BLOGS
23/10/2018 06:51 CEST | Actualizado 23/10/2018 10:40 CEST

Claves para encontrar tu retiro de yoga a medida

Imagen de Marta Kayser, arquitecta e ilustradora.

Llevo algunos años publicando artículos en El Viajero sobre retiros de yoga y meditación. Investigo, hago una selección y los listo y cada año intento incluir nuevos. Hay destinos que me han sorprendido y otros que, pareciendo enclaves lógicos por orografía o historia, no tenían tanta oferta. Y a raíz de esto recibo muchas peticiones a través de las redes sociales para recomendar retiros. "¿Pero es bueno, tú lo recomiendas?". Y yo suelo recomendar solo los que conozco... Aquí va una selección de consejos para encontrar el retiro de yoga que más se ajuste a lo que buscas.

1. Confianza

¿Es que no existe una guía donde se puedan encontrar todos los que se hacen, por ubicación, rango de precios? En efecto hay un directorio, pero existe, no sin razón, cierta prudencia a la hora de invertir tiempo y dinero en una experiencia (generalmente en solitario y muy personal) sin saber quién está detrás o qué se puede esperar. La confianza es el primer motivo para seleccionar un retiro.

A mí también me pasó. Mi primer retiro fue en la comarca de la Vera, organizado por mi profesora de yoga en Madrid. Se llama El Cielo de la Vera y me encantó la experiencia, la sensación de desconexión... De hecho fue lo que inspiró un tema que escribí sobre cómo aumenta el interés por los retiros de silencio (vipassana, detox digital, etc.), por si alguien está interesado. Después estuve en otro retiro, de una semana, en Città della Pieve (Toscana), también organizado por mi profesora, que me recomendó para el año siguiente otro en Pirineos, en el maravilloso valle oscense de Vió, Casa Cuadrau. Para mí su guía fue clave, así que esa sería mi recomendación: antes de ir, confirmar con alguien que ya haya asistido o haya organizado allí un retiro para poder saber qué se va a encontrar.

2. Fechas

Es habitual buscar retiros durante vacaciones y puentes, días libres... Y suelen tener formato de escapada, por lo que se buscan oferta que encaje en fechas, con lo que hay menos margen para seleccionar un tipo de yoga o actividad concreta. De ahí que la mayoría de retiros que se hacen en estas fechas sean más generales y se reserve para momentos durante el año actividades más específicas, formaciones de profesores o talleres que incluyen, además del yoga, otras disciplinas. Es interesante, en todo caso, planear con cierto margen. La mayoría de centros de retiro y profesores que los ofertan disponen de precios rebajados si se adquiere con tiempo. Un buen truco para encontrar actividades y retiros para las fechas que queremos es seguir en redes sociales (Instagram y Facebook funcionan bien) sitios que nos gusten: desde hoteles que organizan retiros, a casas rurales y centros específicos.

3. Niveles

Otra duda frecuente que me plantean es qué nivel de dificultad, qué tipo de yoga se imparte en estos talleres; si un principiante podrá seguir las clases y si una persona que lleva más tiempo practicando lo encontrará poco estimulante. Lo cierto es que pueden darse los dos escenarios, por lo que lo mejor es preguntar directamente a los organizadores. En todo caso, un retiro que además de yoga incluya otras actividades como por ejemplo meditación, baños de bosque, talleres de comida consciente... suele plantear una propuesta adaptada a todos los públicos, pues tiene muchas actividades en las que diversificar. Resulta una opción interesante. Hay retiros de yoga íntegramente, donde se incluye una parte de meditación o relajación. Hay otros que añaden al yoga los baños de bosque o caminatas conscientes. Y en casi todos la dieta juega un papel fundamental. Los yoguis suelen ser veganos o vegetarianos e intentan tener un compromiso firme con la relación con la naturaleza, por lo que cuidan que todo lo que ingieren tenga una huella hídrica, de plástico o carbono mínima o inexistente. Además, dentro del mundo de la alimentación consciente hay muchas ramas que resultan de tremendo interés.

4. Oferta

Indistintamente del poder adquisitivo o la profesión, todos reivindicamos espacios de escape y tenemos derecho a ellos. Si algo bueno trajo tener una vida más estresante, con más horas encerrados y más presionados es la reacción que se ha provocado en la sociedad. Lo extremo llama a reaccionar de forma extrema. Y cuando se pierden muchas cosas (como fue el caso de la crisis) hay algo que no se quiere seguir perdiendo: la salud y el cuidado de la casa común, la naturaleza. De ahí que proliferen retiros de silencio, espacios donde el móvil está prohibido y estén cambiando los hábitos alimenticios y de vacaciones, hacia un espacio más conectado con nosotros y los demás y en armonía con la naturaleza. Como esta necesidad básica toca a todos, la oferta para retiros de yoga es cada vez más amplia. Hay sitios donde la experiencia se redondea con más lujo a la hora del alojamiento pero donde también hay habitaciones compartidas. Y sitios que enteramente representan un perfil y otro. En este caso, puedes encontrar escapadas de tres días por unos 200€, que incluyen el alojamiento, la comida y las clases, a otros que cobren lo mismo por el día, pero que ofrezcan servicios mucho más exclusivos.

5. Ubicación

En España tenemos tantos climas distintos como paisajes, por lo que en la península y sus islas se pueden encontrar ofertas a tutiplén tanto de montaña como de playa e incluso inmersiones urbanas. Lo habitual es que las ubicaciones de los retiros sean en mitad de la naturaleza, lejos de los estímulos que en el día a día nos acaban generando dependencia. En general, quien busca un retiro busca profundizar en la práctica del yoga y salir de la rutina. Pero es una búsqueda muy personal que nunca se parece al del otro. En todo caso, puede resultar a ser muy transformadora si se consiguen establecer hábitos y se tiene tiempo de comprobar cómo se producen cambios en el organismo, en la forma de respirar, de comer, de vivir y de tomarse la vida.

Resumiendo:

La previsión y la información son clave. Para conseguir mejor precios, pero además para poder disponer de toda la información necesaria para organizar el viaje y prepararnos para él. Hay que conocer bien quién está detrás del retiro y huir de mensajes inflados en redes sociales o pegados a tendencias, que resultan menos auténticos. Asimismo, hay que tener cuidado con determinadas terapias que se ofrecen así como soluciones dietéticas que pueden resultar peligrosas si las personas que lo organizan no están certificadas o dicen saber más de lo que en realidad saben. Informar de las lesiones que tenemos a las personas que organizan el retiro es también de vital importancia, así como asegurarnos de que podremos tomar parte de las actividades por nuestra forma física.

¿Dudas, preguntas? Instagram: @missbkayser.

La imagen que acompaña a este post es de Marta Kayser, arquitecta e ilustradora. Instagram: @martakayser.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs