamentos de vestuario de distintas ficciones nacionales para después pasar a compaginar el trabajo con los estudios y así poder acceder al que hasta ahora ha sido mi oficio: guionista.

Yo prefiero llamarlo amor por la televisión, pero, como dice la canción, lo que yo siento se llama obsesión.

¿Tienes información, una idea o una sugerencia?

Si tienes cualquier cosa que quieras compartir con el equipo de El HuffPost, aquí tienes cómo.