BLOGS
25/04/2018 07:30 CEST | Actualizado 25/04/2018 07:30 CEST

Tras la pista de la malaria en Mozambique

ISGLOBAL
Rosa Mouzinho dedica su vida a rastrear la pista de la malaria en el sur de Mozambique

Rosa es una buscadora de casos de malaria. Tiene 39 años, tres hijos, y vive en el distrito de Magude, en Mozambique. Cada mañana, se levanta a las 5.00, recoge la mosquitera que cubre su cama y se prepara para una larga jornada de trabajo. Su profesión: rastrear la pista de la malaria en el sur del país. Rosa acude a los centros de salud para saber qué nuevos casos han sido diagnosticados con malaria, se desplaza hasta el lugar donde viven y, una vez ahí, hace la prueba de la malaria a todas las personas que viven en la casa. Luego, independientemente de que el resultado sea positivo o negativo, Rosa los tratará a todos. Convivir con alguien que tiene la malaria implica un alto riesgo de contagio. Rosa busca casos de malaria para salvar vidas.

La pregunta es si somos capaces de eliminar la malaria en África con las herramientas de las que disponemos hoy en día

Hace años que la carrera contra la malaria aceleró. En las dos últimas décadas hemos pasado de una estrategia para controlar la enfermedad a otra que pretende eliminarla. Pero acabar con el parásito que provoca la malaria no es tarea fácil. Nunca lo fue, como pone en evidencia el fracaso de la campaña de erradicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los años 60. Ahora, la comunidad internacional se ha vuelto a plantear el objetivo de acabar con esta enfermedad y para ello se han puesto en marcha varios programas que buscan desarrollar y validar estrategias encaminadas a dicho fin. La pregunta es si somos capaces de eliminar la malaria en África con las herramientas de las que disponemos hoy en día.

La respuesta, otra vez, no es sencilla. En 2014, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) diseñaron, en colaboración con el Programa Nacional para el Control de la Malaria de Mozambique, un programa de cinco años que buscaba dar con la solución. La Alianza Mozambiqueña para la Eliminación de la Malaria (MALTEM, por sus siglas en inglés) ha desarrollado entre 2014 y 2017 una estrategia de eliminación de la malaria en el distrito de Magude (en el sur de Mozambique), donde vive Rosa, para evaluar el impacto y la viabilidad de dos rondas de administración masiva de medicamentos antimaláricos a toda la población durante dos años consecutivos. El resultado ha sido que el porcentaje de población infectada de malaria ha bajado del 9 al 2,6%, pero la transmisión no se ha interrumpido. En Zambia, donde se ha llevado a cabo una intervención similar, los resultados han sido muy parecidos.

La administración masiva de medicamentos en combinación con herramientas de control del mosquito puede disminuir drásticamente la transmisión

Así pues, ahora sabemos que la administración masiva de medicamentos en combinación con herramientas de control del mosquito, como el uso de redes mosquiteras y fumigar el interior de las casas, puede disminuir drásticamente la transmisión. Pero, ¿cómo podemos acercarnos aún más al objetivo de la eliminación?

Rosa forma parte del equipo del CISM que está intentando acercarse a este objetivo. El proyecto MALTEM, que está impulsado por la Fundación Bancaria "la Caixa" y la Fundación Bill y Melinda Gates, ha puesto en marcha un sistema de detección proactiva de casos en el distrito Magude que implica investigar todas las nuevas infecciones de malaria detectadas después de la administración masiva de fármacos. Como la transmisión de malaria ha disminuido, para acercarnos al 0% de población con malaria tenemos que dirigir las intervenciones a esos pequeños focos que quedan.

Con ese objetivo se levanta Rosa cada mañana: encontrar todos los casos nuevos de malaria e impedir que transmitan la enfermedad para evitar que haya un rebrote en el sur del país. La pregunta de si esta estrategia será suficiente para alcanzar la eliminación de la malaria en el sur de Mozambique aún no tiene respuesta. A Rosa, sin embargo, no le incomoda la incertidumbre. Ella se levanta cada mañana para salvar vidas, y con eso es suficiente.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

Con motivo del día mundial de la malaria, el 25 de abril, el fotógrafo Alfons Rodríguez se ha desplazado hasta Mozambique para mostrarnos la vida de Rosa, trabajadora del proyecto MALTEM, y su contribución a la lucha contra la malaria en el sur del país. Te invitamos a visitar este reportaje fotográfico aquí.

NOTICIA PATROCINADA