BLOGS
14/07/2018 10:37 CEST | Actualizado 14/07/2018 10:37 CEST

El Capitalismo Consciente también es rentable

Pixabay

"The business of business is people, yesterday, today and forever" (El negocio de los negocios es la gente, ayer, hoy y siempre). Con esta frase resumía Raj Sisodia, co-fundador de Conscious Capitalism Inc., la primera Conferencia sobre Capitalismo Consciente en Europa (CCEC2018), que se ha celebrado en IESE Barcelona, el pasado 9 de julio, y en la que han participado más de 370 asistentes de 25 países.

El objetivo de esta primera Conferencia sobre Capitalismo Consciente que se celebra en Europa era mejorar el mundo a través de compartir la experiencia de empresas y negocios conscientes. Desde 2010 se vienen celebrando encuentros en Estados Unidos y en esta ocasión han saltado el charco para fomentar el diálogo en nuestro continente.

El Capitalismo Consciente se sustenta en cuatro pilares básicos: Un propósito superior (las empresas deben existir por razones que vayan más allá de únicamente obtener beneficio), una orientación a todos los agentes implicados (las empresas conscientes deben comprometerse y cuidar a cada uno de los que están implicados en su actividad), una cultura consciente (la visión de la empresa consciente debe basarse en la confianza, la responsabilidad, la transparencia, la integridad, la lealtad, la igualdad, la equidad, el crecimiento personal, el amor y la atención) y un liderazgo consciente (que tienen una doble misión: administrar la empresa a la vez que buscan sinergias y soluciones creativas que mantenga el negocio en su objetivo de ser/contribuir a un bien común).

Sebastian Ross y otras 26 personas impulsaron este movimiento en España en 2015, creando la Fundación Capitalismo Consciente, que ahora preside Andrea Ambrosini, empresario que ayuda a las empresas a generar mayor impacto en la sociedad, y que nos da alguna clave más:

¿Qué es el capitalismo consciente?

Es un movimiento que apoya a las empresas en su transformación hacia organizaciones más conscientes y orientadas a las personas y a todos los grupos de interés que se relacionan con la empresas para para crear una sociedad más humana, justa y consciente.

¿Hay empresas conscientes?

Sin duda, hay muchas empresas con conciencia, aunque nos gustaría que hubiera más. Y son conscientes porque impulsan iniciativas transformadoras o porque sus fundadores lo son.

¿Puede existir el capitalismo consciente?

Partimos de la base de que el capitalismo ha sido el mayor generador de riqueza como sistema, pero el abuso del mismo o el capitalismo inconsciente ha producido grandes injusticias y enormes brechas sociales. La principal, la desigualdad. Con la crisis de 2008 se ha destruido gran parte de la clase media, además de que los que más han sufrido han sido los que menos recursos tienen y eso no es bueno para nadie. Lo interesante es que empieza a ver atisbos de que no vale crecer por crecer porque el crecimiento no es infinito, tanto a nivel económico como a nivel de recursos y materias primas. Por eso, el Capitalismo Consciente pretende cambiar el modelo económico en el que los valores y el ser humano sean la base de la actividad de cualquier empresa.

Por suerte no somos el único movimiento que quiere cambiar el capitalismo salvaje, existen otros como la Economía del Bien Común o Doing Good Doing Well, lo que es esperanzador. Además, el CEO de BlackRock, Larry Fink, la mayor gestora de fondos del mundo, ha recordado en su carta anual de 2018 a las empresas en las que invierten que no vale con ser rentables, porque la sociedad exige que las empresas tengan un propósito social y mejoren la sociedad.

¿Cómo se puede generar ese cambio?

Cuando Steve Jobs fundó Apple no pensó en el dinero que iba a ganar sino en crear el mejor ordenador o el mejor móvil. La clave está en que cada empresa ponga el foco en hacer las cosas bien y con consciencia para ofrecer productos que mejoren nuestra vida. Creo que se está produciendo un cambio porque cada vez más personas deciden trabajar en empresas con propósito, que ayuden a solucionar los problemas de la humanidad. Y esto se está acelerando con los 'millenials'.

¿Cómo mezclan rentabilidad y capitalismo consciente?

Está demostrado que una empresa consciente es mucho más rentable, porque los empleados disfrutan trabajando y son más productivos. La rentabilidad no está reñida con las empresas conscientes.